La santidad según el papa Francisco

Mons. Francisco Cerro Chaves          Acabo de leer la última Exhortación del papa Francisco sobre la santidad y me ha ayudado mucho a conectar con la doctrina del magisterio del papa Francisco, luminosa y con un claro aterrizaje en la vida concreta. Me ha llenado de gozo y esperanza.

El papa Francisco tiene tanta riqueza que no es fácil de etiquetarlo sin correr el riesgo de ser parcial, limitado e incluso injusto. Es el primer papa de la historia latinoamericano, argentino, jesuita.

Tres claves para leer y profundizar en esta Exhortación que tiene grandes aportaciones positivas a la doctrina de la Iglesia con aportaciones muy luminosas y sobre todo se percibe un papa orante, sencillo y Pastor de almas.

  1. NO EXISTE REFORMA EVANGÉLICA DE ESTRUCTURAS DE LA IGLESIA, SINO CONVERSIÓN A LA SANTIDAD. Son los santos los que han hecho las grandes reformas de la Iglesia. A vino nuevo odres nuevos. El vino nuevo que es Cristo, exige ir con corazón nuevo, que es la santidad, el “vivir con los sentimientos del Corazón de Cristo”. Francisco habla de que todos estamos llamados a la santidad, todo el pueblo de Dios y son los sencillos y humildes los que cambian la historia.
  2. LA SANTIDAD ES VIVIR LAS BIENAVENTURANZAS, QUE REFLEJAN EL CORAZÓN DE CRISTO. El papa Francisco parte de las dos grandes tentaciones en la historia de la vida cristiana, de la espiritualidad y que se dan también en nuestros días.

La primera tentación es el Pelagianismo: ser santo porque quiero solo con mi voluntad, sin Cristo, que sería como un modelo, pero no aparece la gracia porque nos valemos por sí mismos. En el fondo olvida la frase de Jesús. “Sin mí no podéis hacer nada”. El Pelagianismo, el voluntarismo es siempre la tentación de cada persona que en la práctica no cuenta ni vive de Dios. Es una espiritualidad sin Dios como protagonista. El protagonista soy solo yo y mi fuerza.

El otro peligro sería la autorreferencialidad. Aparentemente tan perfectos, tan comprometidos, tan hinchados de sí mismos que se pasan la vida contando a Dios lo buenos que son y juzgando a los demás. El papa nos presenta el programa y el camino de las Bienaventuranzas. El santo, como reflejan las Bienaventuranzas, es el que tiene el corazón ilimitadamente bueno y misericordioso como el de Jesús. Formar un corazón que viva de Jesús y colabore a la gracia.

3.  LA SANTIDAD ES SIEMPRE MISERICORDIOSA. Todos los santos han reflejado su amor y servicio a los pobres. Una de las aportaciones del papa Francisco ha sido el poner en práctica la misericordia de la que tanto hablara San Juan Pablo II (Dives in misericordia) y Benedicto XVI (Sacramentum caritatis). El papa ha insistido que no existe evangelización sin misericordia y sin corazón de servicio a los más empobrecidos y necesitados. En la santidad es siempre camino obligatorio el servicio a los más sufrientes y empobrecidos. Citando el papa a todos los santos que se han caracterizado por su misericordia con los pobres (cita muchas veces a Santa Teresa de Calcuta), nos lanza a unir inseparablemente contemplación y lucha por la justicia, espiritualidad y servicio a los pobres.

Una exhortación que animo a todo el pueblo de Dios, como todo lo que escribe el papa, a leerlo, a ponerlo en práctica como una auténtica llamada clave e importante en este momento de la historia. Toda la Iglesia ha emprendido con el papa Francisco una apuesta decidida por ser “santa” con el Evangelio por bandera y el amor a Dios y a los hermanos como nota de identidad.

Las palabras finales que dedica a María son de una profundidad y sencillez colosal.

† Francisco Cerro Chaves,
Obispo de Coria-Cáceres

Mons. Francisco Cerro Chaves
Acerca de Mons. Francisco Cerro Chaves 168 Articles
Nació el 18 de octubre de 1957 en Malpartida de Cáceres (Cáceres). Cursó los estudios de bachillerato y de filosofía en el Seminario de Cáceres, completándolos en el Seminario de Toledo. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo, desempeñó diversos ministerios: Vicario Parroquial de "San Nicolás", Consiliario de Pastoral Juvenil, Colaborador de la Parroquia de "Santa Teresa" y Director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales. En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma se licenció y doctoró en Teología Espiritual (1997), con la tesis: "La experiencia de Dios en el Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). Estudio teológico espiritual de su vida y escritos". Es doctorado en Teología de la Vida Consagrada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Autor de más de ochenta publicaciones, escritas con simplicidad y dirigidas, sobre todo, a la formación espiritual de los jóvenes. Miembro fundador de la "Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo". Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid. Allí fue capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y Director del Centro de Formación y Espiritualidad del "Sagrado Corazón de Jesús", Director diocesano del "Apostolado de la Oración", miembro del Consejo Presbiteral Diocesano; delegado Diocesano de Pastoral Juvenil y Profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano. El 2 de septiembre de 2007 fue ordenado Obispo de Coria-Cáceres en la ciudad de Coria. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, departamento de Pastoral de Juventud, y de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada.