La Iglesia Nacional Española en Roma recibe una réplica del Santo Cáliz de la Catedral de Valencia

 La Iglesia Nacional Española de Santiago y Montserrat, en Roma, ha recibido una réplica del Santo Cáliz que se venera en la Catedral de Valencia, regalada por el arzobispo de Valencia, cardenal Antonio Cañizares, con motivo del V Centenario de la primera piedra de su sede, la Iglesia de Santa María de Monserrat (1518-2018).

El acto de entrega ha tenido lugar “aprovechando la presencia en Roma del Consejo Episcopal y de algunos sacerdotes de Valencia, incluidos los que trabajan al servicio de la Santa Sede, quienes hoy han sido recibidos en audiencia por el Papa Francisco”, ha explicado el sacerdote valenciano monseñor José Jaime Brosel, vicerrector de la Iglesia Nacional Española de Santiago y Monserrat.

Asimismo, la entrega de la réplica tuvo lugar en una celebración eucarística presidida por el obispo auxiliar de Valencia monseñor Esteban Escudero, que estuvo acompañado por el también obispo auxiliar monseñor Javier Salinas y por monseñor Francisco Javier Lozano, nuncio apostólico.

En nombre del cardenal Cañizares, monseñor Escudero donó el facsímil del Santo Cáliz al sacerdote Mariano Sanz, rector de la Iglesia Nacional Española.

En la celebración también participó el Consejo Episcopal de Valencia; sacerdotes de los Convictorios de Valencia y de la Iglesia Nacional Española y presbíteros valencianos estudiantes en Roma; representantes de las embajadas de España ante la Santa Sede y ante Italia; el director de la Obra Pía-Establecimientos Españoles en Italia; y religiosas y miembros de Institutos seculares españolas residentes en Roma.

Además, también el Cardenal junto con la peregrinación valenciana acudió a Castelgandolfo, a la parroquia dedicada a quien fuera arzobispo de Valencia Santo Tomás de Villanueva,  a la que regaló otra réplica del Santo Cáliz, y donde presidió una eucaristía.

La primera piedra fue colocada el 13 de junio de 1518

La Iglesia Nacional Española de Santiago y Montserrat en Roma, cuyos orígenes se remontan al siglo XIV con la atención a los peregrinos que acudían a Roma desde el Reino de Aragón y el de Castilla, está vinculada a la Obra Pía-Establecimientos Españoles en Italia.

La primera piedra de la Iglesia de Santa María de Montserrat fue colocada el 13 de junio de 1518, durante el pontificado de León X. Este templo se convirtió en la sede de la Iglesia Nacional Española de Santiago y Montserrat tras la clausura del templo de Santiago y San Ildefonso de los Españoles, fundado en el siglo XV en la Piazza Navona.

Igualmente, la Iglesia Nacional Española, y el Convictorio Sacerdotal vinculado a ella, tienen como finalidad “la atención pastoral de los españoles residentes en Roma, y de los peregrinos hispanos” y “ser un centro de investigación en todas las ciencias eclesiásticas, destacando de manera fundamental el estudio de la historia de la Iglesia en España”.

Vinculación con la Archidiócesis de Valencia

El pasado mes de diciembre monseñor José Jaime Brosel fue nombrado vicerrector de la Iglesia Nacional Española y de las dos instituciones a ella vinculadas, el Centro Superior Español de Estudios Históricos-Eclesiásticos y el Convictorio Eclesiástico.

Además, “son diversos los vínculos existentes entre la Iglesia Nacional Española y la Archidiócesis de Valencia”. El cargo de rector lo desempeñó monseñor Miguel Roca Cabanellas, quien posteriormente fue nombrado Arzobispo de Valencia, y en la sede de la institución se custodia el sepulcro de los Papas valencianos Calixto III y Alejandro VI.

Por esa institución han pasado “numerosos sacerdotes valencianos con el objeto de ampliar estudios eclesiásticos o desarrollar tareas de investigación”, según Brosel, que ha destacado que todos estos “vínculos quedan reforzados y simbolizados en la entrega del fácsimil del Santo Cáliz”.

(Archidiócesis de Valencia)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39344 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).