Horizontes de absoluto

Mons. Antonio Gómez              En cinco días saldré con un grupo de jóvenes a andar por este camino del Apóstol Santiago, camino de las estrellas, camino de búsqueda y de fe. Es ya la segunda vez que lo hago, aunque la primera vez en solitario, y aun así sé que será nuevo.

Hay muchos pasajes antiguos –y también relatos bíblicos– que narran viajes iniciáticos, donde el protagonista busca, pierde y encuentra. Son etapas típicas en todo crecimiento, en todo camino de fe: momentos de búsqueda, encuentros con personas que te ayudan, desprendimiento de pequeños actitudes y tesoros a los que te sientes aferrado, momentos de emociones y experiencias de lucha, incluso de muerte… para llegar al final a la meta deseada.

En el fondo, hacer el camino, es “descentrarse”, pues vivimos encajados en una monotonía inflexible que nos mantiene incapacitados para cualquier tipo de cambio y novedad en nuestras vidas. Esta ruptura con el eje sobre el que siempre hemos rotado, supone un ejercicio de ascesis, y por lo tanto no es un sentimiento espontáneo, fácil o transitorio. La ascética es necesaria en nuestra vida… aunque ahora sea más difícil, por la sociedad hedonista que nos envuelve.

Es verdad que muchas personas de las que me encontré por el camino de Santiago no eran peregrinos, pues no buscaban nada, y no tenían más meta que disfrutar del paisaje, de la gente, de los momentos, del viaje… habían perdido el olfato de la escucha. “Escucha”, ante todo, es atención despierta y sobre todo acogida del otro. Es la actitud fundamental en el camino de la fe y de la búsqueda.

Descubrí el Camino de Santiago como el icono de la vida, que nos exige flexibilidad para renunciar a nuestros propios proyectos por muy lícitos que sean. Lo importante es no perder la mirada en el horizonte de la meta, es descubrir paso a paso, que somos peregrinos y que vivimos una existencia efímera. Este sentido de provisionalidad está lleno de tentaciones, sobre todo la de habitar la ciudad, parar y no seguir adelante, abandonarse en la desesperanza y buscar una justificación para adocenarte viviendo en el cómodo sinsentido. Al final nos hacemos insensibles preocupándonos tan sólo de nosotros mismos.

Al amanecer del nuevo día vuelven a tu corazón las razones por las que saliste a caminar. ¡Quien nada abandona nada puede encontrar! Esta experiencia del camino exige desprendimiento, provisionalidad, y sobre todo humildad. El que intenta llevarse consigo lo más posible, el que se mantiene en el antiguo estado de cosas, tiene pocas probabilidades de llegar a la meta. Añorará repentinamente lo que ha dejado atrás, preferirá la seguridad a la aventura, por eso todos los días debemos superar la prueba del estancamiento.

Hay en el camino etapas determinadas por el tiempo y el espacio, pero las etapas fundamentales son las del corazón: las pruebas y dificultades del viaje que hay que superar. Muchos se encaprichan con lo primero que encuentran. Otros, fatigados, piensan que se han equivocado y se hunden. Y algunos sucumben al mundo de las apariencias o se montan sus propios castillos en el aire. ¡El discernimiento y el orden de prioridades son necesarios!

Cuando no hay nadie a mi alrededor, en la soledad del camino, descubrí la renuncia, el morir a uno mismo. Supone el único camino hacia dentro que todos descubrimos cuando hemos puesto en peligro la vida. Para hacer este recorrido hacia el interior necesitamos educadores que nos conduzcan y acompañen, que nos ayuden a interpretar los acontecimientos y la propia vida. La salvación sólo llega en el momento de la amenaza más extrema. ¡El que pierde su vida la gana!

Finalmente, todos volvemos al lugar de donde habíamos partido, es el viaje de vuelta. No sustituimos un mundo por otro, sino que cambiamos la mirada gracias a la experiencia vivida en el camino. Interioridad y compromiso se ven demasiado disociados por la gente. Pero la realidad es que la superficialidad no crea, no construye, no ayuda a crecer. ¡Sin viaje, sin disciplina y sin esfuerzo nada se resuelve! El camino conforma al peregrino y le abre una brecha en el corazón y surge en su intimidad el anhelo de sobrepasar los límites de lo conocido ¡Buscamos horizontes de Absoluto, muchos buscamos a Dios!

¡Ánimo y adelante!

+ Antonio Gómez Cantero
Obispo de Teruel y Albarracín

Mons. Antonio Gómez Cantero
Acerca de Mons. Antonio Gómez Cantero 55 Articles
Antonio Gómez Cantero nació en Quijas (Cantabria) el 31 de mayo de 1956. Cursó estudios de bachillerato en el seminario menor de Carrión de los Condes y eclesiásticos en el seminario mayor de San José de Palencia. Fue ordenado sacerdote el 17 de mayo de 1981. Obtuvo la licenciatura en Teología Sistemática-Bíblica en el Instituto Católico de París, en 1995. Su ministerio sacerdotal lo ha desarrollado en la diócesis de Palencia, donde ha desempeñado distintos cargos pastorales: en 1982 fue nombrado vicario parroquial de San Lázaro y vocal del Consejo Presbiteral por consiliarios; además de consiliario diocesano del Movimiento Junior A.C. y coordinador de consiliarios de Castilla y León. En 1983 fue nombrado delegado diocesano de Pastoral Juvenil y Vocacional; en 1984, párroco solidario de San Lázaro; en 1985, formador del seminario mayor de Palencia; en 1986, delegado para el acompañamiento vocacional para el presbiterado; en 1990, delegado de Pastoral Juvenil-Vocacional y miembro del Consejo de Consultores; en 1992, consiliario internacional del MIDADEN (Acción Católica de Niños) en París, cargo que ocupó hasta 1995; en 1995, vice-rector y profesor del seminario menor; en 1996, rector del seminario menor y delegado diocesano de Pastoral de Vocaciones; en 1998, rector del seminario mayor, en el que permaneció hasta 2004; en el 2000, profesor extraordinario del Instituto Teológico del seminario mayor de Palencia y miembro del consejo de consultores; en 2001, administrador del seminario mayor y de la casa sacerdotal, y desde 2008 miembro del Colegio de Consultores. Desde el año 2004 es párroco de San Lázaro de Palencia y desde 2008 el vicario general y moderador de curia. Del 8 de mayo de 2015 hasta el 18 de junio de 2016 fue el administrador diocesano de Palencia. El 21 de enero de 2017, se celebró su Ordenación Episcopal y toma de posesión de Don Antonio Gómez Cantero como Obispo de la Diócesis de Teruel y Albarracín.