Peregrinamos a Fátima llevando a la Virgen todas las necesidades de la Diócesis

Mons. Rafael Zornoza              Desde muy temprano peregrinamos a Fátima con el firme propósito de poner nuestra vida en sus manos, correspondiendo a los deseos de la Virgen aquí.¿ Qué podemos nosotros ofrecer?, ¿qué podemos pedir? Nosotros pediremos, mucho, porque Dios quiere escucharnos y nos regala a su madre, para que pongamos nuestras dificultades en sus manos. Una buena madre como María nos pone rápidamente en camino, con valentía, y nos saca de la comodidad y la desconfianza: “haced lo que Él os diga”. Que podamos decirle a Nuestra Señora de Fátima: «Cuenta conmigo, quiero consagrarme a ti»; que quiere decir: «Voy a intentar hacer la voluntad de Dios, voy a intentar ser un artífice del bien, voy a intentar transmitir compasión, misericordia en el mundo, voy a ser cristiano, dejar que la luz de Cristo, la luz de Dios, la luz del Evangelio abunde en mi corazón y que yo pueda ser para los demás también un testigo de la misericordia y del bien de Dios». Y con todas esas cosas, ofrecerle, con nuestra pequeñez y con nuestra debilidad, lo que somos y lo que tenemos.

En esta apertura y en confianza, nos hacemos también portadores y portavoces de toda nuestra Diócesis, y tenemos que pedir por todos. El Papa Pío XII hizo la consagración del mundo; el Papa Juan Pablo II la repitió en el Jubileo del año 2000 en Roma con todos los obispos del mundo, allí en la Plaza de San Pedro. Los países han venido a poner su suerte, su vida, sus familias, sus casas bajo la protección de la Virgen, como un acto de entrega y de petición, al mismo tiempo, de entrega y de súplica. ¿Por qué no vamos a poner nosotros nuestra Diócesis en sus manos, y decirle que ayude a todos los necesitados, y a todos los parados, y a todos los que sufren, y a todas las familias que tienen necesidades, y a todas las familias rotas, y a los niños desvalidos, y a los jóvenes perdidos, y a tantos y tantos que estarían deseando recibir un regalito de Dios que sea para su vida una transformación, una novedad, un cambio? Rezad también por todos los peregrinos: que este sea un momento de gracia para nuestra Iglesia Diocesana en la comunión de los santos.

Las apariciones de la Virgen en Fátima a los tres niños pastorcitos, que tuvieron lugar entre 1916 y 1917, fueron preparadas por tres apariciones de un Ángel que dispuso a los niños para recibir a la Virgen más tarde. Los tres niños portugueses que habían sido testigos de las apariciones de la Virgen, quien les reveló los llamados tres secretos de Fátima, que divulgó Lucía, quien falleció en 2005. El primer secreto era la muerte prematura de dos de los niños, y el segundo versaba sobre el final de la Primera Guerra Mundial, el inicio de la Segunda y el fin del comunismo. La tercera parte, la que más especulaciones desató, se conoció el 26 de junio de 2000, tras el viaje de Juan Pablo II a Fátima el 13 de mayo de 2000, para beatificar a Jacinta y Francisco. Se predecía el asesinato de un “obispo vestido de blanco” mientras atravesaba una gran ciudad, en lo que la Iglesia considera una profecía del atentado sufrido por Juan Pablo II en 1981, cuando fue tiroteado por el terrorista turco Ali Agca.

A partir del 13 de mayo la Virgen se les apareció seis veces. Su mensaje, comprensible y sencillo, pide nuestra colaboración para la conversión de los pecadores a través de la oración y penitencia. Pertenece, pues, al núcleo propio más íntimo del evangelio y de la predicación de Jesús, que ha hecho suyo la Iglesia de todos los tiempos, y se convierte en clave esencial para encaminar la Iglesia y la historia.

+ Rafael Zornoza

Obispo de Cádiz y Ceuta

Mons. Rafael Zornoza
Acerca de Mons. Rafael Zornoza 341 Articles
RAFAEL ZORNOZA BOY nació en Madrid el 31 de julio de 1949. Es el tercero de seis hermanos. Estudió en el Colegio Calasancio de Madrid con los PP. Escolapios, que simultaneaba con los estudios de música y piano en el R. Conservatorio de Madrid. Ingresó en el Seminario Menor de Madrid para terminar allí el bachillerato. En el Seminario Conciliar de Madrid cursa los Estudios Teológicos de 1969 a 1974, finalizándolos con el Bachillerato en Teología. Ordenado sacerdote el 19 de marzo de 1975 en Madrid fue destinado como vicario de la Parroquia de San Jorge, y párroco en 1983. Impulsó la pastoral juvenil, matrimonial y de vocaciones. Fue consiliario de Acción Católica y de promovió los Cursillos de Cristiandad. Arcipreste del Arciprestazgo de San Agustín y miembro elegido para el Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Madrid desde 1983 hasta que abandona la diócesis. Es Licenciado en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, donde también realizó los cursos de doctorado. Preocupado por la evangelización de la cultura organizó eventos para el diálogo con la fe en la literatura y el teatro e inició varios grupos musicales –acreditados con premios nacionales e internacionales–, participando en numerosos eventos musicales como director de coros aficionados y profesor de dirección coral. Ha colaborado además como asesor en trabajos del Secretariado de Liturgia de la Conferencia Episcopal. En octubre de 1991 acompaña como secretario particular al primer obispo de la de Getafe al iniciarse la nueva diócesis. Elegido miembro del Consejo Presbiteral perteneció también al Colegio de Consultores. Inicia el nuevo seminario de la diócesis en 1992 del que es nombrado Rector en 1994, desempeñando el cargo hasta 2010. Ha sido profesor de Teología en la Escuela Diocesana de Teología de Getafe, colaborador en numerosos cursos de verano y director habitual de ejercicios espirituales. Designado por el S.S. el Papa Benedicto XVI obispo titular de Mentesa y auxiliar de la diócesis de Getafe y fue ordenado el 5 de febrero de 2006. Hay que destacar en este tiempo su dedicación a la Formación Permanente de los sacerdotes. También ha potenciado con gran dedicación la pastoral de juventud, creando medios para la formación de jóvenes cristianos, como la Asociación Juvenil “Llambrión” y la Escuela de Tiempo Libre “Semites”, que capacitan para esta misión con la pedagogía del tiempo libre, campamentos y actividades de montaña. Ha impulsado además las Delegaciones de Liturgia, Pastoral Universitaria y de Emigrantes, de importancia relevante en la Diócesis de Getafe, así como diversas iniciativas para afrontar la nueva evangelización. Pertenece a la Comisión Episcopal de Seminarios de la Conferencia Episcopal Española –encargado actualmente de los Seminarios Menores– y a la Comisión Episcopal del Clero. Su lema pastoral es: “Muy gustosamente me gastaré y desgastaré por la salvación de vuestras almas” (2Cor 12,13). El 30 de agosto de 2011 se ha hecho público su nombramiento por el Santo Padre Benedicto XVI como Obispo electo de Cádiz y Ceuta. El 22 octubre ha tomado posesión de la Diócesis de Cadiz y Ceuta.