Sant Jaume de Lleida

Mons. Salvador Giménez           De vez en cuando recibo en mi correo electrónico fotografías o videos de un amigo que pasa por aficionado pero que es un gran experto en el manejo de nuevas tecnologías y tiene una gran dosis de sensibilidad artística. Lo contemplo con agrado y siento que no le agradezco suficientemente el envío de su singular obra de arte. Lo hace a menudo y, cada día que pasa, es más grande esta deuda imaginaria que mantengo con él. Sobre todo porque también tiene el interés de reproducir con estilo propio muchas celebraciones de la comunidad cristiana en las que él participa activamente. Y eso nos ayuda para el recuerdo. Se firma Jaumedelleida. Supongo que a muchos de vosotros también os llega y conocéis al autor de estos artísticos correos.

Se me ha ocurrido utilizar la firma de este amigo anteponiendo un calificativo definitivo en el título para recordar la fiesta del apóstol san Jaime y su paso por nuestra ciudad. Las gentes de Lleida celebran con gran alegría y abundante participación la procesión dels Fanalets que recorre las calles del centro. Me impresionó, desde el primer momento, la gran afluencia de niños acompañados por sus padres o abuelos que contemplan o protagonizan el citado acto. Y esto es lo que me ha llevado a la reflexión que quiere tener unos límites exclusivamente religiosos.

Historiadores locales han publicado muchas referencias de esta fiesta; expertos en nuestras tradiciones la han valorado con suficiencia; algunos estudiosos se han preocupado de resaltar la importancia que posee el edificio-oratorio de la calle Mayor para nuestra memoria colectiva. Y desde otros aspectos ha sido tratado siempre con cariño y con respeto.

Recuerdo que el año pasado, a raíz de esta fiesta, os animaba a todos a colaborar en cuantas organizaciones ciudadanas existen en defensa de nuestras tradiciones, del apoyo a la familia y a la vida, en todo aquello que favorece la dignidad de la persona y la libertad y defensa de las convicciones y creencias. En este momento me parece oportuno recordar la figura del Apóstol, el camino que recorre media Europa y acaba en su tumba de Compostela y, por último, las miles de personas que cada año transitan por ese camino. Santiago fue uno de los apóstoles del Señor.

Cuenta la Tradición que evangelizó la parte sur y más occidental de Europa. Pasó por nuestra ciudad, se paró en Zaragoza, a orillas del río Ebro, donde se encontró con la Virgen María y su cuerpo fue enterrado en la capital gallega, en los límites más extremos de nuestro mundo. El Camino fue durante muchos siglos un instrumento de conversión de las gentes a Jesucristo por intercesión del Apóstol y un medio singular de encuentro de gentes de distinta procedencia construyendo esta Europa de las leyes, de la filosofía y del cristianismo. Lo que hemos llamado civilización occidental.

Las personas que hacen el camino tienen diversas motivaciones: culturales, psicológicas, medioambientales… Os animo a que las vuestras tengan un componente religioso. Que el silencio o el acompañamiento de otros os lleve a una reflexión sobre vuestra fe. Desde nuestra ciudad partirán, como cada año, grupos de jóvenes y adultos con la finalidad de dar el abrazo al Santo e implorar la propia conversión. Que la popular fiesta dels Fanalets nos ayude a ampliar el horizonte de nuestra fe y agradecer haberla recibido por la acción de nuestros antepasados.

† Salvador Giménez Valls

  Obispo de Lleida

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 180 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.