Con el Papa Francisco, comunión plena

Mons. Se­bas­tià Tal­ta­vull             Sensibles al momento que vivimos y en nombre de nuestra Iglesia de Mallorca, quiero manifestar nuestro afecto, adhesión y solidaridad a nuestro amado papa Francisco. Siempre nos pide que oremos, que lo tengamos muy presente, que le acompañemos en la difícil misión de guiar a la Iglesia, sintiéndonos corresponsables de los caminos que vamos trazando y transitando para comunicar todo el Evangelio de Jesús. Él, por el encargo que le ha sido confiado, está dando constante testimonio de manera muy valiente y comprometida. ¡Todo un ejemplo a seguir!

El día de su elección —todos lo recordamos muy bien— un cardenal amigo suyo le dijo: «¡No te olvides de los pobres!». Desde el primer instante, no solo no los olvida, sino que ha apostado decididamente por ellos interpelando constantemente nuestras conciencias. Sin embargo, su actitud evangélica incomoda a quienes querrían una Iglesia hinchada de poder y no comulgan con la impostergable renovación que nos está pidiendo. Él pide tolerancia cero ante los abusos a menores, total solidaridad con las víctimas, lucha contra la corrupción, empezando por la de los propios miembros de la Iglesia, el antagonismo radical entre mafia y vida cristiana, hace una llamada constante a la conversión personal para que llegue a ser un hecho la urgente conversión pastoral.

Unidos con el papa Francisco, de corazón y con hechos, rechazamos tanto los ataques que está recibiendo como las invitaciones a desoír sus enseñanzas y despreciar a su persona. Nos acaba de decir no hace mucho que «es necesario que cada uno de los bautizados se sienta involucrado en la transformación eclesial y social que necesitamos», una transformación que reclama «nuestra conversión personal y comunitaria». Debemos agradecerle su total entrega, sus palabras claras y directas, sus elocuentes gestos, sus homilías y escritos, su proximidad y ternura de trato, su sensibilidad hacia los más pobres y excluidos, su trabajo en favor de la vida, de la justicia, de la creación, de la paz y de los derechos humanos.

Desde nuestra Iglesia de Mallorca, le hacemos llegar nuestra plena comunión, estima y disponibilidad en hacer realidad entre nosotros, en el corazón de nuestra sociedad isleña, el Evangelio que proclama y vive con tanta fe y esperanza. Dejémonos contagiar por su testimonio de amor, lleno de ardor evangélico y servicio incondicional, al estilo de Jesús, el buen Pastor. Bien unidos, os invito a hacer oración conmigo:

“Oh Dios, tú escogiste al papa Francisco para que, sucediendo al apóstol san Pedro fuera pastor de todo tu rebaño. Mira bondadosamente al pueblo que te suplica y haz que, vicario como es de Cristo en la tierra, confirme en la fe a sus hermanos, y que toda la Iglesia se mantenga en comunión con él por los vínculos de la unidad, del amor, de la paz, a fin de que todos encuentren en ti, pastor de los hombres, la verdad y la vida eterna.”

+ Se­bas­tià Tal­ta­vull

Obis­po de Ma­llor­ca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 98 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.