Una vida por Dios

Mons. Jaume Pujol           El padre Agustí Altisent, que pasó más de media vida siendo monje de Poblet, se preguntaba si el aislamiento en que viven los religiosos no podía llevar al espíritu a encerrarse también en sí mismo, por falta de estímulos exteriores y contactos estimulantes del pensamiento. Pero añadía que en el «mundo», es decir en Barcelona, Cornellà, Madrid, Salou o la Costa Brava, ¡cuánta gente vive atascada! Y concluía: «El aislamiento puede atontar, pero el barullo continuo también.»

Me parece que el peligro de nuestra sociedad no se encuentra en los ratos o los espacios de soledad o de meditación tranquila, sino más bien en el ajetreo sin tregua en que vivimos, sometidos a una incesante lluvia de informaciones y emociones que nos llegan vía televisión, redes sociales o por el móvil. Casi podríamos decir que nos encontramos en riesgo de perder el hábito de pensar.

Esta puede ser una causa de que florezcan pocas vocaciones a una vida consagrada. El Papa Francisco, hace un año, señaló tres factores que dificultan la entrega a Dios por completo y la fidelidad perseverante.

El primer factor que no ayuda a mantener la fidelidad, –señaló– es la tendencia que impulsa lo provisorio, que puede conducir a vivir a la carta y a ser esclavos de las modas, alimentando el consumismo, que olvida la belleza de la vida sencilla y austera, y que provoca un gran vacío existencial, con un fuerte relativismo, con valores ajenos al Evangelio.

En el segundo punto el Papa se refirió a los desafíos que afronta la juventud: «Hay jóvenes maravillosos y no son pocos. Pero, también entre los jóvenes hay muchas víctimas de la lógica de la mundanidad, que se puede sintetizar así: búsqueda de éxito a cualquier precio, del dinero fácil y del placer fácil».

El tercer factor, proviene del interior de la vida consagrada, donde «al lado de tanta santidad no faltan situaciones de contra-testimonio». El Santo Padre reiteró la centralidad de Jesús, en la misión profética de los consagrados: «Si la vida consagrada quiere mantener su misión profética y su fascinación y seguir siendo escuela de fidelidad para los cercanos y los lejanos debe mantener el frescor y la novedad de la centralidad de Jesús, la atracción de la espiritualidad y la fuerza de la misión, mostrar la belleza del seguimiento de Cristo e irradiar esperanza y alegría».

Al expresar mi gratitud a tantas personas de vida consagrada en distintos carismas, pido a Dios que florezcan nuevas vocaciones para bien de toda la sociedad de la que son fermento impagable en su siembra de oración, paz y alegría.

† Jaume Pujol Balcells
Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.
leo diam libero vulputate, sit at dictumUA-57383647-1