Gente de buen trato

Mons. Sebastià Taltavull           Cuántas veces a lo largo del día tenemos la oportunidad de hacernos amables y tratarnos bien. Empezamos el día y si todavía no hay mucha gente por la calle es normal que nos saludemos y nos deseemos un buen día claro y sonriente… Pero, a medida que el día avanza, es como si fuéramos con la cabeza más baja, el trato ya no fuera igual y los pasos más rápidos. Aparece el problema: personas que se esquivan, se ignoran, se olvidan, pasean la indiferencia.

Cuando termina el verano, tenemos la impresión de empezar temporada. Como si todo volviera a su surco. Trabajo, escuelas, grupos, mucha más organización. Somos así, necesitamos que cada temporada tenga su manera de hacer y nos ofrezca nuevas oportunidades. Todo está por escribir y qué bien si lo que hacemos cada día nos lleva a una mejor manera de tratarnos pensando lo bien que nos podemos hacer los unos a los otros. Los cristianos, de forma individual y desde nuestras parroquias, colegios, grupos, movimientos y asociaciones, podemos aportar mucho y muy bueno. Pongamos «buen trato», como lo pide San Pablo en una de sus comunidades cuando dice «que todo el mundo te conozca como gente de buen trato» (Flp 4,5).

Os hago partícipes de unas palabras que hace tiempo cayeron en mis manos, que he comentado otras veces y que siempre me han ayudado a intentar sonreír como expresión de buen trato. «Sonreír no cuesta nada y da para mucho. Una sonrisa hace ricos a quienes la reciben sin empobrecer a los que lo dan. Una sonrisa solo dura un instante, pero su recuerdo puede ser eterno. Nadie es lo suficientemente rico para poder vivir sin ella y nadie es lo suficientemente pobre para no poder darla. Una sonrisa trae la paz a casa, es prueba innegable de amistad. Una sonrisa da reposo a quien está cansado, devuelve el coraje al más desengañado. Si alguna vez estás con una persona que no os da la sonrisa que vosotros merecéis, sed generosos: dadle la vuestra, porque nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa que aquel que no puede darla a los demás».

No olvidemos el bien que podemos hacer ya ahora mismo si en toda relación humana nuestro trato es amable, sincero, positivo, de corazón a corazón. Es el lenguaje que todo el mundo entiende.

+ Sebastià Taltavull Anglada

Obispo de Mallorca

 

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 98 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.