“#Enredados: Exposición vocacional”

Mons. Amadeo Rodríguez                 Queridos jóvenes:

  1. Si venís por Jaén, os invito a visitar el Seminario. Muchos de vosotros sabéis que es un precioso edificio siempre lleno de vida: en él viven los seminaristas que ahora nos está dando el Señor. También, en otro ala de ese gran edificio viven sacerdotes, la mayoría completando el tiempo que el Señor les concede, con una vida en común santa, fraterna, unos aún con algún ministerio y otros apoyando la pastoral de la Diócesis con mucha oración. Esa gran casa que es el Seminario se llena de vida, además, todos los fines de semana con muchas actividades diocesanas, en la mayoría de las ocasiones tres o cuatro a la vez. Es, por tanto, una casa abierta a todos, y muy frecuentada y conocida de muchos.

 

  1. Ahora, y durante un año, al menos, el Seminario está especialmente abierto a vosotros los adolescentes y jóvenes. Por él están pasando cientos de chicos y chicas como vosotros, para participar en una preciosa exposición vocacional, que hemos organizado para acogeros en esa que es también vuestra casa, y si queréis y os entendéis con Jesús, podría ser la casa de algunos de vosotros en la que poder realizar su vocación en el futuro. Os hemos llamado con esta invitación: “Visita Nuestro Seminario y Enrédate con Nosotros”. #ENREDADOS, es el título de la Exposición Vocacional.

 

  1. Cuando chicos y chicas llegan en grupos, acompañados por sacerdotes, profesores o sus catequistas, se entra en un enredo provocador, sobre todo, por lo sugerente y bello de los paneles, con imágenes y textos, que os vais a encontrar distribuidos por todo el Seminario. Seréis acogidos en una de las puertas, desde la que se inicia un largo recorrido hasta la Capilla mayor, en la que os espera Jesucristo para un diálogo íntimo y personal en el que puede pasar de todo, naturalmente siempre bueno para vuestro presente y futuro. A la primera que os vais a encontrar es a la Madre de la casa, la Inmaculada Concepción, que os acogerá y os dirá: “Yo os llevo hasta Jesús, haced lo que él os diga”.

 

  1. Desde el primer momento del itinerario, el mensaje es que descubráis que la vida es vocación, es una llamada del Señor que se concreta de muchas maneras, tal y como lo muestran los testigos con los que os encontraréis en bellos y sugerentes paneles. En todo el recorrido se os ofrece una preciosa catequesis vocacional, que os propone que enredéis la vida en un camino de felicidad.

 

  1. Durante todo el recorrido hablaréis con los testigos del Señor, y con el mismo Jesús, con el lenguaje y los medios que hoy más usáis los jóvenes, las redes sociales. Empezaréis usando INSTAGRAM para compartir imágenes sobre la vida y la misión de un sacerdote, de cualquiera, aunque os encontréis con rostros muy conocidos. Luego, de pronto, recibiréis diversos WHATSAPP, y es en ellos en los que vais a descubrir por qué camino el Señor os quiere hacer felices. Los modelos a seguir en este primer paso de la exposición son patriarcas y profetas del Antiguo Testamento. Son el pasado, pero no son viejos; entre otros te encontrarás con el joven Samuel con el que aprenderás a decir: “Aquí estoy, Señor”.

 

  1. Para hacer un descanso y asimilar tantas y tan impactantes imágenes como habéis visto, os sentaréis ante un video en EL YOUTUBE de los “enredados”. En él se desarrolla una conversación entre un grupo de amigos, y finaliza con un mensaje del Papa Francisco. Juntos descubriréis que Dios está detrás de cada llamada vocacional. Es una invitación sentir que Dios os llama.
  2. Enseguida os encontraréis de nuevo con la Virgen María; ahora para contemplar cómo Ella respondió con un SÍ a la llamada de Dios y lo mantuvo a lo largo de toda su vida. Y como la Virgen siempre es atractiva, se os va a pedir que escribáis el TWEETS que a cada uno se os ocurra sobre ella. Con esas frases juveniles de amor y fervor hacia la Madre se hace un precioso mural, en el que se compone una bella y juvenil imagen de la Virgen María.

 

  1. Enseguida se os preguntará: ¿Conoces el FACEBOOK de Jesús? En él se presenta el perfil de sus amistades, en tres grupos de santos que vivieron y murieron en su amistad. Hay que conocerlos bien uno a uno. Entre todos completan el perfil de la santidad, la vocación de las vocaciones. Todos esos santos son muy atractivos y cada uno ha seguido a Jesús en el modo de vida que les ha correspondido. Los hay que fueron sus contemporáneos y, sobre todo, los hay de esta tierra jiennense andaluza, todos los que han sido beatificados y canonizados. Naturalmente los hay también de entre los que hoy se sienten llamados a la santidad. Con el rostro de todos ellos se forma una bella imagen de Jesús y, si sabéis mirar, seguro que también allí estará vuestro rostro. Entre todos los modos de seguir a Jesús, se descubre el sacerdocio, por eso ahora conoceréis personalmente a un grupo de jóvenes que han seguido la llamada de Jesús y están dispuesto a seguirle para servir a sus hermanos; son los seminaristas.

 

  1. Enseguida se entra en la capilla, donde agregarás a tu MESSENGER a Jesús, y podrás hablar con él. Esto ya es muy personal. Primero escucharás las palabras del Señor: “Rema mar adentro y echad las redes”. Las escucharás y las veras bellamente representadas. Es así como te enredarás con él. Al abrir el corazón y dejar que penetre hasta el fondo de tu alma estas palabras de Jesús, puedes iniciar un sincero y sentido diálogo con él, en el que le pedirás por diversas formas de desarrollar tu vocación: al matrimonio y a la familia cristiana, al sacerdocio, al compromiso misionero, a la vida consagrada. Y finalizarás el recorrido rezando, junto a los que te han acompañado, una oración que ha rezado y ha escrito el obispo Amadeo para pedirle a Jesús el Buen Pastor mucha generosidad en los jóvenes para la escucha y el seguimiento de la llamada de Jesús.

Si te atreves a acoger esta invitación que te hago, ven, entra, camina pregunta, busca, reza y descubrirás cómo vivir enredado o enredada en el seguimiento de Jesucristo.

 

Con mi afecto y bendición

+Amadeo Rodríguez Magro
Obispo de Jaén

 

Mons. Amadeo Rodríguez
Acerca de Mons. Amadeo Rodríguez 176 Articles
Mons. Amadeo Rodríguez Magro nació el 12 de marzo de 1946 en San Jorge de Alor (Badajoz). Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Badajoz, del que luego sería formador. Recibió la ordenación sacerdotal el 14 de junio de 1970. Su primer destino pastoral fue de coadjutor de la parroquia emeritense de San Francisco de Sales (1970-1974), de la que posteriormente sería párroco (1977-1983). Tras obtener la licenciatura en Ciencias de la Educación (sección Catequética) en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma (1983-1986), D. Amadeo fue nombrado por su Obispo, D. Antonio Montero, vicario episcopal de Evangelización y director de la Secretaría Diocesana de Catequesis (1986-1997), siendo también designado vicario territorial de Mérida, Albuquerque y Almendralejo; y finalmente vicario general (1996-2003). Fue además secretario general del Sínodo Pacense (1988-1992) y secretario de la conferencia de Obispos de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz (1994-2003). En 1996 fue nombrado canónigo de la Catedral de Badajoz, cuyo cabildo presidió de 2002 a 2003. Realizó su labor docente como profesor en el Seminario, en el Centro Superior de Estudios Teológicos, en la escuela diocesana de Teología para Laicos (1986-2003) y de Doctrina Católica y su Pedagogía en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura (1987-2003). También formó parte del consejo asesor de la Subcomisión Episcopal de Catequesis de la Conferencia Episcopal Española. El 3 de julio de 2003 San Juan Pablo II le nombra obispo de Plasencia y recibe la ordenación episcopal en la Catedral de Plasencia el 31 de agosto de 2003. En la Conferencia Episcopal Española es el vicepresidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y presidente de la Subcomisión Episcopal de Catequesis desde 2014, de la que ya era miembro desde 2003. También ha formado parte de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias de 2005 a 2011. El 9 de abril de 2016 se hizo público su nombramiento como obispo de Jaén. Tomó posesión de su cargo el día 21 de mayo de 2016.