Mi carne para la vida del mundo (Jn 6, 51)

Mons. Mario Iceta               Gorpuzti Eguna ospatzen dogu

Iniciamos el mes de junio con la celebración del Corpus Christi. Es una fiesta instituida en el siglo XIII, celebrada por vez primera en Lieja (Bélgica) el año 1246. El Papa Urbano IV instituye la celebración litúrgica poco después y encomienda a santo Tomás de Aquino elaborar los textos adecuados. A él se deben oraciones tan conocidas como el Tantum ergo o el Adorote Devote, que se han venido cantando durante siglos en la adoración de la Eucaristía. El Papa Francisco, en junio de 2013, con ocasión del año de la fe, presidió una hora de adoración ante el Santísimo, sincronizada con todas las catedrales del mundo. Él mismo propuso las intenciones de la oración. Así mismo, ha instituido en el tiempo de Cuaresma una jornada denominada “24 horas para el Señor”, que consiste en la adoración ininterrumpida de la Eucaristía.

Eukaristia- gurtza ez da iraganeko kontua

Y es que la adoración Eucarística no es algo del pasado. Es la prolongación del Misterio de la Eucaristía que se hace presente y fecunda nuestra existencia. En la Eucaristía, Cristo se ha hecho un don para nosotros y permanece realmente presente en medio de nosotros de modo sacramental. Desde la Eucaristía nosotros somos llamados y transformados para ser también un don para los demás. Es la forma eucarística de la vida cristiana. La Eucaristía nos da ojos nuevos para mirar como Dios ve, un corazón ardiente para servir a los demás en la entrega cotidiana, y una libertad creativa y audaz que busca caminos para llegar a los lugares más recónditos y alejados donde hay sufrimiento y poder allí anunciar la salvación, la esperanza y la misericordia.

Maitasunaren sakramentuak elikatzen dau behartsuenganako konpromisoa

No en vano, ese mismo día del Corpus Christi celebramos la jornada de Cáritas. El Sacramento del amor es la raíz que nutre y sustenta el compromiso con los más desfavorecidos y de transformación del mundo. Benedicto XIV, en su exhortación apostólica Sacramentum Caritatis, afirmaba:  “La unión con Cristo que se realiza en el Sacramento nos capacita también para nuevos tipos de relaciones sociales: «la «mística» del Sacramento tiene un carácter social». En efecto, «la unión con Cristo es al mismo tiempo unión con todos los demás a los que Él se entrega. No puedo tener a Cristo sólo para mí; únicamente puedo pertenecerle en unión con todos los que son suyos o lo serán». A este respecto, hay que explicitar la relación entre Misterio eucarístico y compromiso social.” (n. 89).

Uda sasoian be behartsuenganako konpromisoa

Al finalizar este mes, también vamos concluyendo las tareas de catequesis, formación e iniciación cristiana en las parroquias y comunidades. Va asomándose en el horizonte el tiempo vacacional. Un tiempo para recuperar fuerzas, dedicar más tiempo de calidad a la oración, a la lectura orante de la palabra, a la lectura espiritual, y para acrecentar nuestra comunión con familiares y amigos. No olvidemos el compromiso con los más empobrecidos y la necesidad de compartir tiempo, afecto y bienes con los más necesitados. El descanso y las actividades lúdicas y deportivas nos ayudarán a dar gracias a Dios por tantos dones concedidos durante el curso y a hacer acopio de ilusión, creatividad y energía para el comienzo de curso, fiados de la llamada de Jesús que nos invita continuamente a remar mar adentro. Durante el verano, muchos se dedicarán a labores sociales, de cooperación y misioneras. Les animo encarecidamente a potenciar nuestra comunión con Iglesias hermanas que gustosamente acogen a jóvenes que desean realizar una experiencia misionera de servicio y evangelización.

Abuztuaren amaieran Dublinera goaz

Durante el mes de agosto el Santo Padre nos ha convocado al Encuentro Mundial de las Familias en Dublín. Este año, el lema es “El Evangelio de la familia, alegría para el mundo”. Este evento internacional que se realiza cada tres años congrega a familias de todo el mundo para celebrar, rezar y reflexionar acerca de la importancia del matrimonio y la familia como piedra angular de nuestras vidas, la sociedad y la Iglesia. De la Diócesis partiremos una buena expedición para participar de este encuentro de gracia con multitudes de familias venidas de todos los continentes. Será una sinfonía hermosa en la comunión de culturas, lenguas, razas, nacionalidades, compartiendo el lenguaje común del Evangelio de la familia. Estos encuentros nos estimulan a intensificar el acompañamiento que queremos ofrecer a las familias y a quienes se preparan a recibir el sacramento del matrimonio con estilos y lenguajes renovados.

Uda sasoian be Jaungoikoaren bedeinkazinoa izan daigula

También durante el verano celebramos a nuestros patronos de la Diócesis, el 4 julio san Valentín de Berriotxoa y el 31 a san Ignacio de Loyola, así como tantas fiestas patronales de las diversas parroquias y comunidades de la Diócesis. A ellos nos encomendamos. Que Dios os acompañe y os bendiga. Con gran afecto.

+ Mario Iceta Gabicagogeascoa

Obispo de Bilbao

Mons. Mario Iceta Gabicagogeascoa
Acerca de Mons. Mario Iceta Gabicagogeascoa 62 Artículos
Es Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra (1995), con una tesis doctoral sobre Bioética y Ética Médica. Es Doctor en Teología por el Instituto Juan Pablo II para el estudio sobre el Matrimonio y Familia de Roma (2002) con una tesis sobre Moral fundamental. Es Master en Economía por la Fundación Universidad Empresa de Madrid y la Universidad Nacional de Educación a Distancia de Madrid (2004) y miembro correspondiente de la Real Academia de Córdoba en su sección de Ciencias morales, políticas y sociales desde 2004. Así mismo es miembro de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao desde junio de 2008. Fundador de la Sociedad Andaluza de Investigación Bioética (Córdoba, 1993) y de la revista especializada Bioética y Ciencias de la Salud (1993). Ha participado como ponente en diferentes cursos y conferencias de Bioética tanto en España como en el extranjero y posee numerosos artículos en revistas especializadas en Bioética y Teología Moral, así como colaboraciones en diversas publicaciones y diccionarios. Entre sus publicaciones destacan: Futilidad y toma de decisiones en Medicina Paliativa (1997), La moral cristiana habita en la Iglesia (2004), Nos casamos, curso de preparación al Matrimonio (obra en colaboración, 2005). En el campo de la docencia ha ejercido como profesor de Religión en Educación Secundaria (1994-1997); Profesor de Teología de los Sacramentos, Liturgia y Canto Litúrgico en el Seminario Diocesano de Córdoba (1994-1997); Profesor de Moral fundamental y de Moral de la Persona y Bioética en el mismo Seminario, así como en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de la Diócesis (2002-2008). Profesor asociado de Teología Moral fundamental y Bioética en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra desde 2004 hasta la actualidad. Por último, también pertenece a la Subcomisión de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal Española.