San Isidro Labrador, esposo, padre y trabajador

Card. Carlos Osoro            La vida de san Isidro es como la de la mayor parte de las personas. Fue un hombre del siglo XII, que contrajo matrimonio en Torrelaguna con santa María de la Cabeza, de cuyo matrimonio tuvo un hijo. Sus trabajos fueron muy sencillos; primero como pocero y después como servidor de la familia Vargas, vivía con un espíritu de oración y con gran generosidad con los hermanos. Contemplado el conjunto de su vida, vemos que la entendió como una misión, vemos los reflejos de Jesucristo que nos trae su propia vida, como esposo, padre, trabajador fiel, compartiendo con todos, lo que tenía, sabía y vivía. San Isidro es para nosotros como un grito del Señor que nos dice hoy: déjate transformar, déjate renovar.

Mira cómo san Isidro vive la santidad, es decir, esa comunión y amor con Jesucristo. Es una gracia inmensa para nosotros, que se manifiesta entre nosotros de múltiples maneras: ¿No es santidad lo que los padres os sacrificáis por criar con amor a vuestros hijos? ¿No es santidad lo que supone ese trabajo diario de tantos hombres y mujeres que viven en Madrid, que en muchos casos salen de casa a primeras horas de la mañana y vuelven por la noche para traer el pan para sus hijos? ¿No es santidad lo que supone vivir las limitaciones de la enfermedad y seguir sonriendo a todos los que se acercan a vosotros? ¿No es santidad que muchos de los que vivís aquí dejasteis la tierra en la que nacisteis e incluso la familia para encontrar un trabajo que dé y acerque presente y futuro a vuestros seres queridos? ¿No es santidad formar una familia como san Isidro? ¿No es santidad ser un trabajador responsable que ve detrás a quienes van a disfrutar de su quehacer? ¿No es santidad la de quien lucha por que se dé más justicia, más verdad, más vida, que se respeten los derechos humanos desde el inicio de la vida hasta la muerte?

Os invito a vivir tres aspectos de la vida de san Isidro que, a mi modo de ver, tienen una inmensa actualidad para nosotros:

1. Como san Isidro, sigue a Cristo, nunca se te ocurra separarlo de la construcción del Reino de Dios: si queremos de verdad identificarnos con Jesucristo, con su modo de vivir, pensar, ver y oír las necesidades de los hombres tal y como las escuchó nuestro Señor, no podemos dejar de lado empeñarnos en construir ese reino de amor, justicia y paz para todos los hombres sin excepción. En esta construcción nos acompaña Cristo, no nos deja solos, tal y como hemos escuchado en el Evangelio, «permaneced en mí como yo en vosotros». Esto nos da seguridad, valentía, atrevimiento, garantía de que lo conseguiremos. Esto significa que hay que entregarse en cuerpo y alma, dar lo mejor de uno mismo. ¿Por qué recordamos y hacemos memoria de san Isidro después de tantos siglos? ¿Por qué no lo hemos olvidado? ¿Por qué salió su devoción fuera de nuestras fronteras? Sencillamente porque fue un hombre de Dios que en su vida construyó Reino de Dios y lo experimentan quienes a él se acogen en todas las partes del mundo.

2. Como san Isidro, sigue a Cristo sin escaparte del encuentro con el otro, la actividad, el servicio, el silencio, el descanso y la oración: el otro es mi hermano, sea quien sea; el trabajo nos dignifica, lo hemos de buscar para todos, es un derecho del hombre que se lo ha dado Dios mismo y mientras no lo tengan todos los hombres, estamos haciendo un mundo injusto y promotor de descartes; acojamos también el modo de estar Cristo entre nosotros, no vine a ser servido sino a servir. Por otra parte, necesitamos el silencio para vivir desde dentro, necesitamos la interioridad, Jesucristo buscaba tiempos para estar en silencio y estar solo; el descanso es un mandato divino, una sociedad que no ofrece al hombre espacios de descanso no es humana, todo está al servicio del hombre, también el dinero que es para servir y no para gobernar; el diálogo con Dios nos construye como personas, escuchar a Dios y tener la oportunidad de poder conversar con Dios como un amigo, construye a la persona y le entrega unas dimensiones de vida necesarias para estar con los demás, en comunión unos con otros.

3. Como san Isidro, sigue a Cristo lanzándote a la misión según su deseo: «Id al mundo y proclamad la Buena Noticia». Con una espiritualidad marcada por la misión, «la alegría del Evangelio que llena la vida de la comunidad de los discípulos es una alegría misionera, […] viviendo en la dinámica del éxodo y del don, del salir de sí, del caminar y sembrar siempre de nuevo, siempre más allá» (EG 21). Con una espiritualidad ecológica, pues «la humanidad aún posee la capacidad de colaborar para construir nuestra casa común […], los jóvenes nos reclaman un cambio, […] ellos se preguntan cómo es posible que se pretenda construir un futuro mejor sin pensar en la crisis del ambiente y en los sufrimientos de los excluidos» (LS 13). San Isidro hoy nos convoca a un nuevo diálogo sobre cómo estamos construyendo el futuro de esta casa común: pues en el mundo todo está conectado; cómo son las formas de poder que derivan de las nuevas tecnologías, busquemos otros modos de entender la economía y el progreso; demos el valor propio de cada criatura y el valor que tiene el ser humano desde el inicio de la vida hasta la muerte; busquemos y demos el sentido humano de la ecología; hagamos frente a la cultura del descarte; dispongámonos a la propuesta de un nuevo estilo de vida. Con una espiritualidad de la vida familiar, pues ella «está hecha de miles de gestos reales y concretos. En esa variedad de dones y de encuentros que maduran la comunión, Dios tiene su morada. Esa entrega asocia a la vez lo humano y lo divino, porque está llena del amor de Dios. En definitiva, la espiritualidad matrimonial es una espiritualidad del vínculo habitado por el amor divino. […] Si la familia logra concentrarse en Cristo, Él unifica e ilumina toda la vida familiar. […] Toda la vida de la familia es un pastoreo misericordioso. Cada uno, con cuidado, pinta y escribe en la vida del otro: “Vosotros sois nuestra carta, escrita en nuestros corazones…no con tinta, sino con el espíritu de Dios vivo”» (AL 315; 317; 322).

Con gran afecto, os bendice,

+Carlos, Card. Osoro,

Arzobispo de Madrid

Card. Carlos Osoro
Acerca de Card. Carlos Osoro 349 Articles
Carlos Osoro Sierra fue nombrado arzobispo de Madrid por el Papa Francisco el 28 de agosto de 2014, y tomó posesión el 25 de octubre de ese año. Desde junio de 2016 es ordinario para los fieles católicos orientales residentes en España. El 19 de noviembre de 2016 fue creado cardenal por el Papa Francisco. El prelado nació en Castañeda (Cantabria) el 16 de mayo de 1945. Cursó los estudios de magisterio, pedagogía y matemáticas, y ejerció la docencia hasta su ingreso en el seminario para vocaciones tardías Colegio Mayor El Salvador de Salamanca, en cuya Universidad Pontificia se licenció en Teología y en Filosofía. Fue ordenado sacerdote el 29 de julio de 1973 en Santander, diócesis en la que desarrolló su ministerio sacerdotal. Durante los dos primeros años de sacerdocio trabajó en la pastoral parroquial y la docencia. En 1975 fue nombrado secretario general de Pastoral, delegado de Apostolado Seglar, delegado episcopal de Seminarios y Pastoral Vocacional y vicario general de Pastoral. Un año más tarde, en 1976, se unificaron la Vicaría General de Pastoral y la Administrativo-jurídica y fue nombrado vicario general, cargo en el que permaneció hasta 1993, cuando fue nombrado canónigo de la Santa Iglesia Catedral Basílica de Santander, y un año más tarde, presidente. Además, en 1977 fue nombrado rector del seminario de Monte Corbán (Santander), y ejerció esta misión hasta que fue nombrado obispo. Durante su último año en la diócesis, en 1996, fue también director del centro asociado del Instituto Internacional de Teología a Distancia y director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas San Agustín, dependiente del Instituto Internacional y de la Universidad Pontificia de Comillas. El 22 de febrero de 1997 fue nombrado obispo de Orense por el Papa san Juan Pablo II. El 7 de enero de 2002 fue designado arzobispo de Oviedo, de cuya diócesis tomó posesión el 23 de febrero del mismo año. Además, desde el 23 de septiembre de 2006 hasta el 9 de septiembre de 2007, fue el administrador apostólico de Santander. El 8 de enero de 2009, el Papa Benedicto XVI lo nombró arzobispo de Valencia; el 18 de abril de ese año tomó posesión de la archidiócesis, donde permaneció hasta su nombramiento como arzobispo de Madrid en 2014. Tras su participación en la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, celebrada del 4 al 25 de octubre de 2015 y dedicada a la familia, el 14 de noviembre de ese año, el Papa Francisco lo eligió como uno de los miembros del XIV Consejo Ordinario de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos; un organismo permanente que, en colaboración con el Pontífice, tiene como tarea la organización del Sínodo, así como elaboración de los textos y documentación que servirá de base para los estudios de la Asamblea. El 9 de junio de 2016, el Papa Francisco erigió un Ordinariato para los fieles católicos orientales residentes en España, con el fin de proveer su atención religiosa y pastoral, y nombró a monseñor Osoro como su ordinario. El 9 de octubre de 2016, el Papa Francisco anunció un consistorio para la creación de nuevos cardenales de la Iglesia católica, entre los que figuraba monseñor Osoro. El día 19 de noviembre de 2016 recibió la birreta cardenalicia de manos del Sumo Pontífice en el Vaticano. En la Conferencia Episcopal Española (CEE) fue presidente de la Comisión Episcopal del Clero de 1999 a 2002 y de 2003 a 2005; presidente de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar hasta marzo de 2014 (fue miembro de esta Comisión desde 1997) y miembro del Comité Ejecutivo entre 2005 y 2011. Ha sido vicepresidente de la CEE durante el trienio 2014-2017. Ahora pertenece al Comité Ejecutivo como arzobispo de Madrid. Desde noviembre de 2008 es patrono vitalicio de la Fundación Universitaria Española y director de su seminario de Teología.