Del “siempre se ha hecho así” a buscar abrir caminos de fidelidad y creatividad

Mons. Francisco Cerro             Son muchos los que en todos los ambientes, parroquias, colegios, asociaciones, cofradías, movimientos, te dicen una y otra vez: “No intente usted abrir caminos o complicarnos la vida, porque todo siempre se ha hecho así. Y nos quedamos tan tranquilos.

Propongo en línea sinodal caminando juntos, buscar abrir nuevos caminos, donde por una parte quede clara la continuidad, no la ruptura, pero busquemos con creatividad el dar la respuesta adecuada a los retos que nos toca vivir.

  1. A VINO NUEVO, ODRES NUEVOS, decía Jesús. Estamos continuamente repitiendo lo más de lo mismo y nos damos cuenta de que tenemos que buscar otra solución y a vino nuevo no podemos mantener los odres viejos. La continuidad, la fidelidad es el vino nuevo que es la permanente novedad, pero los odres no pueden ser ya viejos, tienen que ser odres nuevos. Es necesaria hoy la creatividad por tanto la fe para llevar a la gente, a los niños, a los jóvenes, a las familias a la alegría del Evangelio con una gran creatividad, como decía San  Pedro Poveda “Tenemos que entrar con lo suyo y salirnos con lo nuestro”. Nada fácil. Es lo que el Papa Francisco habla siguiendo al maestro San Ignacio de Loyola en los Ejercicios Espirituales sobre el discernimiento. Discernir desde la fidelidad cómo podemos ser más fecundos, llegar más desde una pastoral, catequesis más inteligente, más capaz de llegar a todos aquellos que buscan y que todavía nos vienen aunque sus motivaciones y heridas no les hace fácil el aceptar  la fe.
  2. NECESIDAD DE FORMACIÓN. Ha sido un clamor en los grupos sinodales. Cómo podemos llegar hoy a las nuevas generaciones, a los que nos siguen interpelando si nosotros no podemos presentarles “el esto es lo que tenemos” porque siempre se ha hecho así.

Podemos hacerlo de otra manera cuando nos damos cuenta de que muchas formas ya no dicen nada a las nuevas generaciones. Hay que formar a los agentes de pastoral, a los que están en la primera fila de la evangelización con una formación sólida, creativa y a la vez buscando todo lo que podamos hacer  para llegar a ser “sal y luz” en una tierra a oscuras .

  1. ACOMPAÑAR SIEMPRE. Es necesario que a todas las realidades desde donde se transmite la fe acompañar a tantas personas que muchas veces se encuentran solas y sin “recursos” y por eso siguen repitiendo lo mismo porque no saben qué hacer. Acompañar a las personas para que se descubra que no están solos, que sus iniciativas van acompañadas y secundadas porque es necesario acompañar.

Tenemos grandes retos para la evangelización en estos momentos que nos toca vivir en estas tierras, es necesario para no perder el tren y transmitir lo esencial de la fe y la vida cristiana.

+Francisco Cerro Chaves

Obispo de Coria-Cáceres

Mons. Francisco Cerro Chaves
Acerca de Mons. Francisco Cerro Chaves 168 Articles
Nació el 18 de octubre de 1957 en Malpartida de Cáceres (Cáceres). Cursó los estudios de bachillerato y de filosofía en el Seminario de Cáceres, completándolos en el Seminario de Toledo. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo, desempeñó diversos ministerios: Vicario Parroquial de "San Nicolás", Consiliario de Pastoral Juvenil, Colaborador de la Parroquia de "Santa Teresa" y Director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales. En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma se licenció y doctoró en Teología Espiritual (1997), con la tesis: "La experiencia de Dios en el Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). Estudio teológico espiritual de su vida y escritos". Es doctorado en Teología de la Vida Consagrada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Autor de más de ochenta publicaciones, escritas con simplicidad y dirigidas, sobre todo, a la formación espiritual de los jóvenes. Miembro fundador de la "Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo". Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid. Allí fue capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y Director del Centro de Formación y Espiritualidad del "Sagrado Corazón de Jesús", Director diocesano del "Apostolado de la Oración", miembro del Consejo Presbiteral Diocesano; delegado Diocesano de Pastoral Juvenil y Profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano. El 2 de septiembre de 2007 fue ordenado Obispo de Coria-Cáceres en la ciudad de Coria. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, departamento de Pastoral de Juventud, y de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada.