Oferta diocesana en clave sinodal para la infancia y juventud en verano. Campamentos, convivencias, acampadas, campos de trabajo.

Mons. Francisco Cerro                En las propuestas sinodales está presente la profunda  vocación de todos a trabajar en transmisión de la fe de los niños, de los adolescentes, de los jóvenes.

Cómo podemos transmitir hoy la fe a las nuevas generaciones? ¿Es cierto que ya el Evangelio,que Jesús y que la Iglesia, no les interesa a nadie?

Siempre la Iglesia Diocesana en el tiempo libre potencia la oferta para ayudar en la educación en la fe a través del contacto con la naturaleza y la ecología, y en clave de amistad y de compartir juntos. Agradezco inmensamente a las parroquias, sacerdotes, monitores, animadores que trabajan y dedican este tiempo tan valioso de las vacaciones de verano para servir y evangelizar desde la gratuidad y de no pocos sacrificios. Mi agradecimiento es inmenso a todos los que realizan
estos servicios y hacen que por nuestras instalaciones pasen cerca de un millar de chicos que hacen realidad el servicio evangelizador de la diócesis, de las parroquias, de los movimientos, de las asociaciones. Son muchos los niños que se benefician y que los padres nos envían como una auténtica escuela de formación.

Tanto en las instalaciones de Cáritas de Villamiel como la de los Hurones en Perales del Puerto, gestionado por la asociación diocesana Junior, hace realidad que cientos de chicos y chicas se beneficien de la gran tarea de la Iglesia Diocesana al servicio de la infancia y la juventud.

La parroquia de Coria de Santiago y San Ignacio, o de Alcántara y Valencia de Alcántara, Abadía y La Granja junto con otras parroquias de la diócesis, Junior diocesano, movimiento scout católico, colegios católicos hacen este servicio
impagable y que os puedo asegurar que preparan con esmero y no ahorran ningún esfuerzo para hacer un servicio de calidad y caridad.

Todos los que desde niño somos enviados en verano a campamentos, albergues, colonias, agradecemos la profunda educación cristiana recibida y en todos los valores que tanto necesitamos para que seamos capaces de transformar el mundo según el Corazón de Dios.

Animo a todos los padres y a los chicos y chicas que hagan esta experiencia enriquecedora para sus vidas.

DIEZ CONSEJOS A LOS PADRES PARA ENVIAR A SUS HIJOS A PARTICIPAR EN
NUESTRAS ACTIVIDADES DE VERANO.

1. Apostar por el contacto con la naturaleza es vivir a tope.
2. Convivir es la clave de una escuela para la vida.
3. Son días de disfrutar de las cosas más hermosas de la vida.
4. Se nos enseña a ser cristianos.
5. Se nos ayuda a vivir sembrando esperanza.
6. Se nos inicia en la interioridad, en ser reflexivos, a ser más que a tener.
7. Nos educa en una voluntad para hacer el bien y rechazar el mal.
8. Aprendemos a ser felices haciendo el bien.
9. Descubrimos la presencia de Dios en nuestro corazón y en nuestra vida.
10. Valoramos más a la familia y a lo que tenemos alrededor sin instalarnos en
la queja.

Queridos padres, abuelos, chicos y chicas trabajad para hacer realidad cada verano una oferta valiosa y distinta.

† Francisco Cerro Chaves,
Obispo de Coria-Cáceres

Mons. Francisco Cerro Chaves
Acerca de Mons. Francisco Cerro Chaves 168 Articles
Nació el 18 de octubre de 1957 en Malpartida de Cáceres (Cáceres). Cursó los estudios de bachillerato y de filosofía en el Seminario de Cáceres, completándolos en el Seminario de Toledo. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo, desempeñó diversos ministerios: Vicario Parroquial de "San Nicolás", Consiliario de Pastoral Juvenil, Colaborador de la Parroquia de "Santa Teresa" y Director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales. En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma se licenció y doctoró en Teología Espiritual (1997), con la tesis: "La experiencia de Dios en el Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). Estudio teológico espiritual de su vida y escritos". Es doctorado en Teología de la Vida Consagrada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Autor de más de ochenta publicaciones, escritas con simplicidad y dirigidas, sobre todo, a la formación espiritual de los jóvenes. Miembro fundador de la "Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo". Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid. Allí fue capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y Director del Centro de Formación y Espiritualidad del "Sagrado Corazón de Jesús", Director diocesano del "Apostolado de la Oración", miembro del Consejo Presbiteral Diocesano; delegado Diocesano de Pastoral Juvenil y Profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano. El 2 de septiembre de 2007 fue ordenado Obispo de Coria-Cáceres en la ciudad de Coria. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, departamento de Pastoral de Juventud, y de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada.