Dependen de Nosotros

Mons. Jaume Pujol           Coincidencias de calendario me llevan a tratar hoy de dos Jornadas distintas pero que tienen mucho en común. Son la dedicada a Manos Unidas y a la Jornada Mundial del Enfermo. El nexo entre ambas es que tanto los pobres del mundo como los enfermos necesitan que alguien les ayude. Requieren solidaridad y dependen de nosotros.

Comparte lo que importa» dice el lema de este año de Manos Unidas. ¿Y qué es lo que importa?: la dignidad de la persona. En pleno siglo XXI millones de personas padecen hambre, mueren de hambre incluso.

No son seres de lugares desconocidos, sino de países situados a pocas horas de avión, habitantes de la «casa común» en que se ha convertido la humanidad por efecto de las nuevas tecnologías que permiten hablar de la aldea global; una aldea en la que hay de sobras medios para remediar el hambre y combatir con notable eficacia enfermedades comunes.

Unas personas de esta aldea dependen de otras. Ocurre en el Tercer Mundo, pero también en nuestro entorno inmediato, sea porque carecen de lo más necesario, o porque se encuentran enfermas.

La jornada dedicada a los enfermos se inspira este año en unas palabras del Evangelio. Son las que pronunció Jesucristo en la cruz cuando, dirigiéndose a su madre, dice: «Aquí tienes a tu hijo», y mirando al apóstol Juan: «Aquí tiene a tu madre». La Virgen María comienza así su misión en la primera comunidad de cristianos, y San Juan representa la Iglesia, beneficiaria de la redención y de los cuidados maternales de María.

Sí, unas personas están llamadas en distintos momentos de sus vidas a cuidar de otras, o a dejarse cuidar ellas mismas en el aspecto espiritual, pero también en sus mismos sufrimientos físicos.

Esta vocación eclesial de ayuda a los enfermos ha caracterizado siempre a la Iglesia, que ha sido históricamente la que construyó los primeros hospitales —como el de San Pablo y Santa Tecla en Tarragona— cuando los gobiernos estaban aún lejos de instaurar un servicio estatal de salud. Son muy numerosos los fundadores de instituciones eclesiales que pusieron en pie comunidades religiosas al servicio de los que padecen problemas físicos o psíquicos, sean ancianos, personas discapacitadas, enfermos crónicos…

Al terminar las celebraciones eucarísticas en el hospital Juan XXIII se reza una bella oración en la que se evoca a los enfermos y a quienes los cuidan. En este sentido aprovecho para expresar mi gratitud a médicos, enfermeras, sacerdotes, miembros de la pastoral de la salud de las parroquias y a cuantos llevan a la práctica la idea de que nuestros hermanos dependen de nosotros.

† Jaume Pujol Balcells
Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.