Piedras vivas, dedicados a Dios para servir a los hermanos

Mons. Sebastià Taltavull            Vivimos un tiempo lleno de la novedad que cada día nos da y que viene iluminada por la Palabra de Dios que nos llega, tiempo de disfrutar de nuestra vocación de cristianos en medio de una sociedad en la que tenemos que contagiar los valores del Evangelio y ser los primeros en dar testimonio. Esto significa que somos agentes evangelizadores, lo que significa —lo digo en palabras del papa Francisco— que “cada bautizado, cualquiera que sea su función en la Iglesia y el grado de ilustración de su fe, es un agente evangelizador”. También dice que “si uno de verdad ha hecho experiencia del amor de Dios que salva, no necesita mucho tiempo de preparación para salir a anunciarlo. Todo cristiano es misionero, en la medida en que se ha encontrado con el amor de Dios en Cristo Jesús, ya que somos siempre discípulos misioneros” (EG 120).

Con esta orientación y conscientes del encargo que recibimos de Jesús a través de la Iglesia, durante este mes de octubre celebramos tres momentos de envío —en Inca, Manacor y Palma— de todos los agentes evangelizadores que en nuestra Iglesia mallorquina están dispuestos a llevar esta misión adelante. No hay duda de que contamos con ellos y ellas, tan numerosos y presentes en todos los lugares de nuestra isla y lo queremos hacer como los apóstoles cuando Jesús los envía; dice el Evangelio que «se fueron y pasaban por todos los pueblos anunciando la buena nueva y curando por todas partes» (Lc 9,6). ¿Estamos dispuestos a ser y hacer como ellos? La pregunta es para cada cristiano, para toda persona que ha recibido el bautismo. Trabajo hay para todos y debemos hacerlo. El Espíritu nos acompaña.

Este domingo, celebramos la Dedicación de la Basílica de San Miguel. Es una ocasión para verificar que las «piedras vivas» de este edificio somos nosotros, siempre dedicados a Dios para servir a los hermanos, signos de una Iglesia en salida que deja la propia comodidad y se atreve a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio. La gente que pasa por la calle de San Miguel y que proviene de esta realidad tan pluricultural debe poder encontrar en las piedras vivas de la Iglesia —que somos todos nosotros— el calor de una comunidad que acoge, que ora, que reconcilia , que bendice, y también envía. ¡Recemos unos por otros!

+ Sebastià Taltavull

Obispo de Mallorca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 98 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.