Los Santos palentinos: San Manuel González García (III)

Mons. Manuel Herrero             Un aspecto de la vida santa de san Manuel es su dimensión social y caritativa. Lo saben bien los cristianos de Huelva y Málaga donde ejerció su ministerio la mayor parte de su vida, no tanto en Palencia, donde estuvo sólo cinco años escasos y donde ya llegó con una salud tocada y precaria.

Huelva gozaba de un gran florecimiento industrial sobre todo debido a los Minas de Riotinto, explotadas por los ingleses, y un pueblo de pescadores. Religiosamente es anticristiana. D. Manuel se encontró con una población muy empobrecida en todos los aspectos de la vida. Se daba el analfabetismo, no sólo doctrinal sino también moral. «¿Por dónde empezar? Es verdad, la primera pregunta que hay que poner después del mandato de salir de la sacristía y del templo» (Lo que puede hacer un cura, pág. 112). Se dio cuenta de que la mejor manera de luchar contra la pobreza, particularmente la de los niños, era la educación, como elemento de promoción humana y de evangelización, y para eso crear escuelas., siguiendo la línea pedagógica de las Escuelas del Ave María, del P. Andrés Manjón, en Granada y de D. Manuel Siurot. Así creo las Escuelas Provisionales del Polvorín, el Colegio del Sagrado Corazón de Jesús, actualmente existente, y un Seminario para Profesores.

En aquella época, debido a las huelgas, muchas familias pasaban hambre y daba vales de comida a todos los niños que pasan hambre en sus casas.

En el espacio de tres años realizó lo que el llamaba “chifladuras”: 1ª Una panadería; 2ª Una barriada de casas apara obreros; 3ª Un centro católico de Obreros; 4ª Una Caja de Ahorros y Monte Piedad; 6ª Un taller de ropas apara pobres; 7ª Una escuela nocturna para adultas; 8ª Una escuela gratuita parea quinientos niños; Una escuela mixta; 9ª Una escuela nocturna para obreros; 10ª Una Biblioteca parroquial ambulante; 11ª Un gestor popular o secretariado del Pueblo; 12ª Visita de enfermos, compra y reparto de buena prensa. 13ª Una granja agrícola escolar (Obras Completas, Tomo II, nn.1747, 1749,1791-92ss. El Arcipreste de Huelva, Obispado de Huelva, Huelva,2017, pág. 17). Una curiosidad: explica cómo sacar dinero para todas estas obras, contando en primer lugar con Jesús en la Eucaristía. San Manuel decía: «La divina providencia acudirá, como siempre, en auxilio de mi pobreza».

Para influir socialmente san Manuel no dejó de ejercer de escritor y editor. Creó una revista: el Granito de Arena, y escribió numerosos escritos, sencillos, directos, con su gracejo andaluz. También como conferenciante: en 1908 tuvo una conferencia de gran eco en la III Semana Social de Sevilla, bajo el título: Acción social del Párroco. Entiende la Acción Social Católica como el conjunto de obras que los católicos han de realizar para ir al pueblo y traerlo a Cristo Es un viaje de ida y vuelta, que empieza, el de ida, en Cristo y termina en el pueblo y empieza en el pueblo, el de vuelta, y termina en Cristo (Obras Completas, II, págs. 237-257).

Los tiempos actuales son distintos, gracias a Dios, a los de san Manuel. Hoy ha crecido la conciencia social entre los católicos palentinos. Tenemos por guía el Evangelio, que nos transmite el ejemplo y las palabras de Jesús y su concreción en la llamada Doctrina Social de la Iglesia; tenemos una historia secular de obras señeras e iniciativas valientes en todos los campos de la actividad humana. Hoy mismo entre nosotros tenemos centros de enseñanza, universidades, catequesis de iniciación cristiana, de confirmación, de adultos, editoriales, medios de comunicación social, residencias de estudiantes, residencias de ancianos, presencia en hospitales, centros para personas con capacidades distintas, Cáritas parroquiales para atender a familias en necesidades de todo tipo, promoción de parados, campañas de formación y sensibilización social, etc. Incluso han nacido por inspiración divina instituciones laicales y Congregaciones religiosas. Quiero destacar la oración que elevan a Dios todos los días las comunidades contemplativas que ejercen así su labor social y sostienen la labor de los demás cristianos.

+ Manuel Herrero Fernández, OSA.

Obispo de Palencia

Mons. Manuel Herrero Fernández
Acerca de Mons. Manuel Herrero Fernández 99 Articles
Mons. Manuel Herrero Fernández, OSA, nació el 17 de enero de 1947 en Serdio-Val de San Vicente, (Cantabria). Ingresó en el Seminario Menor “San Agustín” de Palencia. Estudió Filosofía y Teología en el Monasterio Agustino de “Santa María de la Vid” (Burgos), en el “Estudio Teológico Agustiniano” de Valladolid y en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial (Madrid). Obtuvo el Bachillerato en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid) y la Licenciatura en Teología Pastoral por la Universidad Pontificia de Salamanca, sede de Madrid. Hizo Profesión Solemne el 25 de octubre de 1967, siendo miembro de la Orden Agustina, Provincia del “Santísimo Nombre de Jesús de España”. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1970, por el entonces Obispo de Palencia, Mons. Anastasio Granados. Ha desempeñado los siguientes cargos: • Formador en el Colegio Seminario Agustino de Palencia. • En Madrid: Director Espiritual del “Colegio Nuestra Sra. del Buen Consejo”; Párroco de “Ntra. Sra. de la Esperanza”; Delegado del Vicario de Religiosas; Prior de la Comunidad de “Santa Ana y La Esperanza”; Arcipreste de “Ntra. Sra. de la Merced”; Profesor de Pastoral en los Centros Teológicos agustinos de El Escorial y de Los Negrales; Vicario Parroquial de “San Manuel y San Benito”. • En Santander: Primer Párroco de “San Agustín”; Delegado Episcopal de “Caritas y Acción Social”; Profesor del Seminario Diocesano de Monte Corbán; Delegado Episcopal de Vida Consagrada; Vicario General de Pastoral; Párroco de “San Agustín”; del 22 de diciembre de 2014 hasta el 30 de mayo de 2015 Administrador Diocesano de Santander durante la sede vacante; Profesor del Instituto Teológico de Monte Corbán, Vicario General y Moderador de la curia de la diócesis desde 2002, y párroco de “Ntra. Sra. del Carmen” desde 2014. El 26 de abril de 2016 fue nombrado Obispo de Palencia por el Papa Francisco y el 18 de junio del mismo año fue ordenado Obispo e inició su Ministerio Episcopal en la Sede palentina.