El mandato de la misión: una Diócesis que vive evangelizando

Mons. Luis Quinteiro          La misión tiene como meta difundir el amor del Señor en cada ámbito de la comunidad diocesana; también en los corazones de aquellas personas que, aun habiendo recibido el Bautismo, se han alejado de la fe. La Iglesia no puede decir que ya todo está hecho; sino que, más bien, todo está por hacer.

En la exhortación apostólica Evangelii gaudium el papa Francisco subraya el papel que le compete a la Diócesis en la transformación misionera,porque ella -la Diócesis- es “el sujeto primario de la evangelización”:

“Su alegría de comunicar a Jesucristo se expresa tanto en su preocupación por
anunciarlo en otros lugares más necesitados como en una salida constante
hacia las periferias de su propio territorio o hacia los nuevos ámbitos
socioculturales. Procura estar siempre allí donde hace más falta la luz y la vida
del Resucitado. En orden a que este impulso misionero sea cada vez más
intenso, generoso y fecundo, exhorto también a cada Iglesia particular a entrar
en un proceso decidido de discernimiento, purificación y reforma”.

En nuestra Diócesis de Tui-Vigo, hemos querido acoger este
llamamiento del Papa. De hecho, la exhortación apostólica Evangelii gaudium
constituye el documento magisterial de referencia para la programación
pastoral de este curso y del curso pasado. Esta programación marca como
objetivo general: “Renovar actitudes personales y estructuras eclesiales para
lograr una verdadera conversión pastoral al servicio del anuncio gozoso del
Evangelio.

La renovación de las actitudes pasas, sin duda, por la superación de lo
que el Papa denomina las “tentaciones de los agentes pastorales” y por la
asunción de una espiritualidad misionera. La labor evangelizadora no puede
constituir un mero apéndice de nuestra vida, sino que de formar parte de la
propia identidad. La vida espiritual debe sustentar el encuentro con los demás,
el compromiso en el mundo y la pasión evangelizadora.

+ Luis Quinterio

Obispo de Tui-Vigo

 

 

 

Mons. Luis Quinteiro
Acerca de Mons. Luis Quinteiro 50 Articles
Don Luis Quinteiro Fiuza, nace en Sabrexo (Vila de Cruces-Pontevedra) en el año 1947. Ingresa en el Seminario Menor de Belvís de Santiago de Compostela en 1958. Unos años después, en 1966, siendo seminarista mayor, comienza sus estudios teológicos en la Pontificia Universidad de Comillas (Santander) y, trasladada esta universidad a Madrid, obtiene el grado de Licenciado en Teología y realiza los cursos de doctorado. En Junio de 1971 es ordenado presbítero en Madrid, en la Iglesia de I.C.A.I. de los Padres Jesuitas. En 1978 va a Roma para ampliar estudios en la Pontificia Universidad Gregoriana. Durante esta estancia en la Ciudad Eterna, se especializa en Filosofía Contemporánea y realiza varios cursos y seminarios sobre el estudio y pensamiento de Karl Marx En 1981 asiste en Alemania a unos cursos da Hochschule für Philosophie de Munich. Es Doctor en Filosofía por la Pontificia Universidade Gregoriana de Roma, con una tesis sobre el Realismo Transcendental, en la que obtiene la cualificación de Summa cum laude. En su diócesis de origen ha desarrollado una intensa labor pastoral e intelectual: coadjutor de la Parroquia de San Juan, Director de la Residencia Universitaria “Burgo de las Naciones”, Formador y Profesor del Seminario Menor y Capellán de de la Residencia Universitaria “Padre Míguez” de las religiosas Calasancias de la Divina Pastora. En el año 1982 es nombrado Profesor del Instituto Teológico Compostelano y director del Centro de Formación Teológica de Seglares de la Archidiócesis. En el año 1992 será Director del Instituto Teológico Compostelano y en 1997, Rector del Seminario Mayor de Santiago de Compostela. En 1999 el Papa Juan Pablo II le nombra Obispo titular de Fuerteventura y Auxiliar de Santiago de Compostela, siendo ordenado el 19 de junio siguiente. Su lema episcopal “Beati Misericordes” (Mt 5,7), recoge una de las Bienaventuranzas, en la cual el Señor invita a sus discípulos a recorrer el camino de la misericordia que tiene su punto de partida en la misericordia de Dios manifestada en su Hijo Jesucristo. En el año 2002 se le designa Obispo de Ourense, diócesis en la que ha permanecido siete años. Pertenece en la Conferencia Episcopal Española a la Comisión Episcopal de la Doctrina de la Fe y a la de Migraciones; siendo en esta última el Obispo Promotor del Apostolado del Mar. El 28 de enero del presente año se hizo público su nombramiento como Obispo de Tui-Vigo. En la Santa Iglesia Catedral de Tui, toma posesión el día 24 de abril de 2010; y en el día siguiente realiza la entrada en la Con-Catedral de Vigo.