Atrévete a ser Misionero

Mons. Jaume Pujol             El cuarto domingo de enero la Iglesia celebra la Jornada de la Infancia Misionera. Este año el lema es una llamada directa a la conciencia personal: «Atrévete a ser misionero.»

En la sociedad actual, una apelación de este tipo suena casi a provocación. Es un reclamo a nadar contracorriente; pero siempre ha sido así desde los tiempos apostólicos, cuando hombres y mujeres jóvenes han abandonado la comodidad de su ambiente para lanzarse a la aventura divina y humana de ayudar a quienes pasarán de ser desconocidos a ser su segunda familia.

El Papa Francisco ha publicado mensajes en los que invita a esta apertura hacia los demás, sobre todo con los más necesitados. Van dirigidos a niños y jóvenes que quizá lo tienen todo, pero que son capaces de arriesgarse para transmitir la fe y para auxiliar con obras sociales a poblaciones remotas.

Ya en una homilía pronunciada en 2013 dijo: «Los problemas, las preocupaciones de la vida cotidiana tienden a que nos encerremos en nosotros mismos, en la tristeza, en la amargura […] y es ahí donde está la muerte. No busquemos ahí a Aquel que vive. […]  Muchos predican que lo importante es disfrutar el momento, que no vale la pena comprometerse para toda la vida, hacer opciones definitivas, para siempre, porque no se sabe lo que pasará mañana. Yo, en cambio, os pido que seáis revolucionarios.»

Y añade: «Os pido que vayáis contracorriente; sí, en esto os pido que os rebeléis contra esta cultura de lo provisional, que, en el fondo, cree que vosotros no sois capaces de asumir responsabilidades, cree que vosotros no sois capaces de amar verdaderamente. Yo tengo confianza en vosotros, jóvenes, y pido por vosotros. Atreveos a ir contracorriente. Y atreveos también a ser felices.»

La experiencia muestra que los misioneros –los de Tarragona son un ejemplo próximo– son muy queridos en su lugar de destino. Se identifican con la gente, se convierten en uno más, y la gente aprecia la gratuidad con que les entregan su vida. Al mismo tiempo son felices, descubren los valores de una nueva cultura y cuando vuelven por una temporada ya solo piensan en volver a irse. El corazón de un misionero se ha ensanchado y para él todos son hermanos.

La Infancia Misionera quiere hacer llegar este mensaje a niños que sean capaces de entender la belleza de una opción que es la de ayudar a otros niños. Con la oración y la solidaridad de pequeñas aportaciones económicas. Es una rebelión de paz y amor.

 

† Jaume Pujol Balcells
Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.