Mes extraordinario misionero

Mons. Fran­cis­co Ce­rro Cha­ves           Jesús, antes de subir al cielo, nos dejó a todos sus amigos, una preciosa y urgente misión: “Id a todo el mundo y predicad el evangelio a todas las gentes…”           A causa de las necesidades personales, comunitarias y locales, podemos caer en la tentación de postergar ese hermoso encargo, que es una “tarea ineludible”, como nos recordó el concilio Vaticano II.

El papa Francisco, con motivo del centenario de la primera encíclica misionera Maximum Illud (1919), ha convocado un “Mes Misionero Extraordinario”, con un precioso objetivo: “poner la misión de Jesús en el corazón de la misma  Iglesia, transformándola en criterio para medir la eficacia de las estructuras, los resultados del trabajo, la fecundidad de sus ministros y la alegría que estos son capaces de suscitar. Porque sin alegría no se atrae a nadie”.

En el centro de esta iniciativa estarán: la oración, el rico testimonio que aportan los misioneros y los mártires de nuestro tiempo, la reflexión sobre la centralidad de la misión ad gentesy la caridad misionera. Un ambicioso programa que nos encaminará a profundizar en la tarea de ser fieles a las exigencias de conversión personal y comunitaria, que nos impone la fidelidad al anuncio del reino de Dios en nuestro tiempo.

Es un objetivo que nos ayudará a enriquecer, iluminar y potenciar, en clave misionera,  las actividades que emanan de nuestro Sínodo Diocesano.

Como miembro de la Comisión Episcopal de Misiones, he comprobado el entusiasmo con el que se está preparando en España este acontecimiento. Por eso, he pedido a la Delegación Diocesana de Misiones asumir la organización de este Mes Extraordinario, en comunión con la Iglesia Universal.

Fruto de esta iniciativa, como preparación al Mes Extraordinario Misionero, están ya programadas algunas actividades para el curso 2018-19:

  • La Apertura tendrá lugar en el convento Madre de Dios, en Coria, el 1 de octubre de 2018, fiesta de Santa Teresita del Niños Jesús. Es voluntad del papa que en este tiempo de preparación estén involucradas las comunidades contemplativas, monásticas y claustrales, así como todos los miembros de la Iglesia.

La Clausura será el día de S. Francisco Javier, 3 de diciembre de 2019, en Cáceres.

  • En colaboración con las diócesis hermanas se está organizando una “Peregrinación Interdiocesana”, durante los días 2 y 3 de marzo de 2019, a Javier (Navarra), para honrar a nuestros misioneros diocesanos, a los pies del patrono de las misiones.
  • Asimismo, un Encuentro Interdiocesano de Niños en Trujillo, el día 6 de abril de 2019.

Estas y otras iniciativas nos ofrecerán la oportunidad de profundizar en la alegría de vivir y anunciar el evangelio, con el ardor y radicalidad que lo viven los misioneros. Será una preciosa ocasión para conocer los testimonios de nuestros misioneros diocesanos, fuente de inspiración e interpelación para todos nosotros:“el hombre contemporáneo cree más a los testigos que a los maestros; cree más en la experiencia que en la doctrina, en la vida y los hechos que en las teorías”, nos recordaba S. Juan Pablo II, en la Redemptoris Missio.

En medio de las debilidades y desencantos en los que, a veces, nos vemos sumergidos, la maravillosa experiencia de  misión, en las periferias geográficas y existenciales, nos lleva a descubrir, con asombro, que el Espíritu camina con su Iglesia suscitando innumerables santos. Ellos, como estrellas en el firmamento, nos recuerdan que detrás de la noche y del aparente fracaso, la Luz y Alegría de la presencia del Espíritu, abre nuevos horizontes a la esperanza.

Os animo a preparar y celebrar, en comunión con la Iglesia Universal, este tiempo precioso de gracia al que nos invita el papa.

Pido a Dios que seamos capaces de encontrar juntos y caminar juntos, la frescura y la pasión, para anunciar la más bella noticia: Dios ama al mundo y Jesucristo resucitado vive junto a nosotros para siempre. Que este acontecimiento nos ayude a poner en práctica nuestro XIV Sínodo Diocesano con una Iglesia misionera.

+Fran­cis­co Ce­rro Cha­ves

Obis­po de Co­ria-Cá­ceres

Mons. Francisco Cerro Chaves
Acerca de Mons. Francisco Cerro Chaves 166 Articles
Nació el 18 de octubre de 1957 en Malpartida de Cáceres (Cáceres). Cursó los estudios de bachillerato y de filosofía en el Seminario de Cáceres, completándolos en el Seminario de Toledo. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo, desempeñó diversos ministerios: Vicario Parroquial de "San Nicolás", Consiliario de Pastoral Juvenil, Colaborador de la Parroquia de "Santa Teresa" y Director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales. En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma se licenció y doctoró en Teología Espiritual (1997), con la tesis: "La experiencia de Dios en el Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). Estudio teológico espiritual de su vida y escritos". Es doctorado en Teología de la Vida Consagrada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Autor de más de ochenta publicaciones, escritas con simplicidad y dirigidas, sobre todo, a la formación espiritual de los jóvenes. Miembro fundador de la "Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo". Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid. Allí fue capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y Director del Centro de Formación y Espiritualidad del "Sagrado Corazón de Jesús", Director diocesano del "Apostolado de la Oración", miembro del Consejo Presbiteral Diocesano; delegado Diocesano de Pastoral Juvenil y Profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano. El 2 de septiembre de 2007 fue ordenado Obispo de Coria-Cáceres en la ciudad de Coria. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, departamento de Pastoral de Juventud, y de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada.