En torno a la mesa

Mons. Agustí Cortés            Uno de los gestos más bellos, en su sencillez, que realizamos en la “liturgia” familiar cotidiana es la comida en torno a la mesa, los domingos o cualquier otro día significativo. Parece que allí se acumula la vida familiar, cada detalle adquiere su significado y cada comensal se revela como es; resulta como un espejo de la convivencia. Allí puede aflorar lo mejor o lo peor de cada uno, brotar momentos de alegría o de tristeza…

Muchos padres de familia manifiestan su ilusión por vivir ese momento familiar, como celebración gozosa de afecto compartido. A veces, sin embargo, escuchamos lamentos, consecuencia de alguna frustración, porque las cosas no resultan como se esperaba…

Así, las comidas familiares son realmente una riqueza, aunque “una riqueza arriesgada”, gozamos de ellas, aunque tememos quedar decepcionados.

Hace ya años que los teólogos de la Eucaristía descubrieron que Jesús, al instituir este Sacramento, quiso integrar en su significado toda esta riqueza del gesto humano, concretamente de la liturgia familiar de las comidas judías. Éstas ya tenían todo un sentido religioso. Pero Jesús elevó el valor de la comida familiar o fraterna a límites insospechados: nada menos que quiso hacer de la Eucaristía el sacramento del amor. Es decir, quiso realizar y ofrecer el amor del Reino de Dios en esa comida fraterna y familiar, integrando y elevando toda su riqueza humana.

Los himnos eucarísticos tradicionales hallaron expresiones sublimes para expresar estas realidades: “Sagrado banquete”… “Recostado a la mesa con sus hermanos, se dio a sí mismo como alimento”…  “El pan de los ángeles se hace pan de los hombres”.

Ante todo hemos de saber que nosotros somos invitados por Él. Decimos que celebramos la Eucaristía, incluso que “organizamos” la celebración. Pero en realidad es siempre Él quien invita: recordemos la multiplicación de los panes y los peces, o aquel “venid, almorzad” tras la pesca milagrosa junto al lago. Él lo hace siempre como el inmenso regalo a sus hermanos.

Pero tampoco podemos olvidar aquel hecho triste de una comida familiar frustrada, que disgusta tanto a los padres de familia. Uno puede ser invitado al banquete del amor con toda la ilusión del mundo, pero si él mismo no sabe amar o no está dispuesto a hacerlo, todo queda falseado y se experimenta un terrible fracaso. Las palabras de San Pablo cuando constata en la comunidad de Corinto esta falsedad, acercarse a comulgar sin fijarse en lo que eso significa, haciendo lo contrario de lo que significa amar, son terribles (cf. 1Co 11,34): es una gran hipocresía.

¿Cuál es el perímetro de la mesa de la Eucaristía? ¿Cuántos caben? ¿Quién se sienta en ella con pleno derecho? Nadie es digno de sentarse a la mesa de la Eucaristía.  Todos decimos “Señor no soy digno de vengas a mi casa…”

Sin embargo, el altar, la mesa de la Eucaristía, es infinita, no tiene límites, porque el amor de Dios no los tiene: es un banquete con vocación universal, para toda raza, lengua y nación. Solo quien permanece cerrado al amor del Espíritu se ve privado de este inmenso don.

 

† Agustí Cortés Soriano

Obispo de Sant Feliu de Llobregat

Mons. Agustí Cortés Soriano
Acerca de Mons. Agustí Cortés Soriano 358 Articles
Nació el 23 de octubre de 1947 en Valencia. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Valencia. Se licenció en teología por la Facultad de Teología San Vicente Ferrer de Valencia. En 1993 se doctoró en teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Fue ordenado sacerdote el 23 de diciembre de 1971. En su ministerio sacerdotal, entre 1972 y 1974, fue vicario en Quart de Poblet; de 1973 a 1984, capellán del Colegio San José de la Montaña de Valencia; de 1974 a 1976, párroco de Quart de Poblet y profesor en la Instituto Luis Vives de Valencia; de 1976 a 1978, director del Secretariado Diocesano de Pastoral Juvenil; el año 1978, vicario de San Antonio de Padua de Valencia; de 1978 a 1984, secretario particular del que entonces era arzobispo de Valencia, Mons. . Miguel Roca Cabanellas; de 1986 a 1997, rector del Seminario Metropolitano de Valencia; de 1997 a 1998, canónigo penitenciario de la catedral de Valencia, y entre 1990 y 1998, profesor de teología en la Facultad Teológica, en el Instituto Teológico para el matrimonio y la Familia y al Instituto de Ciencias Religiosas de Valencia. Fue nombrado obispo de Ibiza el 20 de febrero de 1998 y recibió la ordenación episcopal el 18 de abril de 1998. El 12 de septiembre de 2004 inició su ministerio como primer obispo de la diócesis de Sant Feliu de Llobregat, en la catedral de San Lorenzo de Sant Feliu de Llobregat. En la CEE es vicepresidente de la Comisión episcopal de seminarios y Universidades y presidente de la Subcomisión de Universidades. En la Conferencia Episcopal Tarraconense es el obispo delegado de la Pastoral Familiar y, desde la reunión de los obispos catalanes el pasado 30 de septiembre y 1 de octubre de 2008, encargado del Secretariado Interdiocesano de Pastoral de Santuarios, peregrinaciones y turismo de Cataluña y las Islas.