“La comunión vivida en el seno de la Iglesia hace presente la vida del amor de Dios en el mundo”

Antonio Jesús Pérez Martínez, Doctor en Teología Dogmática por la Universidad Eclesiástica San Dámaso, ofreció una charla en el Seminario Diocesano el 15 de febrero.

Convertirse al Dios que proclama Jesucristo. Prescindir de Dios, falsificar a Dios, descubrir a Dios” fue el tema que expuso a los sacerdotes asistentes a la Formación Permanente del Clero diocesano.

¿Es posible vivir prescindiendo de Dios?

Uno de los grandes retos que se le plantea a la fe en la actualidad, sobre todo en Occidente, es cómo ser significativa para la vida del hombre, de la sociedad, de la cultura actual. Es obvio que el hombre occidental prescinde de la búsqueda de Dios, al menos de forma práctica en su vida diaria, viviendo, incluso aquellos que se manifiestan creyentes, como “si Dios no tuviera nada que ver en su vida”. Sin embargo, el hombre se topa una y mil veces con la sed de infinito que brota en su corazón y trate de saciarla, a veces, en aguas pantanosas, que van envenenando su interioridad hasta dejarla en un hastío total. De ahí que se el fenómeno de la indiferencia frente a lo religioso se compagine con ligeras e irreflexivas creencias exotéricas, supersticiosas… Es lo que afirmaba McIntyre de forma magistral: “Cuando el hombre no cree en Dios acaba creyendo en cualquier cosa”.

¿Qué propuestas de la fe cristiana no son adecuadas y llevan a la falsificación de Dios?

Una teóloga italiana, afirmaba que hoy nos encontramos en un momento irreversible, en el cual se vuelve impostergable decir de otro modo la fe. A menudo percibimos las cosas que decimos y que reflexionamos sobre la fe como absolutamente extrañas a quien camina junto a nosotros constatando que estamos ante una innegable y angustiosa ruptura en la transmisión de la fe, mientras las personas se desorientan ante la realidad que los rodea y van adelante según modelos obsoletos.

Ya no bastan las presentaciones de un Dios paternalista que interviene a capricho en la vida de los hombres según “sus planes”, que siendo omnipotente guarda silencio ante el dolor de la humanidad, un Dios que premia o castiga, o que empieza a tener espacio donde la razón y la ciencia dejan de tenerlo porque no son capaces de iluminar ciertos aspectos de la vida del hombre…

Hoy día se hacen necesario, lo que se podría denominar “fidelidad creativa”, una proclamación de la Verdad de Jesucristo actualizada a través del testimonio cristiano suscitado por la novedad del Espíritu Santo que no deja de asistir al hombre de cada época y lugar. Estar atentos a esta novedad comporta ser conscientes de la vitalidad con la que el Espíritu Santo rejuvenece siempre a su esposa la Iglesia, embelleciéndola con nuevos dones y carismas.

Entonces, ¿cuál ha de ser la propuesta cristiana en un mundo como el nuestro?

Creo que la propuesta cristiana ha de partir siempre del don que ha sido para la humanidad el misterio de la Encarnación. En un mundo globalizado pero fragmentado la presentación de Jesucristo como el que es capaz en virtud de la encarnación de hacer hombre de revelar al hombre su propio misterio ofreciéndole la posibilidad de vivirlo en su plenitud participando de su misma Vida, es la clave de bóveda de toda propuesta evangelizadora.

Por otra parte siguiendo la lógica de la encarnación se descubre que la categoría sobre la que pivota el desarrollo personal de cada hombre y la humanidad es la comunión. Incluso ésta es, en el mundo actual intercomunicado pero fragmentado e individualista la mayor profecía que la Iglesia puede proclamar: la comunión vivida en el seno de la Iglesia hace presente la vida del amor de Dios en el mundo como signo profético de la unidad de todo el género humano en Dios.

(Iglesia en Plasencia)

 

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37471 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).