La archidiócesis de Burgos repara la mitad de su patrimonio en los últimos doce años

Desde que se pusiera en marcha la campaña Pro Templos en 2007, se ha intervenido en 494 edificios de la provincia, con una inversión económica que supera los 17 millones de euros.

Desde que se pusiera en marcha hace ahora doce años la Campaña Pro Templos, la diócesis burgalesa ha podido intervenir en un total de 494 iglesias de la provincia, casi la mitad de las parroquias de su extenso patrimonio, en las que se ha realizado una inversión económica que supera los 17 millones de euros. Un gran dato para los responsables patrimoniales del Arzobispado, que se han felicitado de las intervenciones realizadas, aunque lamentan que aún hay muchas iglesias que necesitan reparaciones urgentes para evitar ruinas mayores en el futuro. De hecho, constatan que cerca de 80 iglesias están en riesgo de «ruina inminente» y es necesario, más que nunca, colaborar económicamente para evitar su hundimiento.

Las obras de rehabilitación llevadas a cabo son fruto de la colaboración económica de parroquias, Diputación Provincial, Junta de Castilla y León y la propia diócesis, que busca a través de esta campaña ayudar a las iglesias que no pueden acogerse a otras subvenciones con las administraciones públicas, como el conocido «Convenio de las Goteras». El próximo domingo, 12 de agosto, la colecta de las eucaristías de la provincia irá destinada a este objetivo, esperando superar los 35.223 euros de la última edición. El dinero de esta «colecta de la urgencia» se destinará a sufragar pequeñas «obras de mantenimiento en los templos que no llegan a reparaciones» y que puedan evitar desastres mayores en el futuro, como retejados, cosido de muros y bóvedas, arreglo de grietas y filtraciones e incluso reparación de pavimentos, tal como señala Miguel Ángel Ortega, arquitecto técnico del Arzobispado. Con el dinero recaudado en la última campaña Pro Templos se ha podido intervenir en nueve edificios.

A pesar de lo reducido de la pasada colecta, el año pasado se logró la intervención de 47 templos con un gasto total de 1.563.430 euros –la cifra más alta de los últimos diez años– gracias a la implicación de las parroquias, que han aportado 786.303,21 euros a sus obras de rehabilitación, a los que hay que añadir 377.127,40 del propio Arzobispado y los 400.000 euros de la Diputación. A ellos habría que sumar los 670.660,78 euros que ha invertido la Junta de Castilla y León en la rehabilitación de ocho edificios BIC de la provincia . Para Vicente Ruiz de Mencía, del consejo de asuntos económicos de la diócesis, «no conviene relajarse en este empeño; hemos salido de la crisis y las administraciones públicas están haciendo un gran esfuerzo», ha revelado. «Sin embargo, el patrimonio no espera y es necesario que todos colaboremos con nuestra ayuda material».

El valor social del templo

Con el lema «Grietas, heridas de nuestros pueblos», la diócesis quiere destacar en esta campaña el factor de socialización que mantienen los templos en la zona rural de la provincia. Para el vicario para los asuntos económicos, Vicente Rebollo, «es la iglesia la que todavía sigue dando cohesión social en lugares donde ya no hay escuela ni médico ni bar o tele-club; el lugar donde se siguen reuniendo los vecinos, al menos una vez a la semana, para verse y compartir su vida y su fe».

 

Por ello, les gustaría que fueran más los templos que se pudieran reparar, si bien es necesario establecer unos criterios para determinar qué iglesias necesitan de una actuación urgente. A la hora de intervenir en unos templos u otros se tienen en cuenta factores como  la urgencia de la obra, la colaboración, interés y participación de los vecinos, el valor artístico y patrimonial del inmueble, así como razones pastorales, entre las que destaca el culto.

(Archidiócesis de Burgos)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).