Las vacaciones también son para la reflexión

Mons. Ginés García Beltrán              Estamos en tiempo de vacaciones, al menos para algunos. En estos meses se nos presenta el momento necesario para descansar y reparar fuerzas. Las vacaciones, que según el sentir popular siempre saben a poco, dan para mucho. El mejor descanso, por otra parte, no es el no hacer nada, sino el cambiar de actividad y hacer aquello que durante el curso no hemos podido: leer un libro, pasear, rezar, viajar, estar con la familia, reflexionar…

En esto último quería detenerme. No es necesario insistir en el ritmo acelerado en el que vivimos y en la imposibilidad de registrar, analizar y discernir toda la información, quizás demasiada, que recibimos, a lo que se unen los temas de calado que llegan a nuestra existencia: la alegría y la tristeza, el sufrimiento, la vida y la muerte.

No es bueno que todo esto pase sin afectar a nuestra vida. La reflexión pausada y poner cierta distancia son necesarios. Hoy nos movemos mucho en el ámbito de la emotividad. Lo que nos determina son los sentimientos a flor de piel. Por eso se necesita una cierta objetividad. En definitiva, una interiorización de lo que vivimos.

Mirar desde la reflexión es tomar distancia para ver horizontes, escuchar y recibir el don del otro; es, incluso, contrastar y contrastarse; es mirar con pasión, pero no apasionadamente; es hacer silencio y crear pausas. Reflexionar es interiorizar para crear experiencia. La oración también es reflexión, aunque va mucho más allá.

Al escribir estas letras, y hablando de reflexión, llega la noticia de la iniciativa legislativa sobre la eutanasia y el suicidio asistido. Sobre este tema volveré con más detenimiento y amplitud al comienzo del próximo curso. Sólo os dejo una pregunta para la reflexión: ¿qué vale la vida? Ojalá no tengamos que llorar al constatar que la vida no vale nada.

La vida es un don. Para nosotros creyentes, un don de Dios. La vida no es una propiedad de nadie. El no matarás forma parte de la fe, pero también de la ética humana.

+ Ginés García Beltrán

Obispo de Getafe

 

Mons. Ginés García Beltrán
Acerca de Mons. Ginés García Beltrán 90 Articles
S. E. R. Mons. Ginés Ramón García Beltrán, nació en Lorca (Murcia), siendo natural de Huércal-Overa (Almería), el día 3 de octubre de 1961. Después de cursar estudios de Enseñanza Media en el Instituto de Huércal-Overa de 1975 a1979, ingreso en el Seminario Conciliar de San Indalecio, de Almería. Cursó estudios de Teología en la Facultad de Teología de la Compañía de Jesús en Granada. Tras obtener la graduación de Bachiller en Teología en 1984, es ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1985. Licenciado en Derecho Canónico por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma en 1986. En 1987 cursó estudios de doctorado en Derecho Canónico en la misma Universidad, y especialización en derecho matrimonial en la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Ha desempeñado el ministerio sacerdotal como párroco de Mojácar (1987-1989), Rioja (1993-1994), «Santa María de los Ángeles», de la Capital (1994-996). Capellán de las Religiosas de la Inmaculada Niña «Divina Infantita» (1993-1994) y de las Religiosas Siervas de los Pobres, Hijas del Sagrado Corazón de Jesús (1990-1992 y 2004 -2005). Arcipreste en la Capital (1994-1996). En 1996 Mons. D. Rosendo Álvarez Gastón le nombra Vicario General y Moderador de Curia, cargos en los que es confirmado en 2002 hasta 2005, por Mons. Adolfo González Montes, quien le nombra Canónigo Doctoral en 2003. Administrador parroquial de La Cañada y Costacabana (2005-2006); y de nuevo párroco de la importante parroquia de San Sebastián de la Capital de Almería, desde 2006. De 1989 a 1992 ejerció como Vicerrector del Seminario, Formador y Director espiritual en los Seminarios Mayor y Menor de Almería. Defensor del Vínculo y Promotor de Justicia (desde 1989). Delegado Episcopal en el Colegio Diocesano de San Ildefonso (1991-1994). Profesor (desde 1990) y Rector en el «Instituto Teológico San Indalecio» para la formación teológica y pastoral diocesana (1993-1997). Delegado Episcopal del IV Sínodo Diocesano (1996-1999). En el «Centro de Estudios Eclesiásticos» del Seminario Conciliar (afiliado a la Facultad de Granada) ha sido Jefe de Estudios (1996-2003), Profesor de Teología (1997-2003), y es actualmente Profesor Ordinario de Derecho Canónico (desde 2005). En el «Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Almería» (adscrito a la Universidad Pontificia de Salamanca), ha sido Profesor de Derecho Canónico y Síntesis teológica (2007-2008). Entre otros cargos que ha desempeñado, el Obispo de Guadix fue durante años Profesor de Religión en diversos Institutos de Enseñanza Media (1989-1994). Responsable de Formación Espiritual de grupos de matrimonios. Como miembro del Tribunal Eclesiástico, ha sido en diversas causas Juez instructor y «ad casum»; entre ellas en la Causa de los Mártires de Almería (2003). Representante del Obispado de Almería en Unicaja (2001-2007). Miembros del Consejo Presbiteral (1995-2006), Consejo Pastoral Diocesano (1995-2006), Colegio de Consultores (desde 1995), Consejo Diocesano de Asuntos Económicos (2003-2005) y Consejo Diocesano de Arte y Patrimonio (1997-2005). El 3 de diciembre Su Santidad el Papa Benedicto XVI nombró a Mons. Ginés Ramón García Beltrán como nuevo obispo de Guadix. El 27 de febrero de 2010 fue consagrado obispo en la Plaza de Las Palomas, de la ciudad accitana. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Permanete y Presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, desde el 12 de marzo de 2014. Anteriomente había sido miembro de la CEMCS y de la Comisión Episcopal de Patrimonio, desde 2010 a 2014. En la Asamblea de Obispos del Sur de España es el Obispo delegado para los Medios de Comunicación Social. El 13 de julio de 2016 fue nombrado miembro de la Secretaría para la Comunicación de la Santa Sede.