«Atraeré a todos a mí» (Jn 12,32)

Mons. Sebastià Taltavull           Ya en los inicios del cristianismo estaba vigente esta pregunta: ¿Por qué la cruz de Jesús es escándalo y absurdo para unos y poder y sabiduría para otros? Estamos ante un misterio y solo es posible acceder a ellos desde la fe en aquel que ha sido crucificado. La cruz es un misterio porque no solo es un enigma difícil de deshacer, sino porque contiene la profundidad del drama más humano que existe: una muerte afectada por un doble movimiento: primero, por la realidad universal e indiscutible de que todos morimos y, segundo , por la posibilidad tristemente real de que el hombre es capaz de matar. ¡Es el triste relato de muchos días!

Jesús vive en su persona el doble efecto de este drama. Y, porque es hombre y Dios, este drama toma una nueva significación con consecuencias salvíficas para la humanidad. Así lo entendemos los cristianos desde la fe y así lo anunciamos. Tanto, que su muerte implica la nuestra y le da un sentido nuevo: la muerte no es la última palabra, porque Dios ha intervenido en el hombre Jesús a favor de todos nosotros, hombres y mujeres de todos los tiempos. Así, ha hecho que la muerte sea el paso necesario para llegar a la vida.

Incomprensible misterio desde una mentalidad que no acepta la intervención de Dios. Incomprensible misterio para aquel que se resiste a morir y no ve más allá. La Vida aparece en el núcleo más dramático de esta muerte como el fruto que nace del grano de trigo que se ha podrido en el corazón de la tierra para dar vida. «Ha llegado la hora —dice Jesús— de que el Hijo del hombre sea glorificado. Os aseguro que si el grano de trigo no cae en la tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto «(Jn 12,23-24). Palabras que nos mueven a la confianza y llenan de esperanza y alegría la existencia.

Al final de la Semana Santa la cruz queda iluminada y ya no cuelga a nadie, ¡nunca habría de colgar a nadie! La luz de Pascua nos la hace mirar con ojos nuevos, transfigurados, los de la fe, que ven superable el mal, la muerte, el pecado y toda injusticia.

+ Sebastià Taltavull

Obispo de Mallorca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 134 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.