Mensaje para la Navidad 2017

Manuel Sánchez Monge          Navidad es un tiempo para escuchar llenos de asombro y de gratitud la Palabra de Dios. Esa Palabra que estaba junto a Dios, que era Dios, y que ahora está junto a nosotros, hecho hermano nuestro, sin dejar de ser Hijo de Dios.

No nos quedemos en los sentimientos fáciles. Hagamos un esfuerzo para avivar la memoria del hecho que celebramos: este niño que adoramos con los pastores es el Hijo de Dios, enviado por el Padre, nacido de María Virgen, como fruto del Espíritu y del Amor de Dios, para ser salvador nuestro. Y Jesús comienza a salvarnos desde el día de su nacimiento. Él es el gran Mensajero del amor de Dios. Del Dios amigo de la vida que nos quiere, que viene a nosotros, que nos abraza y nos perdona y nos da la vida eterna en comunión con El.

Este descubrimiento de nuestra fe cambia nuestra vida. Empezamos a vivir en otro mundo, el mundo de Jesús, el mundo de Dios. Es como si con este gran telescopio de la fe de pronto hubiéramos descubierto nuevas dimensiones del universo. Más allá del último horizonte está Dios que se nace entre nosotros para tomarnos en sus brazos como hijos queridos, uno por uno.

Todo comenzó para Jesús en la noche de Navidad. Toda nuestra vida tiene que nacer de esta noche santa de Belén. Con Jesús, María y José celebremos la cercanía y el amor de Dios, vivamos con ellos pendientes de su voluntad santa. Esa familia santa es nuestra familia, es el principio de la Iglesia, es la simiente del mundo renovado y verdadero.

No tenemos que resignarnos a vivir rodeados de tinieblas. No podemos conformarnos con ser un grupito de supervivientes, islas perdidas, en un océano de indiferencia y oscuridad. Llevemos como los ángeles, como los pastores, como los Magos de Oriente, llevemos por el mundo el anuncio de la Navidad: Nos ha nacido un Salvador, Jesús nos salva siendo testigo de la bondad de Dios y de sus promesas de vida eterna. El es el comienzo de la humanidad nueva, de la vida verdadera, fundada en la verdad de Dios y edificada con las buenas obras del amor.

Él nos marca los rumbos del auténtico progreso que conduce a la paz, para en este mundo y para los hombres de buena voluntad. El buen Dios, Padre de Jesús y Padre nuestro nos ilumine y nos bendiga a todos.

+Manuel Sánchez Monge,

Obispo de Santander

Mons. Manuel Sánchez Monge
Acerca de Mons. Manuel Sánchez Monge 98 Articles
Mons. Manuel Sánchez Monge nació en Fuentes de Nava, provincia de Palencia, el 18 de abril de 1947. Ingresó en el Seminario Menor y realizó luego los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor Diocesano. Cursó Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, donde obtuvo en 1974 la Licenciatura, con una tesina sobre la infalibilidad del Papa y ,en 1998, el Doctorado con una tesis sobre "La familia, Iglesia doméstica". Fue ordenado sacerdote en Palencia el 9 de agosto de 1970. Fue Profesor de Teología en el Instituto Teológico del Seminario de Palencia (1975), Vicario General de Palencia (1999) y Canónigo de la Catedral (2003). Fue ordenado obispo de Mondoñedo-Ferrol el 23 de julio de 2005. En la Conferencia Episcopal Miembro de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada desde 2005 Desde 2008 es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar