Diez secretos para ser un buen «Apóstol de Calle»

Mons. Ángel Pérez Pueyo             Parafraseando algunas ideas que el Papa Francisco les dijo a los catequistas en su último Congreso Internacional quisiera compartir con vosotros diez secretos para que os animéis a ser en nuestra Diócesis de Barbastro-Monzón verdaderos «apóstoles de calle». Soy consciente que no siempre resulta fácil pero es tan urgente como apasionante. Consiste únicamente en:

1º.    SER

Sentir que tu vida es para tantas personas que, aun sin saberlo, buscan a Dios (niños, adolescentes, jóvenes, adultos o ancianos) un verdadero «pilar» donde encuentran la luz de la fe. No se trata tanto de hacer muchas cosas cuanto de ser relevante en la vida de los demás.

2º.    TESTIGO

Ser coherente. Esto, sin más, les ayudará a cuestionarse, a descubrir y encontrarse realmente con el Jesús que llevan dentro. Como les decía san Francisco de Asís a sus frailes: ‘Predicad siempre el evangelio con vuestras obras y, si fuese necesario, también con vuestras palabras’. Tú serás, en muchos casos, el único evangelio que podrán leer en toda su vida.

3º.    DE JESUCRISTO

Ser testigo de Jesucristo requiere un amor incondicional a su persona y a su pueblo. Este amor no se vende ni se compra en ningún supermercado. ¡Viene de Cristo! Es su regalo. Y dura toda la vida. Estar con el Señor, escuchar al Maestro y aprender de Él nos proporciona una inmensa familiaridad, una gran libertad, autenticidad y fecundidad.

4º.    EUCARISTÍA

Estar ante el sagrario es dejarse mirar por el Señor. Su presencia eucarística enardece el corazón, enciende el fuego de tu amistad con él, te hace sentir que te mira, te es cercano y te quiere. Si en nuestro corazón no existe el calor de Dios, el calor de su amor y de su ternura ¿cómo podremos nosotros, pobres pecadores, enardecer el corazón de los demás?

5º.    QUE SALE AL ENCUENTRO DEL OTRO

Cuanto más te unes a Jesús y se convierte en el centro de tu vida, paradójicamente más te hace salir de ti mismo. Este es el verdadero dinamismo del amor, este es el movimiento de Dios mismo; donde hay verdadera vida en Cristo, hay apertura hacia el otro, hay salida de sí mismo para ir, en nombre suyo, al encuentro del que más lo necesita. Esta es la verdadera y única misión del «apóstol de calle»: salir de sí mismo por amor para hacer visible la ternura de Dios en el corazón humano.

6º.    SIN MIEDO

¡Si Dios está con nosotros, no hay nada que temer! Ir con Cristo a las periferias significa estar dispuesto a dejarse sorprender, a romper moldes o esquemas preconcebidos. Él siempre nos desborda. Va más allá. Mira más lejos y con mayor altura de miras. En el argot juvenil, Dios siempre «se pasa tres pueblos».

7º.    CON AUDACIA Y CREATIVIDAD

Dios no es, como algunos pretenden vendérnoslo, ni cerrado ni rígido. Todo lo contrario. Es audaz y creativo. Nos acoge, sale a nuestro encuentro, nos comprende. Esto significa saber cambiar, adecuarme en cada momento a las circunstancias donde tengo que anunciar el evangelio.

8º.    SIN APOLTRONARSE

La mundanidad, que no la secularidad, es como la niebla densa que nos impide ver más allá de nuestro propio bienestar. El dinero, la comodidad, el placer, el prestigio, el poder… se han adueñado del corazón del hombre y lo han esclavizado. Al «apóstol de calle» le corresponde tratar de revertir el orden creado y devolver al ser humano su primigenia y verdadera identidad como hijo de un único y mismo padre.

9º.    HACIENDO MEMORIA DE DIOS

La fe custodia y alimenta la memoria de Dios. La custodia en sí mismo y sabe despertarla en los demás. La fe contiene precisamente la memoria de la historia de Dios con nosotros, la memoria del encuentro con Dios, que es el primero en moverse, que crea y salva, que nos transforma. La fe es memoria de su Palabra que inflama el corazón. Es memoria de sus obras de salvación con las que nos da la vida, nos purifica, nos cura y nos alimenta.

10º.SIN EXHIBIRSE

Este anuncio no es para «hablar de sí mismo», «ponerse medallas», «exhibirse»… sino para hablar de Dios, de su amor, de su fidelidad… sin quitar ni añadir nada.

Este «apóstol de calle», sin ir más lejos, puedes ser tú [email protected] si estás [email protected] a dejar que Dios te constituya en «EVANGELIO» (Buena Noticia) para el mundo.

Con mi afecto y bendición

+ Ángel Pérez Pueyo

Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Ángel Pérez Pueyo
Acerca de Mons. Ángel Pérez Pueyo 130 Articles
- Mons. Ángel Javier Pérez Pueyo, natural de Ejea de los Caballeros (Zaragoza), nace el 18 de agosto de 1956. Es el segundo hijo del matrimonio (+) Rodrigo Pérez Fuertes (1.III. 1924 – 1.III.2012) y (+) Carmen Pueyo (21.II.1929 – 19.IV-2005). Su hermana, (+) Mª Concepción (19.V.1954 – 27.VII.1998), se queda paralítica cuando tenía catorce meses como consecuencia de una poliomielitis aguda. - A los 10 años de edad ingresa en el Seminario Metropolitano de Zaragoza. De 1966 a 1971 cursa sus estudios de bachillerato en el Seminario Menor. En 1972 pasa al Seminario Mayor donde estudia COU y como es demasiado joven para iniciar los Estudios Eclesiásticos los formadores le recomiendan que inicie la Etapa Introductoria y estudie Magisterio en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de Educación General Básica “Virgen del Pilar” que se hallaba ubicada en el mismo edificio del Seminario. En 1974 inicia sus Estudios Eclesiásticos en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). - En 1977 va a Salamanca al Aspirantado “Maestro Ávila”, ¾casa de formación que los Sacerdotes Operarios tienen en España¾, donde cursa los tres últimos años de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca. Posteriormente realiza estudios de licenciatura en Filosofía y Ciencias de la Educación en la Universidad Civil de Salamanca. - A los 23 años, el día 19 de marzo de 1980, es ordenado sacerdote por Mons. Antonio Vilaplana Molina en Plasencia (Cáceres) donde había sido enviado por los Superiores de la Hermandad para realizar la Etapa de Pastoral como formador y profesor en el Seminario Menor de dicha Diócesis. - Al finalizar el curso 1979/80 es destinado al Seminario de Tarragona. Desde 1980 a 1985 desempeña su labor formativa en el Seminario Menor como responsable de los seminaristas y como tutor y profesor del Colegio-Seminario. - En 1985 es nombrado Rector del Aspirantado Menor de Salamanca. Colabora como profesor y tutor en el Colegio “Maestro Ávila” impulsando el trabajo de pastoral juvenil y vocacional con los alumnos y profesores del mismo colegio. - En julio de 1990, en la XVIII Asamblea General, es elegido miembro del Consejo Central y se le responsabiliza de la Coordinación Pastoral de la Hermandad. Durante este tiempo coordina la preparación y dirección de los Cursos para Formadores de Seminarios que se impartieron en Buenos Aires (Argentina), en Caracas (Venezuela), en Lima (Perú); colaboró en el diseño del Curso para Formadores de Seminarios organizado por la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española que se viene celebrando durante el verano en Santander; y colabora como profesor en el Curso para Formadores de Seminarios de lengua española-portuguesa, organizado por la Congregación para la Educación Católica, que se imparte en el Pontificio Colegio Español de San José y en el que participan formadores de diferentes países Lati­noamericanos. En 1994 participa en Itaicí (Brasil) en el I Congreso Continental Latinoame­ricano de Vocaciones. - En julio de 1996, en la XIX Asamblea General es elegido Director General de la Hermandad de Sacerdotes Operarios hasta el año 2002. En 1997 participa en el Congreso sobre secularidad del presbítero diocesano organizado por la Comisión Episcopal del Clero de la Conferencia Episcopal Española. – En julio de 2002, en la XX Asamblea General, celebrada en el Pontificio Colegio Español de San José de Roma (Italia) es reelegido por mayoría absoluta en primera votación. −El pasado 22 de mayo de 2008 la Hermandad ha recibido de la Santa Sede la aprobación como Asociación Sacerdotal de Derecho Pontificio, tal como soñó desde el comienzo Mosén Sol. Y en julio de 2008, por coincidir con el 125 aniversario de la Fundación de la Hermandad y el I Centenario de la muerte del Beato Manuel Domingo y Sol, se celebrará en Tortosa la XXI Asamblea General. – En septiembre de 2008, al concluir su mandato como Director General, es nombrado Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española. – El 2 de agosto de 2013 es nombrado Rector del Pontificio Colegio Español de San José en Roma por la Congregación del Clero. – El 27 de diciembre de 2014 es nombrado por el Papa Francisco Obispo de Barbastro-Monzón.