Subió al cielo y vendrá de nuevo

Mons. Enrique Benavent                 Cuando el tiempo de pascua está llegando a tu término, la Iglesia celebra la solemnidad de la Ascensión del Señor. Cada vez que rezamos el Credo, después de confesar la fe en la resurrección de Jesucristo, decimos que “subió al cielo y está sentado a la derecha del Padre”. Esta verdad de nuestra fe nos indica el sentido profundo de la Pascua: la resurrección de Cristo no es un simple retorno a la vida que tenía antes de su pasión, sino que es su glorificación. Antes de su muerte, el Señor oró al Padre con estas palabras: “Padre, ha llegado la hora, glorifica a tu Hijo… glorifícame con la gloria que yo tenía junto a ti antes que el mundo existiese” (Jn 17, 1. 5). La Ascensión es el momento de la glorificación de Cristo. En el credo esto lo expresamos afirmando que “está sentado a la derecha del Padre”. No estamos hablando de un lugar espacial, sino que confesamos que el Señor resucitado ha entrado en la dimensión de Dios.

Esto no significa ausencia. Quien está junto a Dios no se separa de los hombres, sino que de un modo misterioso está más cerca de ellos. De hecho, antes de la Ascensión el Señor dijo a sus discípulos: “sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el final de los tiempos” (Mt 28, 20). La certeza de esta presencia es lo que explica que los discípulos volvieran a Jerusalén “con gran alegría” (Lc 24, 52). Tienen la certeza de que el Señor no es un ausente, sino que ahora está incluso más cerca de ellos que nunca, en una presencia que abarca todos los tiempos y lugares: allí donde un discípulo anuncia el Evangelio, Cristo está con él y le acompaña en su misión.

La “ida al Padre” inaugura el tiempo de la misión. Es la hora de la Iglesia y del compromiso de los cristianos para continuar la obra de Cristo, anunciando el Evangelio, invitando a los hombres y mujeres de todos los tiempos a creer en el Señor, sembrando la semilla del Reino de Dios en nuestro mundo. La obra de Cristo no fue más que el inicio para que nuestro mundo se convierta en Reino de Dios. Estamos ante un comienzo pequeño pero que, a pesar de las dificultades, camina hacia la victoria definitiva. La verdad más profunda de nuestro mundo es que caminamos hacia el Reino de Dios y que esta es la meta de la historia. Por ello, lo que verdaderamente nos debe importar es trabajar por ese Reino.

Esto se confirma con el anuncio que los ángeles de la Ascensión hicieron a los apóstoles: “El mismo Jesús que ha sido llevado al cielo, volverá como lo habéis visto marcharse al cielo” (Hch 1, 11). Estamos ante una promesa que nos anima en nuestros trabajos y luchas; que nos conforta en esos momentos en los que parece que el cansancio puede superar las fuerzas; que nos da la confianza para seguir creyendo que lo que hacemos tiene sentido; y la certeza de que la victoria definitiva de todas las luchas de la historia pertenece a Cristo. Él volverá para establecer definitivamente su Reino, un Reino que no tendrá fin. Si no tuviéramos esta esperanza garantizada por la resurrección del Señor y por su promesa no tendría ningún sentido nuestro compromiso, pues sin Cristo no podemos hacer nada, pero con Él lo podemos todo.

Que vivamos esta celebración con alegría y esperanza.

+ Enrique Benavent Vidal
Obispo de Tortosa

Mons. Enrique Benavent Vidal
Acerca de Mons. Enrique Benavent Vidal 166 Articles
Nació el 25 de abril de 1959 en Quatretonda (Valencia. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Moncada (Valencia), asistiendo a las clases de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” donde consiguió la Licenciatura en Teología (1986). Es Doctor en Teología (1993) por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Recibió la ordenación sacerdotal en Valencia de manos de Juan Pablo II el 8 de noviembre de 1982, durante su primera Visita Apostólica a España. CARGOS PASTORALES En su ministerio sacerdotal ha desempeñado los cargos de: coadjutor de la Parroquia de San Roque y San Sebastián de Alcoy (provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia) y profesor de Religión en el Instituto, de 1982 a 1985; formador en el Seminario Mayor de Moncada (Valencia) y profesor de Síntesis Teológica para los Diáconos, de 1985 a 1990; y Delegado Episcopal de Pastoral Vocacional, de 1993 a 1997. Durante tres años, de 1990 a 1993, se trasladó a Roma para cursar los estudios de doctorado en la Pontificia Universidad Gregoriana. Es profesor de Teología Dogmática en la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia”, desde 1993; profesor en la Sección de Valencia del Pontifico Instituto “Juan Pablo II” para Estudios sobre Matrimonio y Familia, desde 1994; Director del Colegio Mayor “S. Juan de Ribera” de Burjassot-Valencia, desde 1999; Decano-Presidente de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia, desde 2004, y Director de la Sección Diócesis de la misma Facultad, desde 2001; además, desde 2003, es miembro del Consejo Presbiteral. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Valencia el 8 de noviembre de 2004. El 17 de mayo de 2013 el Papa Francisco le nombró Obispo de Tortosa. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE, desde 2008 es miembro de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la fe y desde 2005 de la de Seminarios y Universidades.