Un verano para vivir según el Espíritu

Mons. Luis Ángel de las Heras              El verano en estas latitudes es un tiempo largo para hacer algo diferente, renovarse y continuar el camino. Desde esta perspectiva, es buena idea buscar nuestra mejor disposición para dejarnos llevar del viento del Espíritu Santo tal y como lo describe la secuencia de Pentecostés: descanso de nuestro esfuerzo, tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego. Ese descanso, esa tregua y esa brisa serán aire fresco y renovador para vivir según el Espíritu y responder al “llamado a la santidad” que el papa Francisco nos ha recordado con la exhortación apostólica «Alegraos y regocijaos» (Mt 5,12). Un texto que bien nos puede proporcionar estos meses descanso, tregua y brisa para continuar un precioso camino humano, cristiano y diocesano.

Comenzábamos este curso con esta divisa: “Nuestra misión en conversión”. A lo largo de los meses, en el tiempo ordinario y en los tiempos litúrgicos fuertes, en las fiestas y en los días corrientes, ha habido innumerables oportunidades para acoger este propósito que está lleno de promesa y de vida, porque la conversión es posible, hace crecer y trae gozo y paz.

El objetivo que nos hemos propuesto como diócesis es la transformación misioneradesde la alegría del Evangelio, que es alegría del encuentro con Jesucristo. Para alcanzarlo, hay que caminar en conversión. Si nos ponemos a evaluar el camino desde octubre de 2017 hasta este mes de junio, encontraremos muchos hitos del recorrido que nos estimulan para continuar trazando el plan diocesano para la misión. La Iglesia que peregrina en Mondoñedo-Ferrol está constituyéndose en estado permanente de misión paso a paso —golpe a golpe, verso a verso— que nadie recorre solo. El horizonte es un nosotros eclesial que se está fraguando ya aquí, aunque todavía queda tarea y acogida del don de Dios.

Hemos hecho camino de misión en conversión y hemos de seguir haciéndolo con pasos de sinodalidad, de fe, de esperanza, de caridad, de buena disposición para la reorganización evangelizadora de las estructuras. Hemos de continuar dando pasos firmes y bien orientados. Pasos que permitan descansar para continuar, nunca para abandonar. Pasos que disfrutemos porque alegran profundamente el corazón de quien se encuentra con Cristo.

Pasos que hagan crecer la alegría del Evangelio, que nos permitan salir al encuentro de lo que Dios piensa para bien de la humanidad, tal y como, por ejemplo, dice San Cipriano comentando el padrenuestro: humildad en la conducta, firmeza en la fe, respeto en las palabras, rectitud en las acciones, misericordia en las obras, moderación en las costumbres. Más aún, zancadas de comunión para no hacer agravios a los demás y tolerar los que nos hacen, para conservar la paz con nuestros hermanos, para encontrar la reconciliación, para amar al Señor de todo corazón, para no anteponer nada a Cristo. Para salir al encuentro de Dios que acoge, protege, promueve e integra, tratando como hermanos a todos los hombres y como hermanos predilectos a los que más sufren.

Que resuenen ahora y durante todo el verano nuestras pisadas por la vereda del discipulado misionero, que hemos de seguir transitando y descubriendo juntos —sinodalmente— como bendecida Iglesia de Mondoñedo-Ferrol que cree, ama y espera según el Espíritu. Aquel que a todos nos dará descanso y tregua y será brisa refrescante en un verano lleno de bendiciones; un verano en que podemos caminar bendiciendo a todos en el nombre del Señor Jesús.

+ Luis Ángel de las Heras, CMF

Obispo de Mondoñedo-Ferrol

Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal
Acerca de Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal 26 Articles
Nació en Segovia el 14 de junio de 1963. A los 14 años ingresó en el seminario menor de los claretianos de Segovia. En 1981 comenzó el año de noviciado en Los Negrales (Madrid), donde hizo su primera profesión el 8 de septiembre de 1982. Este mismo año inició los estudios filosófico-teológicos en el Estudio Teológico Claretiano de Colmenar Viejo, en Madrid, (afiliado a la Universidad Pontificia Comillas). Emitió la profesión perpetua el 26 de abril de 1986, año en que concluye la Licenciatura en Estudios Eclesiásticos. Al concluir la formación inicial, fue destinado al Equipo de Pastoral Juvenil de la provincia claretiana de Castilla, a la vez que cursó estudios de Licenciatura en Ciencias de la Educación en la Universidad Pontificia Comillas. Recibió la ordenación sacerdotal el 29 de octubre de 1988. Inició su ministerio sacerdotal, en 1989, en las parroquias que los claretianos tienen encomendadas en el barrio madrileño de Puente de Vallecas (Santo Ángel de la Guarda y Nuestra Señora de la Aurora). Un año más tarde, en 1990, con otros claretianos y algunos laicos de la Parroquia, fundó la Asociación “Proyecto Aurora” (dedicada a la atención y acogida de drogodependientes en coordinación con “Proyecto Hombre”) y la dirigió durante seis años. Participó también durante 9 años en la animación de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (JPIC) de la antigua provincia claretiana de Castilla. En septiembre de 1995 es nombrado auxiliar del prefecto de Estudiantes en el Seminario de Colmenar Viejo. Después fue formador de postulantes, superior y maestro de novicios en Los Negrales (Madrid). En Colmenar Viejo ejerce también como consultor, vicario provincial y prefecto de los seminaristas Mayores. En la Confederación Claretiana de Aragón, Castilla y León fue delegado de formación del Superior de la Confederación, de 2004 a 2007. Este último año fue elegido prefecto de Espiritualidad y Formación de la Provincia claretiana de Santiago. Durante el sexenio 2007-2012 fue también vicario provincial y prefecto de Estudiantes y Postulantes en Colmenar Viejo, así como profesor en el Instituto Teológico de Vida Religiosa y en la Escuela Regina Apostolorum de Madrid. El 31 de diciembre 2012 fue elegido Superior Provincial de los Misioneros Claretianos de la Provincia de Santiago. El 13 de noviembre de 2013 presidente de CONFER. El 16 de marzo de 2016 se hace público su nombramiento como obispo de Mondoñedo-Ferrol y toma posesión de la diócesis el día 7 de mayo de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es actualmente miembro de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, Comisión a la que se incorporó en la Plenaria de noviembre de 2016.