La iglesia y el impreso de la Renta

Mons. Salvador Giménez             Una noticia leída a mediados de abril en un medio de comunicación y con un título parecido a éste, los obispos catalanes no se atreven a solicitar la ayuda de la renta a sus diocesanos, me impulsó a escribir estas líneas. Por convicción personal y por compromiso con la responsabilidad pastoral que la Iglesia me ha encargado.

Repasando algunas notas e informaciones sobre este tema caí en la cuenta de que el año pasado no lo abordé aunque sí el anterior. Hago esta referencia porque no quiero pecar de pesado por reiterativo en la petición de ayuda económica ni de ausente por el silencio o por falta de atrevimiento para recordar a todos el compromiso con la Iglesia Católica.

 El marcar la casilla de la Iglesia en el impreso es una decisión muy personal. No se permite ningún tipo de coacción. Es la consecuencia clara de la radical libertad de todo ciudadano que está obligado a cumplimentar la declaración anual de la renta. Hay muchos otros que, por sus reducidos ingresos, están exentos de esta obligación aunque reconocen su ayuda a la Iglesia de otras muchas formas. A unos y a otros les agradezco su favorable disposición.

 El marcar la referida casilla se ha convertido también en un reflejo de la aceptación social de la misma Iglesia. Parece pasar un examen para recibir el premio o el castigo de los contribuyentes según se porte aquélla con relación a las propias ideas o deseos de cada uno. Es curioso que en este caso se dan los dos extremos del arco ideológico: el que borraría la casilla para que Iglesia no recibiera un euro de nadie debido a sus prejuicios sobre la historia pasada de la institución o por el mismo comportamiento de los católicos situados en sus antípodas y, por el contrario, el que quiere ajustar cuentas con su Iglesia y presume de negar en su declaración la ayuda porque algunos miembros, generalmente los dirigentes o la jerarquía, no se acomodan a sus planteamientos sociales o políticos. En un caso o en otro se dispara un tic de repulsa que suena a desprecio o a amenaza.

  Me gustaría salir al paso de este doble impulso que perjudica gravemente a todos aquellos que pueden sentirse beneficiados por la acción de la misma Iglesia. Es mucho lo que realiza en los distintos sectores que trabajan en favor del ser humano en su integralidad, desde el culto y la enseñanza hasta los servicios de atención a los más desfavorecidos. No hay compartimentos estancos; es un todo global que permite la ayuda al ser humano ofreciendo la cosmovisión cristiana de la vida y acentuando la fraternidad.

 No dudo que la totalidad de los católicos entenderá la apreciación anterior y habrá asegurado que él mismo, o su gestor, haya marcado la “x” en la correspondiente casilla. Aprovecho para invitar a marcar también la correspondiente a “otros fines sociales”. Es posible canalizar una pequeña parte de nuestros impuestos hacia ambos frentes. Tras una decisión muy personal, muy libre y bien pensada. Me atrevo también a solicitar esta misma decisión y ayuda a todos aquellos con otras convicciones pero que observan con aprecio la labor de muchos católicos en el entorno. No creo que es pedirles demasiado y lo hago desde la gran consideración que les profeso.

 En estas tierras ha descendido mucho el número de solicitudes positivas para esta opción. Es cierto que en nuestro caso debemos de hacer un gran esfuerzo por presentar las actuaciones de la Iglesia con humildad y con verdadera convicción. Hay mucha gente que empatiza con nuestro planteamiento. Sólo una palabra que nace del corazón de todos los beneficiarios y en nombre de todos ellos: gracias por vuestra opción favorable.

 + Salvador Giménez,

Obispo de Lleida

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 182 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.