Acto de entrega de los Premios ¡Bravo! 2017 en la Conferencia Episcopal

A escasos días de festejar a San Francisco de Sales, patrón de los periodistas, en la Conferencia Episcopal Española ha tenido lugar esta mañana la ceremonia de entrega de los Premios ¡Bravo! 2017. En un acto presidido por el obispo electo de Getafe, Mons. Ginés García Beltrán, presidente de la Comisión Episcopal de Medios, los galardonados en sus nueve categorías han recibido el merecido reconocimiento a su labor comunicativa por parte de la Iglesia.

Junto Mons. Ginés García se encontraban en la Asamblea Plenaria de los obispos el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, el arzobispo emérito de Sevilla, cardenal Carlos Amigo, el Nuncio de Su Santidad en España, Mons. Renzo Fratini, el obispo de Cartagena, José Manuel Lorca, el obispo de Lleida, Mons. Salvador Giménez, y Mons. Manuel Sánchez Monge, obispo de Santander, además del el Secretario General de la Conferencia Episcopal, el sacerdote José Mª Gil Tamayo.

 

Allí en la sala, junto a otros periodistas y profesionales de los medios de comunicación, se encontraban los verdaderos protagonistas de la mañana: Julián del Olmo, Premio ¡Bravo! Especial; Antonio Pampliega, Premio ¡Bravo! de Prensa; Pepe Domingo Castaño, Premio ¡Bravo! de Radio; Sergio Martín, Premio ¡Bravo! de Televisión; el Premio ¡Bravo! de Nuevas Tecnologías concedido a Aleteia fue recogido por Jesús Colina; David Arratibel vino a recoger como director de Converso el Premio ¡Bravo! de Cine; mientras que el Premio ¡Bravo! de Publicidad a la Campaña Con los abuelos somos +Familia, lo recogieron profesionales de Hirukide, 2más2 Comunicación y 2.59 Films;  el Premio ¡Bravo! de Música lo recogió Íñigo Pírfano; mientras que el Premio ¡Bravo! al Trabajo diocesano Ex aequo, a la cobertura informativa de los años jubilares de Sto. Toribio de Liébana y Caravaca de la Cruz, lo recogía el mismo obispo de Santander, por un lado, y, por otro, los periodistas de la delegación diocesana de Cartagena.

El pasado 4 de diciembre de 2017 se dieron a conocer los Premios ¡Bravo!” que reciben este lunes en Madrid y que concede anualmente la CEMCS. Con este galardón se reconoce, “por parte de la Iglesia, la labor meritoria de todos aquellos profesionales de la comunicación en los diversos medios, que se hayan distinguido por el servicio a la dignidad del hombre, los derechos humanos o los valores evangélicos”.

Palabras de agradecimiento de Julián del Olmo

 Tras la entrega de los galardones, el sacerdote y periodista Julián del Olmo tomó la palabra para confesar que se encontraba feliz al ser uno de los afortunados con los ¡Bravo! que calificó como «los premios Onda de la comunicación en la Iglesia», reconociendo que también ella tiene en su ADN la comunicación, porque es esencial a su misión evangelizadora. Una tarea para la que a veces se destinan «pitos» desde las gradas, señaló, y en donde la Iglesia ha dado en ocasiones «un paso adelante y otras un paso hacia atrás». No obstante, también reconoció que en un mercado tan exigente y competitivo como es el de la comunicación, la Iglesia dispone de buenos productos, «más que muchas organizaciones e instituciones que habitualmente están de actualidad».

Más tarde, haciendo mención del papa Francisco, Julián del Olmo recordó que «la comunicación de la Iglesia tiene que transmitir la alegría del Evangelio», apuntando a continuación como el obispo de Roma es capaz de «meter el Evangelio en un tuit».

Para finalizar, el director de Pueblo de Dios, en La 1 de TVE, dijo que «la Iglesia y los medios de comunicación me han permitido realizar, felizmente, mi doble vocación de sacerdote y periodista. En mi caso siempre fueron juntas y revueltas, porque lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre«.

Cierre del acto por Mons. Ginés García

A continuación tomó la palabra para cerrar el acto de entrega de los Premios ¡Bravo! el obispo presidente de la CEMCS. Mons. Ginés García resaltó ante los asistentes como «el periodismo no puede contribuir al quebranto de la sociedad sino a la cohesión de sus miembros», para añadir después que «el servicio al bien común es un servicio a los proyectos comunes que no dividen ni fracturan sino que suman y acaban multiplicando».

En este sentido, el también obispo electo de Getafe ha destacado como la Iglesia tiene a los profesionales de la comunicación «como compañeros de viaje, al compartir el deseo de conocer la verdad y darla a conocer». «Pocas instituciones como nosotros aprecian lo difícil que es comunicar bien», añadió Mons. Beltrán, resaltando a su vez que «sin verdad no hay democracia. Por tanto, son necesarios servidores de de la verdad, comunicadores, periodistas que hagan posible la democracia con su trabajo».

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40228 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).