Dar para recibir

Mons Jaume Pujol           Del 10 al 14 de mayo de este año he tenido la suerte de volver a África. Esta vez en la República Democrática del Congo. El objetivo era visitar a la misionera de nuestra Archidiócesis, Isabel Correig, y la institución Ekolo ya Bondeko, que se puede traducir como ‘Pueblo de la Fraternidad’.

Esta benemérita institución la fundó Isabel hace casi cuarenta años, junto con el religioso Philippe Nkiere, que durante muchos años ha sido después obispo de la diócesis de Inongo en el Congo, y que desde el mes de mayo es ya obispo emérito.

La misión de esta obra, que es una Asociación de fieles aprobada por la Santa Sede, es ser un signo para ayudar a despertar un movimiento misionero. En concreto, tiene como dos líneas de trabajo: recoger niños rechazados por sus familias, estigmatizados, niños y niñas recogidos por las calles, perdidos, e intentar que puedan volver a sus familias. Como nos decía Isabel, en África las personas que no tienen a nadie, que viven aisladas de toda relación humana son las más pobres.

También los miembros de esta Asociación forman equipos de trabajo para la búsqueda de personas excluidas. Tuve la suerte de poder visitar un pabellón de un hospital donde estaban aquellos enfermos a los que no les visita nadie.

A lo largo de estos años son ya cientos las personas que han podido salvar sus vidas y su dignidad gracias a Ekolo ya Bondeko, que han dejado de ser marginadas. Hablando con sus fundadores, nos decían que lo que pretenden es ser signo de fraternidad, como base y dinamismo para la construcción de una nueva sociedad, donde impere la fraternidad, el núcleo de la fe cristiana.

Se aprende mucho yendo a África. Y es verdad aquello de que uno recibe mucho más de lo que piensa que da. Desde hace muchos años, desde la Archidiócesis de Tarragona, tenemos la suerte de poder ayudar a esta obra. Como fruto del año Jubilar de 2009, dedicado a celebrar los 1750 años del martirio del obispo san Fructuoso y de sus diáconos Augurio y Eulogio, uno de los proyectos sociales fue precisamente ayudar a construir una parte de la residencia donde se acogen algunas de estas personas.

Una vez más he podido comprobar el trabajo tan importante que hacen los misioneros. No solucionan todos los problemas, pero viviendo a fondo la caridad, el amor a los demás, a los más pobres y necesitados, son testigos del amor cristiano. Ven en los mas abandonados al mismo Cristo. A los misioneros no los vemos, pero son el orgullo de nuestra Archidiócesis y de la Iglesia. Ayudémoslos siempre que sea posible, en primer lugar con nuestra oración y siempre que podamos también materialmente; puedo asegurar que son recursos muy bien aprovechados.

 

† Jaume Pujol Balcells

Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado
Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.