Falleció el Cardenal nicaragüense Miguel Obando y Bravo

El cardenal Miguel Obando y Bravo, Arzobispo emérito de Managua, tenía 92 años. Por su papel de mediación durante los años de la guerra civil fue declarado por la Asamblea Nacional como “Padre de la paz y de la reconciliación”.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua informó el sensible fallecimiento del cardenal Miguel Obando y Bravo, Arzobispo emérito de Managua, acaecida este 3 de junio a la edad de 92 años.

Un excelente salesiano

Obando y Bravo nació el 2 de febrero de 1926 en el municipio de La Libertad, en la provincia central de Chontales. Realizó sus estudios en el Colegio Salesiano de Granada, obteniendo el bachillerato en latín y griego en San Salvador. En la misma ciudad se diplomó en Matemática, Física y Filosofía. Después de ingresar a la Congregación Salesiana, realizó sus estudios de teología en Guatemala y sucesivamente Psicología de las vocaciones en Colombia, en Venezuela y Roma. Fue ordenado sacerdote el 10 de agosto de 1958 y Obispo el 31 de marzo de 1968. En febrero de 1970 fue elegido Arzobispo de Managua y el 25 de mayo de 1985 fue nombrado Cardenal por el Papa Juan Pablo II, en Roma, convirtiéndose en aquel entonces en el único Cardenal de Centroamérica.

Padre de la paz y la reconciliación

Por su empeño en poner fin a la guerra civil que había golpeado este país Centroamericano desde 1961, el Purpurado fue declarado en 2016 por la Asamblea Nacional, como “Padre de la paz y de la reconciliación”. El cardenal Obando y Bravo se distinguió por la defensa de los derechos humanos sea en la época de la dictadura de derecha de Somoza, sea durante el régimen de izquierda sandinista. Numerosas Organizaciones Internacionales le han otorgado prestigiosos reconocimientos por su ininterrumpida labor pastoral y humanitaria.

(Ciudad del Vaticano, vaticannews.va)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40982 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).