Damos gracias a Dios por la Vida Consagrada

Mons. Rafael Zornoza       “La vida Consagrada, encuentro con el Amor de Dios” es el lema de esta Jornada que celebramos hoy. Se presenta como una “nueva ocasión de entrar en lo íntimo de uno mismo, para ver qué es lo esencial, lo más importante para nosotros, y qué nos está distrayendo del amor y por tanto nos impide ser felices. El amor de Dios es fiel siempre, no desilusiona, no defrauda” (Mensaje de la Comisión para la Vida Consagrada).

Las personas consagradas a Dios nos ofrecen a los demás el testimonio vivo de que el encuentro con Dios es posible en todo lugar y época, de que su amor llega a todo rincón de la tierra y del corazón humano. La vida consagrada es la respuesta del encuentro personal con Dios, que se hace envío y anuncio. Esta Jornada debe ser, por consiguiente, una ocasión para promover el conocimiento y la estima de la vida consagrada como forma de vida que asume y encarna el encuentro con el Amor de Dios y con los hermanos.

En esta Jornada los consagrados, los religiosos y las religiosas, renuevan su respuesta a la elección de Dios, y salen al encuentro del Señor con la luz de la Fe, la fuerza de la Esperanza y el fuego del Amor que el Padre ha encendido en nuestros corazones.

Demos gracias a Dios por todas las personas de especial consagración, que desde las diversas vocaciones y formas de vida y servicio son presencia elocuente del Amor de Dios en el mundo. Ahora, ellos desean renovar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso. La diversidad de carismas en las distintas formas de consagración pone de manifiesto la múltiple gracia con que el Dios ha querido embellecer a su Iglesia. Gracias a su respuesta entregada a Cristo –siempre pobre, casto y obediente al Padre—  son atendidos innumerables enfermos, marginados, ancianos o niños, en hospitales, albergues, escuelas, misiones por el mundo entero. Renuevan hoy en sus vidas el fuego ardiente del encuentro primero para caminar presurosos tras sus huellas como auténticos discípulos. Que Dios les conceda la adhesión del corazón al Evangelio y la comunión sin fisuras con nuestra Madre la Iglesia.

Jesús sigue saliendo a nuestro encuentro por nuestros caminos particulares para darnos la mirada transfigurada que nos cambia la vida y no deja de llamar a lo largo de la historia a hombres y mujeres que, consagrados a él, viven diariamente este encuentro con su Amor. Cada encuentro con Él es nueva ocasión de entrar en lo intimo de uno mismo, para ver qué es lo esencial, lo más importante para nosotros, nuestro único y verdadero tesoro: el amor de Dios siempre fiel, que nunca desilusiona ni defrauda, pues nos despoja de nuestras falsas seguridades, de nuestros prejuicios y pecados.

Renovemos cada uno de nosotros nuestro particular encuentro con el Señor que nos devuelve el sentido de la propia realidad y nos impulsas a narrar a otros las maravillas de este amor; y nos dispone no solo a dar, sino también a recibir de los otros, a compartir, convivir, ayudarnos como una sola familia humana, como hermanos, en las grandes necesidades y en las pequeñas cosas cotidianas. Él, mirándonos a los ojos y amándonos, nos pide que le sigamos, compartiendo con los demás lo que tenemos y lo que somos; llevando así la buena noticia del amor de Dios y proclamando que solo Cristo es nuestra verdadera Riqueza y nuestro bien. Ojala que muchos jóvenes que buscan sin saberlo el amor infinito de Dios y el servicio desinteresado a los demás descubran este nuevo horizonte en sus vidas y, con ello, la entrega decisiva que puede llenarles de la felicidad que nunca pasa.

+ Rafael Zornoza

Obispo de Cádiz y Ceuta

Mons. Rafael Zornoza
Acerca de Mons. Rafael Zornoza 312 Articles
RAFAEL ZORNOZA BOY nació en Madrid el 31 de julio de 1949. Es el tercero de seis hermanos. Estudió en el Colegio Calasancio de Madrid con los PP. Escolapios, que simultaneaba con los estudios de música y piano en el R. Conservatorio de Madrid. Ingresó en el Seminario Menor de Madrid para terminar allí el bachillerato. En el Seminario Conciliar de Madrid cursa los Estudios Teológicos de 1969 a 1974, finalizándolos con el Bachillerato en Teología. Ordenado sacerdote el 19 de marzo de 1975 en Madrid fue destinado como vicario de la Parroquia de San Jorge, y párroco en 1983. Impulsó la pastoral juvenil, matrimonial y de vocaciones. Fue consiliario de Acción Católica y de promovió los Cursillos de Cristiandad. Arcipreste del Arciprestazgo de San Agustín y miembro elegido para el Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Madrid desde 1983 hasta que abandona la diócesis. Es Licenciado en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, donde también realizó los cursos de doctorado. Preocupado por la evangelización de la cultura organizó eventos para el diálogo con la fe en la literatura y el teatro e inició varios grupos musicales –acreditados con premios nacionales e internacionales–, participando en numerosos eventos musicales como director de coros aficionados y profesor de dirección coral. Ha colaborado además como asesor en trabajos del Secretariado de Liturgia de la Conferencia Episcopal. En octubre de 1991 acompaña como secretario particular al primer obispo de la de Getafe al iniciarse la nueva diócesis. Elegido miembro del Consejo Presbiteral perteneció también al Colegio de Consultores. Inicia el nuevo seminario de la diócesis en 1992 del que es nombrado Rector en 1994, desempeñando el cargo hasta 2010. Ha sido profesor de Teología en la Escuela Diocesana de Teología de Getafe, colaborador en numerosos cursos de verano y director habitual de ejercicios espirituales. Designado por el S.S. el Papa Benedicto XVI obispo titular de Mentesa y auxiliar de la diócesis de Getafe y fue ordenado el 5 de febrero de 2006. Hay que destacar en este tiempo su dedicación a la Formación Permanente de los sacerdotes. También ha potenciado con gran dedicación la pastoral de juventud, creando medios para la formación de jóvenes cristianos, como la Asociación Juvenil “Llambrión” y la Escuela de Tiempo Libre “Semites”, que capacitan para esta misión con la pedagogía del tiempo libre, campamentos y actividades de montaña. Ha impulsado además las Delegaciones de Liturgia, Pastoral Universitaria y de Emigrantes, de importancia relevante en la Diócesis de Getafe, así como diversas iniciativas para afrontar la nueva evangelización. Pertenece a la Comisión Episcopal de Seminarios de la Conferencia Episcopal Española –encargado actualmente de los Seminarios Menores– y a la Comisión Episcopal del Clero. Su lema pastoral es: “Muy gustosamente me gastaré y desgastaré por la salvación de vuestras almas” (2Cor 12,13). El 30 de agosto de 2011 se ha hecho público su nombramiento por el Santo Padre Benedicto XVI como Obispo electo de Cádiz y Ceuta. El 22 octubre ha tomado posesión de la Diócesis de Cadiz y Ceuta.