Mons. Sánchez Monge, obispo de Santander: “Don Marcelo tenía una personalidad deslumbrante”

Se acaba de cumplir un siglo del nacimiento en el vallisoletano municipio de Villanubla de don Marcelo González Martín, cardenal y primado en Toledo y, junto al cardenal Tarancón, la figura de referencia de la Iglesia durante la Transición.

Fue hijo eminente de nuestra provincia, de nuestra Diócesis y de nuestro presbiterio diocesano y es para nosotros motivo de orgullo honrar su memoria”, enfatizó el arzobispo de Valladolid, el cardenal Ricardo Blázquez, que ese día presidió en la Basílica Santuario de la Gran Promesa la Eucaristía conmemorativa de la efeméride el pasado 16 de enero.

El obispo de Santander, Mon. Manuel Sánchez Monge, amigo y vecino de don Marcelo, concelebró la Santa Misa junto al arzobispo de Valladolid.

¿Qué relación le unía a don Marcelo González?

Soy natural de Fuentes de Nava y en ese pueblo de Palencia nació su madre y desde que estaba en Toledo, como arzobispo primero y luego cardenal, y en su jubilación, pasó allí las vacaciones.

¿Qué rasgos destacaría de la figura de don Marcelo?

Desde que le conocí y comencé a tratarle supe que me encontraba delante de una gran personalidad. Era de las personas que destacan. Tenía una personalidad deslumbrante y arrolladora y también un gran humanismo. De Valladolid, destacaría su vinculación a Cáritas y Acción Católica y su implicación en la construcción del barrio de San Pedro Regalado, una vertiente social que desarrolló también en Astorga. En Toledo, además, logró impulsar el Seminario de forma muy notable.

¿Qué representó su figura en el momento histórico que le tocó vivir?

Destacó en el Concilio por una intervención sobre la vida de los sacerdotes y el Papa Pablo VI le nombró obispo de Barcelona, donde tuvo dificultades pero sacó muchas cosas adelante (el Seminario llegó a ser Facultad de Teología). Fue una figura señera en la interpretación y puesta en práctica del Concilio Vaticano II, aunque apostó por una interpretación pausada del mismo.

¿Cuál diría usted que es su principal legado?

Desde que empezó a destacar como sacerdote y canónigo en Valladolid yo, con once años, iba de la mano de mi padre a escuchar sus sermones. La misa de una en la Catedral se hizo famosa en todo Valladolid. Tenía una personalidad con muchas dimensiones. Fue un hombre muy de Jesucristo y muy de la Iglesia: lo podemos constatar en sus escritos, compendiados en ocho o diez volúmenes editados por el Instituto Teológico y la Diócesis de Toledo, y en sus páginas transpira ese amor a Cristo y a la Iglesia.

¿Con qué ojos cree que miraría don Marcelo la Iglesia de hoy?

Él siempre fue un hombre con visión de futuro. No puedo por menos de recordar una anécdota: Cuando en la sala capitular de Toledo se puso el cuadro de su retrato y él, ya jubilado, con una salud regular y sin resistir mucho tiempo de pie, nos dirigió un discurso con toda la fuerza que siempre tuvo. Invitaba a la Diócesis de Toledo a abrirse a Asia, para que los de allí pudieran desplazarse hasta Toledo para estudiar y formarse. Porque África le parecía que era poco y creía que tenían que abrirse a ese nuevo horizonte. Era un hombre, que a pesar de que algunos le pudieran tener por tradicional, muy abierto, que tuvo interesantes iniciativas pastorales, de mucha apertura y que no miraba atrás con nostalgia sino que trabajaba y miraba hacia adelante. Ahora tendría propuestas nuevas e interesantes, sin duda.

(Archidiócesis de Valladolid)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41895 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).