Valoraciones de la Asamblea Diocesana

Mons. Salvador Giménez             Afinales del mes de mayo celebramos en la Casa de la Iglesia la Asamblea Diocesana. En su momento os pedía a todos vuestra participación y las oraciones para un provechoso resultado. Os agradezco el esfuerzo realizado y la atención que habéis tenido pidiendo al Señor que nos ayude a ser auténticos y personales testimonios suyos en medio del mundo y a favorecer comunidades cristianas más acogedoras y con mayor impulso evangelizador.

Fue una jornada de trabajo y de fiesta donde nos encontramos muchos diocesanos procedentes de todas las parroquias, laicos, miembros de la Vida Consagrada, sacerdotes y diáconos. Todos juntos con el deseo de actualizar nuestra mirada al Plan Pastoral de nuestra diócesis y tratar de conseguir las metas proyectadas para servir mejor a nuestra sociedad y para dar a conocer con más coherencia el mensaje de Cristo

El encuentro puso de manifiesto el sentimiento común de alegría por la tarea pastoral que cada uno realiza. También sirvió para poder compartir dificultades y logros alcanzados. Fue una fiesta el sentirnos unidos y fortalecidos por la acción del Espíritu Santo. La ponencia central tenía como título «La parroquia acogedora y misionera», y la desarrolló el cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona. Según la sugerencia que le trasladamos, pretendía responder a una de las prioridades pastorales de nuestra diócesis: la necesidad de la colaboración responsable de todo cristiano con su propia comunidad y la revisión permanente de nuestras parroquias.

Además uno de los objetivos era, y es, el de promover comunidades llenas de alegría, vivas y misioneras. Me parece que el cardenal Omella motivó positivamente en la forma de abordar el tema, realista, ilusionante, cordial y sencilla; salpicó de anécdotas su intervención, y su experiencia pastoral ayudó a que los asistentes le escucharan con atención y con agrado. Al menos así lo manifestaron muchos de ellos. En cuanto al fondo de la ponencia acertó en el diagnóstico de la situación de las parroquias actuales: sus preocupaciones, las limitaciones del número de colaboradores o tamaño de algunas de ellas, y sus esperanzas, las posibilidades de actuación que todavía hoy poseen para fundamentar bien la evangelización a la que nos alienta el papa Francisco; utilizó parábolas evangélicas para animar a los presentes, presentando las actitudes básicas (el realismo, la paciencia, la confianza, la admiración por el tesoro y la perla) de todo cristiano y de toda comunidad. Acabó con la petición de hacer efectiva para este proyecto la colaboración de todos.

Todos nos necesitamos y, para mejorar nuestras parroquias, debemos afrontar el reto de la disponibilidad personal. Para la posterior reflexión se plantearon unas preguntas relacionadas con el fondo de la cuestión. Durante una hora los asistentes dialogaron en grupos formados atendiendo los distintos arciprestazgos.

Los secretarios de cada uno de ellos resumieron las intervenciones, y las aportaciones pasaron a la Vicaría General que, a su vez, las envió para su estudio al Consejo de Presbiterio y de Pastoral, reunidos días más tarde. La pretensión es que sirvan de base para la programación del próximo curso. Terminó la Asamblea con varias preguntas al cardenal sobre cuestiones pastorales de interés general. Las respuestas completaron la visión trazada en la ponencia. Gracias a todos por la participación, por el trabajo y por la mirada de futuro.

† Salvador Giménez Valls

Obispo de Lleida

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 192 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.