De ti procede el perdón

Mons. Vicente Jiménez          Queridos diocesanos:            Vamos avanzando en el camino cuaresmal hacia la Pascua de Resurrección. El Papa Francisco ha publicado el Mensaje para la Cuaresma de este año 2018 titulado: “Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría” (Mt 24, 12). El Papa nos advierte de los falsos profetas que, asumiendo una variedad de formas, quieren apagar el amor en nosotros. Esto provoca consecuencias nefastas: violencia que se dirige contra aquellos que no corresponden con lo que nos esperamos, la creación atropellada y profanada, las comunidades envenenadas por el egoísmo, el pesimismo y la tentación de aislarse. El tiempo de Cuaresma se convierte en una oportunidad propicia para contrarrestar este enfriamiento de la caridad con el remedio de la oración, la limosna y el ayuno, para que nuestro corazón vuelva a arder de fe, esperanza y caridad, a la luz de la Palabra de Dios, fuerza viva que nos permite vivir la dimensión del encuentro en la única familia humana.

“24 horas para el Señor”en la Catedral Basílica del Pilar y en la Basílica de Santa Engracia

El Papa Francisco propone un año más en esta Cuaresma para toda la Iglesia la iniciativa “24 horas para el Señor” en un contexto de adoración eucarística. “En el 2018 tendrá lugar el viernes 9 y el sábado 10 de marzo, inspirándose en las palabras del Salmo 130, 4: “De ti procede el perdón”. En cada diócesis, al menos una iglesia permanecerá abierta durante 24 horas seguidas, para permitir la oración de adoración y la confesión sacramental”.

Para secundar esta iniciativa del Papa, en comunión con el Santo Padre y con toda la Iglesia, he determinado que en nuestra Diócesis las iglesias designadas sean: la Catedral Basílica de Nuestra Señora del Pilar y la Basílica de Santa Engracia en nuestra ciudad de Zaragoza, desde la tarde del viernes, día 9 hasta el sábado, 10 de marzo, según programa y horarios que se anunciarán oportunamente.

Exhortamos, además, que en todas las parroquias e iglesias abiertas al culto de toda la Diócesis se establezcan horarios adecuados, según las posibilidades, para facilitar a los fieles la celebración del sacramento de la confesión y la adoración eucarística.

La Confesión, sacramento de la misericordia

La Cuaresma de este año 2018 debe ser una ocasión privilegiada para volver a proponer, como un tema central de la pastoral, el sacramento de la Reconciliación, de modo que se descubra su belleza y eficacia para la renovación personal y comunitaria. El sacramento de la Penitencia nos hace experimentar el gozo de la misericordia de Dios. Una verdadera renovación de la pastoral de la Penitencia exige respetar la doctrina y la disciplina penitencial de la Iglesia prescrita en el nuevo Ritual de la Penitencia promulgado por el Papa Pablo VI después del Concilio Vaticano II. El Catecismo de la Iglesia Católica nos recuerda también la doctrina y las normas de la Iglesia (cfr. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1480-1484). La observancia fiel de las normas y disciplina de la Iglesia es signo de comunión eclesial.

Espero y deseo que sacerdotes, miembros de vida consagrada y fieles laicos comprendamos, con la mente y el corazón, el misterio del sacramento de la Penitencia, en el que experimentamos como hijos pródigos el abrazo del Padre (cfr. Lc 15, 11-32), la alegría del encuentro con Dios, que nos otorga su perdón mediante la absolución del sacerdote, ministro de la misericordia, y crea en nosotros un corazón y un espíritu nuevos, para que podamos vivir la existencia reconciliada con Dios, con nosotros mismos y con los demás, llegando a ser capaces de pedir perdón, perdonar y amar.

En esta Cuaresma y, de modo especial los días 9 y 10 de marzo, en el espíritu de la iniciativa del Papa Francisco “24 horas para el Señor”, ruego encarecidamente a los sacerdotes de nuestra Diócesis de Zaragoza, dotados de las oportunas facultades para oír confesiones, que, movidos por la caridad pastoral, se presten con ánimo pronto y generoso a confesar, para que los fieles tengan un acceso más fácil al perdón divino, que se consigue con el poder de las llaves de la Iglesia.

San Juan Pablo II, en la Carta apostólica Novo Millennio Ineunte, señalaba como una de las prioridades pastorales al comienzo del nuevo milenio, el sacramento de la Reconciliación: “Deseo pedir, además, una renovada valentía pastoral para que la pedagogía de la comunidad cristiana sepa proponer de manera convincente y eficaz la práctica del sacramento de la Reconciliación […] ¡No podemos rendirnos, queridos hermanos sacerdotes, ante las crisis contemporáneas!” (Novo Millennio Ineunte, n. 37).

El Miércoles de Ceniza escuchábamos estas palabras de San Pablo: “En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios” (2 Cor 5, 20). Ojalá que en este tiempo de gracia y salvación todos nos acerquemos con fe y devoción al sacramento de la Penitencia para experimentar la gracia del perdón y el don de la misericordia, y celebrar así dignamente la Pascua.

Con mi afecto y bendición,

+ Vicente Jiménez Zamora
Arzobispo de Zaragoza

Mons. Vicente Jiménez Zamora
Acerca de Mons. Vicente Jiménez Zamora 248 Articles
Mons. D. Vicente Jiménez Zamora nace en Ágreda (Soria) el 28 de enero de 1944. Fue ordenado sacerdote diocesano de Osma-Soria el 29 de junio de 1968. Es licenciado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, en Teología Moral por la Pontificia Universidad Lateranense de Roma y en Filosofía por la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino de Roma. CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal y episcopal está unido a su diócesis natal, en la que durante años impartió clases de Religión en Institutos Públicos y en la Escuela Universitaria de Enfermería, además fue profesor de Filosofía y de Teología en el Seminario Diocesano. También desempeñó los cargos de delegado diocesano del Clero (1982-1995); Vicario Episcopal de Pastoral (1988-1993); Vicario Episcopal para la aplicación del Sínodo (1998-2004) y Vicario General (2001-2004). Fue, desde 1990 hasta su nombramiento episcopal,abad-presidente del Cabildo de la Concatedral de Soria. El 12 de diciembre de 2003 fue elegido por el colegio de consultores administrador diocesano de Osma-Soria, sede de la que fue nombrado obispo el 21 de mayo de 2004. Ese mismo año, el 17 de julio, recibió la ordenación episcopal. El 27 de julio de 2007 fue nombrado Obispo de Santander y tomó posesión el 9 de septiembre de 2007. Desde el 21 de diciembre de 2014 es Arzobispo de Zaragoza, tras hacerse público el nombramiento el día 12 del mismo mes. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro del Comité Ejecutivo desde el 14 de marzo de 2017. Además, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales para la Doctrina de la Fe (2007-2008) y Pastoral Social (2008-2011). Desde 2011 era presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, tras ser reelegido para el cargo el 13 de marzo de 2014. El sábado 29 de marzo de 2014 la Santa Sede hizo público su nombramiento como miembro de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.