Rezar por la unidad de los cristianos

Mons. Salvador Giménez          Desde hace muchos años los cristianos pedimos a Dios que nos conceda el don de la unidad. Lo hacemos de forma ordinaria durante todo el año, pero insistimos de una forma especial en la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, aceptada por todas las iglesias. En el hemisferio norte esta Semana se celebra tradicionalmente del 18 al 25 de enero.

Estas fechas fueron propuestas en 1908 por Paul Watson para cubrir el período entre la fiesta de san Pedro y la de san Pablo, que tienen un hondo significado eclesial. En el hemisferio sur donde el mes de enero es tiempo de vacaciones de verano, las Iglesias frecuentemente adoptan otras fechas para celebrar esta Semana de Oración, por ejemplo en torno a la fiesta de Pentecostés.

Cada año se propone un lema que unifica los distintos aspectos de la actividad y los motivos especiales de la oración. Generalmente es una frase bíblica o la recomendación para leer todo un pasaje del texto sagrado. El de esta Semana se ha tomado del libro del Éxodo: “Fue tu diestra quien lo hizo, Señor, resplandeciente de poder” (15, 6), y se ha aconsejado que se lean los veintiún versículos primeros de ese mismo capítulo en el que, tras el paso del mar Rojo, Moisés y los israelitas entonaron un cántico en honor del Señor.

Los materiales y las orientaciones pastorales para esta ocasión han sido preparados por las Iglesias del Caribe bajo la dirección de monseñor Kenneth Richards, arzobispo católico de Kingston, que constituyó un equipo ecuménico compuesto de hombres y mujeres. Este equipo de redacción presentó los textos, oraciones y meditaciones a un equipo internacional patrocinado conjuntamente por el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y el Consejo Mundial de las Iglesias, que los aprobaron en la reunión mantenida en Nassau (Bahamas) durante el mes de septiembre del año 2016.

Unas palabras sobre el tema central. Hoy los cristianos del Caribe, pertenecientes a distintas tradiciones, ven el actuar de la diestra de Dios en el fin de la esclavitud. Esta es una experiencia unificadora de la acción salvífica de Dios. Por este motivo se consideró muy apropiada la elección del canto de Moisés y María que narra el citado libro del Éxodo.

Es un canto de victoria sobre la opresión que se ha convertido en himno del movimiento ecuménico de la región. Y no sólo con la mirada puesta en el pasado, porque nuevos desafíos amenazan otra vez con esclavizar y  menoscabar la dignidad del ser humano, creado a imagen y semejanza de Dios. En nuestro mundo, marcado por el pecado personal y por el de las estructuras, con demasiada frecuencia se mantienen unas relaciones sociales que carecen de la justicia y de la compasión.

La pobreza, la violencia, la injusticia, la adicción a las drogas, la pornografía, y la pena, el dolor y la angustia que causan, son experiencias que distorsionan la dignidad del ser humano. En ese sentido, la diestra de Dios sigue dando esperanza a los cristianos del Caribe, quienes nos hacen llegar su canto a todos los cristianos del mundo.

En nuestra diócesis, la Delegación de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso se encarga de impulsar y animar los encuentros y actividades pastorales que sobre este importante tema se organizan a lo largo del año. Presta mucha atención a esta Semana e invita muy encarecidamente a todos a participar en su desarrollo: Yo mismo, como responsable de la diócesis, junto con los miembros de la Delegación, recomiendo a todas las parroquias y comunidades cristianas que constantemente oren al Señor para conseguir un día la unidad que Él mismo nos pedía en el evangelio de san Juan (Jn 17, 11).

+Salvador Giménez,

Obispo de Lleida

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 219 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.