Renovar el compromiso de conversión a Dios

Mons. Casimiro López Llorente               La llamada apremiante de Jesús a la conversión no ha dejado de sonar desde aquel “primer” discurso suyo hasta nuestros días. “Convertíos y creed en el Evangelio”: así comienza Jesús su predicación según el Evangelio de San Marcos (1,15).

Puede que la llamada a la conversión nos resulte tan conocida que la escuchemos con indiferencia. Puede que nos hayamos instalado de tal modo en un estilo de vida alejado de Dios, que ya no sintamos necesidad de conversión, porque ya no sentimos necesidad de Dios. No es fácil, ciertamente, creer en un ambiente social y cultural de indiferencia religiosa y de hostilidad hacia el cristianismo, en un contexto que favorece y promueve la incredulidad, la indiferencia religiosa, el abandono de la fe y de la práctica cristiana. Pero el enfriamiento y alejamiento de la fe y vida cristianas no son consecuencia de corrientes sociales o culturales, sino la falta de una fe personal y viva en Dios, de modo que Él sea de verdad el centro de nuestra vida.

Según Benedicto XVI el núcleo de las tres tentaciones que sufre Jesús en el desierto es la tentación de ponerse uno mismo en el lugar de Dios, suprimiéndole de la propia existencia y haciéndole parecer superfluo. Cada uno debería preguntarse qué puesto tiene Dios en su vida, y si Él es el Señor de su vida o lo es el mismo. Si somos sinceros, reconoceremos que con frecuencia Dios es el gran ausente en nuestro vivir cotidiano.

Convertirse es superar la tentación de desalojar a Dios de nuestra vida para volver al orden justo de prioridades. Convertirse es dar a Dios el primer lugar, un camino que cada cristiano debe recorrer siempre de nuevo. Convertirse significa seguir a Jesús de manera que su Evangelio sea guía concreta de la vida; significa dejar que Dios nos transforme, dejar de pensar que somos nosotros los únicos constructores de nuestra existencia; significa reconocer que somos creaturas, que dependemos de Dios, de su amor, y sólo ‘perdiendo’ nuestra vida en Él podemos ganarla. Esto exige tomar nuestras decisiones a la luz de la Palabra de Dios y renovar cada día la opción de ser cristiano, dar a Dios el primer lugar, frente a las tentaciones que una cultura secularizada y el pensamiento único le propone continuamente, y frente al juicio crítico y displicente de muchos contemporáneos.

Nuestra conversión a Dios comienza por avivar nuestra fe en Dios mediante un  encuentro o reencuentro personal con su Hijo Jesucristo que nos lleve a la adhesión de mente y de corazón a Él y a su Palabra. Sin adhesión personal a Dios, a su Hijo Jesucristo y a su Evangelio no se dará el necesario cambio de mente y de corazón, y la consiguiente conversión de nuestros caminos desviados. A la vez, el cambio moral de vida será el signo de la veracidad y del grado de nuestra fe. Una fe sin obras es una fe muerta. Las obras que muestran que la fe está viva es el amor a Dios en el cumplimiento de sus mandamientos que lleva necesariamente al amor, a la caridad con el prójimo.

Renovemos en esta Cuaresma nuestro compromiso de conversión para abandonar la propia suficiencia y la falsa seguridad en sí mismo y en los propios caminos en la búsqueda de libertad y de felicidad para retornar a Dios. Nuestro hombre interior debe prepararse para ser visitado por Dios, superar la tendencia a cerrarnos en nosotros mismos y hacer espacio a Dios, mirando con sus ojos la realidad cotidiana.

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Mons. Casimiro Lopez Llorente
Acerca de Mons. Casimiro Lopez Llorente 349 Artículos
Nació en el Burgo de Osma (Soria) el 10 de noviembre de 1950. Cursó los estudios clásicos y de filosofía en el Seminario Diocesano de Osma-Soria. Fue ordenado sacerdote en la Catedral de El Burgo de Osma el 6 de abril de 1975. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y en 1979 la Licenciatura en Derecho Canónico en el Kanonistisches Institut de la Ludwig-Maximilians Universität de Munich (Alemania). En la misma Universidad realizó los cursos para el doctorado en Derecho Canónico. El 2 de febrero de 2001 fue nombrado Obispo de Zamora. Recibió la Ordenación episcopal el 25 de marzo de 2001. En la Conferencia Episcopal es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos y Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis.