Comparte lo que importa

Mons. Julián Ruiz Martorell          Queridos hermanos en el Señor:        Os deseo gracia y paz.         Compartir establece un vínculo entre personas. Se puede compartir el tiempo, las capacidades, las cualidades personales, las habilidades naturales o adquiridas, lo que se tiene y, fundamentalmente, lo que se es.

Estamos acostumbrados a un ritmo de aparente comunicación en el que se comparten informaciones innecesarias, datos que no interesan. Hay un deseo de estar siempre en contacto, pero los lazos son efímeros y las relaciones superficiales. Se suele compartir lo prescindible. Manos Unidas nos exhorta a compartir lo que importa. Por ello acogemos con entusiasmo y ánimo comprometido la campaña de este año.

Cuando prestamos atención a las noticias que nos llegan a través de los medios de comunicación social, percibimos un abismo creciente entre un grupo de sociedades selectas y una mayoría de pueblos oprimidos por la injusticia, devastados por las catástrofes naturales, el hambre, la malnutrición, las epidemias, las enfermedades endémicas, la carencia de condiciones higiénicas y sanitarias para el desarrollo armónico de la salud.
El cambio climático y los conflictos violentos han contribuido lamentablemente a aumentar el número de personas hambrientas en el mundo. En el año 2016 llegaban hasta casi 815 millones de personas, 40 millones más que en 2015.

En la Encíclica Laudato si`, el Papa Francisco nos exhorta a “pasar del consumo al sacrificio, de la avidez a la generosidad, del desperdicio a la capacidad de compartir” (nº 9).

Y nos recuerda la legislación del Antiguo Testamento que establecía: “Aquellos que cultivaban y custodiaban el territorio tenían que compartir sus frutos, especialmente con los pobres, las viudas, los huérfanos y los extranjeros: «Cuando coseches la tierra, no llegues hasta la última orilla de tu campo, ni trates de aprovechar los restos de tu mies. No rebusques en la viña ni recojas los frutos caídos del huerto. Los dejarás para el pobre y el forastero» (Lv 19,9-10)” (Laudato si`, 71).

Crece la inseguridad alimentaria en los países sacudidos por conflictos bélicos. Es vital continuar con los esfuerzos humanitarios para compartir alimentos con las comunidades que sufren hambre y por mantener y preservar sus medios de subsistencia.

No podemos acostumbrarnos a escuchar reiteradamente los nombres de países como Afganistán, Burundi, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Guinea Bissau, Haití, Irak, Líbano y los refugiados sirios, Liberia, Malí, Somalia, Sudán del Sur, Siria, Ucrania, Yemen, la zona transfronteriza del lago Chad, India, Etiopía, El Salvador, Perú y muchos otros países de África, América, Asia y Oceanía. Ya es hora de que dejemos de asociar estos países a necesidad, penuria y hambre. Estos nombres tienen que sonarnos a fraternidad y a convivencia, a salud y vida.

No debemos olvidar los rostros de tantos niños, adolescentes, jóvenes, adultos y ancianos que necesitan todo porque no poseen nada material, pero que tienen una gran dignidad que merece nuestra consideración, nuestro respeto y nuestra colaboración.

Es preciso compartir lo que importa. Es necesario dejar de perder el tiempo en comunicaciones inútiles para dedicarnos a unir nuestras manos con miles de personas generosas que, cada día, declaran la guerra al hambre.

La capacidad de compartir crece y se desarrolla. Se incrementa con cada gesto de ayuda. Se difunde con nuevas actitudes de consumo. Aumenta cuando distinguimos entre lo que importa y lo que es accesorio y prescindible.

Recibid mi cordial saludo y mi bendición.

 

+ Julián Ruiz Martorell,

Obispo de Huesca y de Jaca

Mons. Julián Ruiz Martorell
Acerca de Mons. Julián Ruiz Martorell 360 Articles
D. Julián RUIZ MARTORELL nació en Cuenca el 19 de enero de 1957. Desde pequeño vive en Zaragoza. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza, siendo alumno del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). Fue ordenado sacerdote en Zaragoza el 24 de octubre de 1981. Encargos pastorales desempeñados: 1981-1983: Ecónomo de Plasencia de Jalón y Encargado de Bardallur; 1983: Encargado de Bárboles, Pleitas y Oitura; 1983-1988: Durante sus estudios en Roma, Capellán de las Religiosas "Battistine"; 1988-1993: Adscrito a la Parroquia de Santa Rafaela María, en Zaragoza; 1991-2005: Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar"; 1994-2010: Capellán de la comunidad religiosa del Colegio Teresiano del Pilar; 1998-2005: Director del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón; 1999-2005: Director del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín"; 2007-2010: Delegado de Culto y Pastoral de El Pilar. Fue nombrado obispo de Huesca y de Jaca el 30 de diciembre de 2010. En ese momento desempeñaba los siguientes cargos y tareas: Profesor de Sagrada Escritura del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (1988), del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar" (1988) y del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín" (1988); Miembro del Consejo Diocesano de Pastoral (1993); Miembro del Consejo Presbiteral (1998); Canónigo de la Catedral Basílica "Nuestra Señora del Pilar" de Zaragoza (2004); Miembro del Colegio de Consultores (2005) y Secretario del Consejo Presbiteral; y Vicario General de la Archidiócesis (2009). Fue ordenado obispo en la S. I. Catedral de Huesca el 5 de marzo de 2011. Tomó posesión de la diócesis de Jaca al día siguiente en la S. I. Catedral de esta diócesis.