Solivella, 275 años del voto al Sagrado Corazón

Mons. Jaume Pujol           Han sido innumerables las veces que en el curso de mis viajes he atravesado Solivella, casi un paso obligado entre las comarcas de Tarragona y de Lleida. En tantas ocasiones he admirado la personalidad histórica de este pueblo agrícola de la Conca de Barberà con sus viñedos, cambiantes de color según la temporada.

Este lunes, 10 de septiembre, como el pasado 10 de junio, mi visita a Solivella tiene un motivo gozoso que honra a la Iglesia de Tarragona: la celebración del 275 aniversario del Voto que hizo el pueblo al Sagrado Corazón de Jesús, devoción en la que fue pionero en nuestra archidiócesis.

Con motivo de este aniversario, deseo felicitar al rector de Solivella, Mn. Pere Fibla, y a las autoridades municipales que se unen a la fiesta que comenzará hoy con una misa solemne y ofrenda floral ante la imagen de la Virgen de la fachada de la parroquia, y terminará por la tarde con la procesión con el Santísimo Sacramento que llevaremos por las calles de la población.

Ligado al voto de pueblo, que se hizo para implorar salvación ante una epidemia mortal, Solivella y su devoción al Sagrado Corazón de Jesús, tienen tres Privilegios que le fueron concedidos, uno por el Papa, el segundo por el Rey y el tercero por el Arzobispo. Los documentos, con marco de plata, se conservaron con cariño junto al altar mayor, hasta que fueron destruidos en una de las guerras, en 1835.

Con satisfacción he accedido a la petición de las autoridades de rehacer el documento episcopal, con la esperanza de que se consigan también los otros dos Privilegios en fechas próximas.

Celebrar 275 años del voto popular al corazón de Jesús tiene un significado muy especial. Es una prueba de que la fe se ha transmitido de generación en generación. Al redactar mi voto reconstruido pienso no solo en este pasado de fe, sino también en el futuro. Ojalá seamos capaces de transmitir a otros las enseñanzas que nosotros recibimos de nuestros mayores. No será solo un adorno, un hecho costumbrista, sino el mejor legado que podremos dejar a quienes nos sucedan.

La del Sagrado Corazón es una devoción muy importante en la vida cristiana, porque tiene por objeto directo el amor de Jesucristo por nosotros, hasta ser capaz de entregarse a la pasión y muerte por nuestra salvación.

A Jesús, presente en el sagrario y en la custodia, y a la Virgen del Tallat, tan próxima, pido hoy especialmente por el pueblo de Solivella y por toda la Iglesia de Tarragona.

 

† Jaume Pujol Balcells

Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado
Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.