Semana Santa

Mons. Enrique Benavent           Con el Domingo de Ramos en la pasión del Señor comenzamos la celebración de la Semana Santa. Durante estos días la religiosidad se percibe de manera especial en las calles de nuestros pueblos y ciudades: los desfiles procesionales o las representaciones de la pasión hacen visible el misterio de la Cruz, y nos invitan a mirar con ojos de fe y de amor a ese Jesús que dio la vida por nosotros. Deseo que mis palabras de esta semana os ayuden a contemplar con mirada creyente al Crucificado. Para ello os invito a caer en la cuenta de dos detalles que encontramos en la narración de la pasión según San Juan, que escucharemos en la celebración litúrgica del Viernes Santo.

El interrogatorio de Pilato a Jesús es de un gran dramatismo, porque revela la contradicción interna que está viviendo el procurador romano. Está seguro de la inocencia de Cristo y quiere convencer a los judíos. Como estos no han entrado en el pretorio para no incurrir en impureza, Pilato está constantemente saliendo para hablar con ellos y entrando para interrogar a Jesús. Sale para convencerlos de la inocencia de Cristo y cada vez entra más presionado para condenarlo.

En la tercera salida saca a Jesús, lo muestra al pueblo y lo presenta con estas palabras: “Ecce homo [He aquí al hombre]” (Jn 19, 15). En la quinta lo vuelve a sacar y dice a los judíos: “Ecce Rex vester [He aquí a vuestro rey]” (Jn 19, 14). Sin saberlo, Pilato les ha indicado la identidad profunda del Señor.

Jesús es el hombre perfecto, y así se nos muestra en la pasión. La perfección de su humanidad se ha manifestado en su manera de vivir y se demuestra en el momento de morir. Pasó por el mundo haciendo el bien; no vino a ser servido, sino a servir y dar la vida en rescate por muchos; amó a los suyos que estaban en el mundo. La hora de la muerte no le lleva a hundirse, ni a dejar de amar y hacer el bien. Su coherencia llegó hasta el final. En este momento descubrimos lo que es un hombre perfecto, que nos muestra a todos el camino de la verdadera humanidad.

Jesús es el rey. Él mismo lo ha confesado ante Pilato (Jn 18, 37). Pero su reino, a diferencia de los de este mundo, no se sirve de la violencia, sino que se realiza por el testimonio que Él ha dado de la verdad. La verdad se opone a la violencia y Jesús nunca cedió a la tentación de imponer la verdad por la fuerza, sino que se mantuvo fiel hasta la muerte en el testimonio por la verdad. Quien nunca quiso hacer sufrir a nadie por la verdad, por ella aceptó la muerte. Por ello es nuestro rey.

Queda algo que Pilato no dijo, pero que los cristianos tenemos que anunciar estos días: el hombre-rey es también el “ecce Deus”. Estos días anunciamos: “He aquí a Dios”. En el Crucificado descubrimos el verdadero rostro del Dios que es amor, se nos manifiesta que su poder no es fuerza para condenar sino capacidad inmensa de amar. Y esa es la razón más profunda de nuestra fe: creemos en un Dios que nos ha amado mucho más de lo que podemos imaginar y de lo que nos merecemos.

Que vivamos estos días cerca del Señor.

+ Enrique Benavent Vidal
Obispo de Tortosa

 

Mons. Enrique Benavent Vidal
Acerca de Mons. Enrique Benavent Vidal 133 Articles
Nació el 25 de abril de 1959 en Quatretonda (Valencia. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Moncada (Valencia), asistiendo a las clases de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” donde consiguió la Licenciatura en Teología (1986). Es Doctor en Teología (1993) por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Recibió la ordenación sacerdotal en Valencia de manos de Juan Pablo II el 8 de noviembre de 1982, durante su primera Visita Apostólica a España.CARGOS PASTORALESEn su ministerio sacerdotal ha desempeñado los cargos de: coadjutor de la Parroquia de San Roque y San Sebastián de Alcoy (provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia) y profesor de Religión en el Instituto, de 1982 a 1985; formador en el Seminario Mayor de Moncada (Valencia) y profesor de Síntesis Teológica para los Diáconos, de 1985 a 1990; y Delegado Episcopal de Pastoral Vocacional, de 1993 a 1997. Durante tres años, de 1990 a 1993, se trasladó a Roma para cursar los estudios de doctorado en la Pontificia Universidad Gregoriana.Es profesor de Teología Dogmática en la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia”, desde 1993; profesor en la Sección de Valencia del Pontifico Instituto “Juan Pablo II” para Estudios sobre Matrimonio y Familia, desde 1994; Director del Colegio Mayor “S. Juan de Ribera” de Burjassot-Valencia, desde 1999; Decano-Presidente de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia, desde 2004, y Director de la Sección Diócesis de la misma Facultad, desde 2001; además, desde 2003, es miembro del Consejo Presbiteral.Fue nombrado Obispo Auxiliar de Valencia el 8 de noviembre de 2004.El 17 de mayo de 2013 el Papa Francisco le nombró Obispo de Tortosa.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la CEE, desde 2008 es miembro de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la fe y desde 2005 de la de Seminarios y Universidades.