Recordando a escritores de la diócesis

Mons. Salvador Giménez            De forma habitual solemos hacer balance de las actividades que programamos en las diversas instituciones y parroquias. También la diócesis. I, cuando el propio obispo presenta la situación y tiende a enumerar los aspectos positivos y enorgullecerse de las personas que conforman el rostro de la Iglesia en los diferentes ámbitos de la evangelización, le produce un cierto temor y temblor por poner primero la fortaleza de los seres humanos a la confianza en la voluntad de Dios.

Siempre me ha resultado sorprendente el interés del rey David por realizar un censo de su pueblo, y también la respuesta de Dios desaprobando la orden real. ¿Lo hacía David por vanidad, o para tener un conocimiento claro de su realidad? ¿Quería contraponer la confianza en las fuerzas humanas al designio del Señor? ¿Pensaba que el rey y su poder estaban por encima de cualquier otro poder, incluido el de Dios? Mil preguntas podrían acudir a nuestra mente para pedir, en conclusión, mantener más alta la confianza en la gracia de Dios y evitar fundamentar nuestra acción en la personalidad humana y, por tanto, en el propio orgullo.

El final del pasaje del libro de las Crónicas, en el que el rey David como muestra de arrepentimiento por haber desobedecido a Dios y su oferta para que elija un castigo entre los tres que le propone, es muy aleccionador. La lección más importante para un creyente cuando repasa la biografía del rey David es fortalecer la confianza en Dios. Él es quien sostiene y acompaña toda nuestra actividad. Mucho más para un pastor que dirige el rebaño de Cristo, y que pretende continuamente mostrar el camino para cumplir siempre la voluntad de Dios, en las palabras y las acciones. No digo esto para curarme en salud, como coloquialmente solemos decir.

No obstante, quiero manifestar mi alegría porque en estos últimos días de curso, se han presentado en nuestra diócesis tres publicaciones de mucha altura intelectual y humana y, al mismo tiempo, de un auténtico compromiso cristiano. Quienes estuvimos en las presentaciones, salimos con un fuerte impacto emocional y satisfechos por conocer a personas tan comprometidas y a la vez tan cercanas. Leedlas. El autor de la primera publicación es un sacerdote que falleció hace unos meses, muy conocido y querido: Josep Martí i Cristòfol. Lleva por título Humanisme cristià, y está en la colección de Quaderns IREL. Las otras publicaciones tienen la autoría de dos seglares.

Los dos con una dilatada dedicación a la acción diocesana y compromiso cristiano en los distintos campos de su actividad profesional. Me refiero al Dr. Joan Viñas Salas y su Com viure amb la malatia. Des de l’experiència d’un metge malalt cristià, publicaciones de l’Abadia de Montserrat. Y también a Juan Luis Salinas Sánchez con el libro ¿Qué quieres de mí, Señor?, publicado por Monte Carmelo. Pueden ayudaros mucho en vuestra vida cristiana porque nos describen pensamientos y vivencias muy profundas, muy auténticas y con gran testimonio de su fe en Jesucristo.

Me siento muy satisfecho de haberlos encontrado en mi vida y les agradezco públicamente su servicio. Es cierto que mi satisfacción no acaba aquí. Me gusta contar el gran número de cristianos que, en los distintos ámbitos de la catequesisenseñanza, de la liturgia y de la acción socio-caritativa, conviven con nosotros y son un gran ejemplo de dedicación y hondura espiritual. No quisiera hacer un censo de personas con un claro testimonio de su fe porque todo es producto de la gracia de Dios. Aunque siento un pequeño orgullo por lo que supone de vitalidad de nuestra diócesis.

† Salvador Giménez Valls

Obispo de Lleida

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 194 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.