Días de vacaciones, días Santos

Mons. Jaume Pujol             Una personalidad singular del Vaticano es el padre Raniero Cantalamessa. Se trata de un fraile menor capuchino de 84 años, Predicador de la Casa Pontificia, cargo para el que fue nombrado por Juan Pablo II y en el que le han mantenido Benedicto XVI y Francisco. Cantalamessa predica con sabiduría y con frecuencia a un auditorio formado por el mismo Papa y miembros de la Curia y elige los temas de acuerdo con los tiempos litúrgicos o los acontecimientos sociales.

Me ha parecido interesante recoger sus comentarios con motivo de las vacaciones aprovechando que estamos acabando el mes de julio y a las puertas de agosto, el mes vacacional por excelencia en nuestras latitudes.

«Me parece significativo –dice– que la palabra con la que se indica todo este tiempo en lengua inglesa sea holidays, que quiere decir ‘días santos’, días que hay que dedicar a la santidad. Este sentido de la palabra nos permite ver cómo en el origen de esta actividad del hombre que son las vacaciones, la fiesta, el reposo, etc., hay algo profundamente distinto del sentimiento actual que entiende las vacaciones como tiempo para distraerse, aturdirse, hacer cosas raras. No es que las vacaciones no deban servir también para divertirse, para distraerse, –aclara el predicador– pero son un don hecho al hombre para descubrir algo; no un tiempo para perder, para quemar, sino un tiempo para valorar al máximo.»

Benedicto XVI, en una circunstancia similar, dijo: «Deseo a todos, especialmente a los que sienten de ello mayor necesidad, que puedan tomar vacaciones para reponer las energías físicas y espirituales, y renovar un contacto saludable con la naturaleza. La montaña, en particular, evoca la elevación del espíritu hacia las alturas, hacia el “grado alto” de nuestra humanidad que, por desgracia, la vida diaria tiende a rebajar.»

Alguna vez hemos reflexionado sobre unas palabras del primer capítulo del Génesis referido a la creación del mundo, cuando se nos dice que «el séptimo día Dios descansó». ¿Se cansó Dios? Más bien parece que es un ejemplo que quiso darnos, sabiendo que nosotros sí necesitamos este periodo.

Cualquiera que sea el tiempo vacacional y la duración, los cristianos no podemos olvidar que debemos disfrutarlo en compañía de Dios. El reposo es una necesidad. El mismo Jesucristo dijo a los apóstoles, según leemos en el Evangelio: «Venid conmigo a un lugar solitario y descansar un poco». Venid conmigo, nos dice también a nosotros. Disfrutemos con la familia en su presencia y gocemos del mundo creado con toda su belleza y sus inagotables atractivos.

† Jaume Pujol Balcells
Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.