Pablo VI y Óscar Romero

Mons. Jau­me Pu­jol               En medio de la celebración del Sínodo, hoy tendrá lugar en el Vaticano una doble canonización que ha despertado el interés mundial: la del Papa Pablo VI y la del mártir Oscar Romero.

Giovanni Battista Montini será el tercer Papa canonizado por el actual sucesor de Pedro, después de que fueran elevados a los altares Juan XXIII y Juan Pablo II. Cada uno con su personalidad, tan diferente. Hemos vivido una época de grandes y santos pontífices por la que debemos dar gracias a Dios.

Pablo VI sufrió mucho durante sus quince años al frente de la Iglesia (entre 1963 y 1978). Lo menor fue el atentado que sufrió en Manila, donde un pintor boliviano le asestó dos puñaladas. Le hirieron más las desafecciones y los errores postconciliares, unos años en los que miles de sacerdotes y religiosos abandonaron su vocación y muchos teólogos defendieron principios doctrinales contrarios a las enseñanzas del propio Concilio.

Al mismo tiempo no tuvo miedo de la opinión pública en su defensa de la vida no nacida, y fue visionario del futuro de la Iglesia elevando a cardenales tanto a Karol Wojtyla como a Joseph Ratzinger.

Un día fue visitado por Oscar Romero, que buscó y halló en él protección ante las amenazas que ya padecía. El Arzobispo de San Salvador murió el 24 de marzo de 1980 asesinado por un escuadrón ligado a las fuerzas militares mientras celebraba la misa en la capilla del hospital Divina Providencia, en el barrio de Miramonte de San Salvador.

San Romero de América, como se le llama en su país desde hace tiempo, fue un símbolo del compromiso de la Iglesia latinoamericana con los pobres, los marginados y la causa de la justicia. Aunque se le vinculó a la Teología de la Liberación, y se le hizo abanderado de ella, no aceptó el análisis marxista ni la lucha de clases, que el mismo Pablo VI había rechazado.

El Papa Francisco dará hoy una alegría muy grande al mundo, y en particular a los países latinoamericanos, con esta canonización tan esperada. Al coincidir con la de Pablo VI será un símbolo de unidad de la Iglesia frente a quienes en algún momento quisieron oponer la popular y la institucional como realidades antagónicas.

Hoy quiero expresar mi profunda alegría a la que estoy seguro que se une la Iglesia de Tarragona por estos dos nuevos santos de nuestro tiempo. Son un modelo de amor a la Iglesia y a la sociedad, con preferencia para los más pobres y necesitados, sean niños en el seno materno o personas abandonadas a su suerte en las cunetas de las ciudades.

† Jau­me Pu­jol Bal­ce­lls
Ar­zo­bis­po me­tro­po­li­tano de Ta­rra­go­na y pri­ma­do

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.