Ávila clausura del Año Jubilar

Más de 2.000 abulenses se han acercado hasta la Catedral del Salvador para asistir a la Eucaristía que el lunes 15 de octubre ponía el punto y final al primer Año Jubilar Teresiano.

Presidía el obispo de Ávila, Mons. Jesús García Burillo. Junto a él, el arzobispo de Oviedo Mons. Jesús Sanz Montes, el obispo de Plasencia Mons. José Luis Retana y el obispo emérito de Segovia Mons. Ángel Rubio.

Con ellos, más de 80 sacerdotes. Y, en los primeros bancos, autoridades civiles y militares, entre las que se encontraba toda la Corporación Municipal, representantes de Junta de Castilla y León y de la Diputación Provincial, y el Presidente del Partido Popular, Pablo Casado (Diputado por Ávila).

El obispo de Ávila ha realizado un repaso por este Año Teresiano periódico, desde que fuera concedido por el papa Francisco en septiembre de 2016, pasando por su desarrollo a lo largo de estos últimos doce meses, hasta llegar a su clausura hoy, tras el cierre de la Puerta Santa ayer domingo.

Monseñor Jesús García Burillo, ha recogido en su homilía las palabras del Santo Padre resumidas en una frase de Santa Teresa e invitando a los fieles a “andar alegres sirviendo”. Ha animado también García Burillo a los abulenses a “ser valientes, atrevidos y a confesar la fe para asombrar a los que han perdido la esperanza”.

También ha recordado en la clausura de este jubileo que “el camino de la fe requiere un continuo progreso”, en un momento en el que “parte de la sociedad abandona las prácticas religiosas” y donde “existe una crisis antropológica”.

Ha querido, asimismo, insistir en que “para ser santos, no es necesario ser obispos, sacerdotes o religiosos”, porque “todos estamos llamados a la santidad, viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio”, siguiendo las palabras del Papa en “Gaudete et Exultate”

Una eucaristía que ha comenzado con un saluda del papa Francisco, quien ha trasladado “la bendición apostólica a quienes han participado en esta iniciativa”.

… y la Puerta Santa se cerró hasta 2023

Justo un año después, la Puerta Santa del Año Jubilar Teresiano se cerró entre una gran expectación el 14 de octubre. Pero con la mirada puesta en 2023, cuando de nuevo se celebre en Ávila un nuevo Jubileo en torno a Santa Teresa de Jesús.

Se cierra así un “año histórico”, como definía el Prior de la Santa, el Padre David Jiménez. En su intervención, el Obispo de Ávila, Mons. Jesús García Burillo, insistió en la idea de “seguir caminando”. “Tras la clausura, la vida sigue, y seguirá gracias al aliento del Señor”, explicó.

Un acto con toda la solemnidad que requería el momento, y que contó con la asistencia de numerosísimos fieles, que dejaron pequeña la plaza de la Santa. Entre los asistentes eclesiásticos, se encontraba el vicario general del Carmelo P. Agustí Borrell y el obispo de Plasencia Mons. José Luis Retana.

Valoración

Acaba de concluir este primer Año Jubilar Teresiano en Ávila. Un cierre que se hizo de la forma más solemne posible para poner el broche de oro a un acontecimiento que se repetirá ya dentro de unos cinco años.

Entre los actos destacados señalar el cierre de la Puerta Santa en la tarde del domingo 14 de octubre. Como señalaba el Padre David Jiménez, prior del convento de la Santa, “es el acto donde se espera una mayor participación de fieles y peregrinos. Será el Obispo de Ávila quien cierre la Puerta Santa, que permanecerá cerrada hasta el próximo Año Jubilar Teresiano. Después, Don Jesús dirigirá unas palabras a los fieles donde valorará el fruto espiritual que ha supuesto para la diócesis este Año Jubilar”.

Un día después, el 15 de octubre, el Obispo de Ávila presidía la Eucaristía de clausura del Jubileo a partir de las 11 horas en la Catedral. Otras citas importantes fueron también la vigilia teresiana que se celebrará la noche del jueves 11 de octubre, o la entrega por parte de la Universidad Católica de una medalla de oro para el manto de Santa Teresa.

Tanto el Carmelo como la Diócesis han valorado de forma muy positiva este primer Año Jubilar Teresiano. Ambas instituciones han coincidido en señalar cómo han percibido un gran interés por parte de peregrinos y abulenses por lucrar la indulgencia, que en definitiva es el punto central de este Jubileo.

“Los objetivos espirituales son muy difíciles de ponderar”, señalaba Jorge Zazo, delegado diocesano para el Año Jubilar. “No sabemos cuál es el resultado de la presencia de la obra de Santa Teresa y de la gracia de la indulgencia en el corazón de los fieles. Sí que sabemos que la carta pastoral de nuestro Obispo Don Jesús ha sido muy leída y trabajada por muchos grupos de fieles de la diócesis y de fieles de fuera de Ávila. En este sentido, estamos muy contentos porque ha habido una gran respuesta a esta obra que es una introducción a la lectura del libro de Las Moradas de Santa Teresa. A fin de cuentas, es lo que nosotros perseguimos: que Santa Teresa sea conocida, sea amada y su magisterio espiritual sea cada vez más patrimonio común de todos los creyentes”.

Un interés que se ha trasladado también a las rutas teresianas, muy valoradas por los peregrinos. Aunque, en este sentido, Jorge Zazo afirma que, para futuros jubileos, habrá que solventar algunos problemas logísticos y buscar una mayor implicación de las instituciones.

(www.jubileoteresiano.com)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40978 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).