La Navidad de este año

Mons. Salvador Giménez          Los días de la Navidad, del Nacimiento de Jesucristo, siempre nos envuelven en una bruma de palabras que invitan a la bondad. Abundan las actividades solidarias y es un tiempo en el que parece que nos inclinamos con más soltura a hacer el bien y a eliminar el mal de nuestro entorno.

También nos deseamos felicidad unos a otros. Y seguramente lo hacemos con convicción no sólo unos pocos más concienciados, entre los que nos situamos, sino todos. Eso mismo es lo que pido a todos los cristianos: que salga de lo más profundo de su corazón el deseo de felicidad para quienes comparten nuestra vida y para el resto del mundo; que no sean palabras huecas, sin sentido profundo. Que no digamos ¡feliz Navidad! porque toca en este tiempo del año, sino porque entregamos parte de nuestra vida para que el otro, en la suya, aumente su grado de bienestar integral. Los cristianos damos y deseamos la felicidad que nos trae el propio Jesús cuando celebramos su nacimiento, el momento en el que entró y participó físicamente de la historia de la humanidad.

Distribuid a vuestro alrededor la bondad y la felicidad de Jesús. Recomponed los sentimientos de paz y concordia, si es el caso, en el seno de la familia. Cuidad de restañar heridas pasadas por palabras o gestos hostiles hacia amigos y conocidos. Sed generosos en los abrazos de la concordia y de la cercanía física y emocional. Utilizad términos amables y sencillos para aproximar posiciones distintas y distantes. Valorad mucho más a las personas que a las ideas, sobre todo si éstas os alejan y os enfrentan. No tengáis nunca miedo de perdonar a los que os han ofendido. Sed rápidos en aceptar el perdón a quien os lo da. Sólo así compartiremos la verdadera felicidad de la Navidad, no de palabra sino desde el sentimiento ofrecido por Jesucristo.

En esta línea de actuación os deseo una feliz Navidad a todos. Pienso especialmente en aquellos que más sufren durante estos días por enfermedades, abandonos, soledad o desamores. Termino este breve comentario, convertido en felicitación para todos, con unos versos de Oriol Garreta:

                                           Acollir Jesús en aquest Nadal.

 

Déu i Pare nostre,                                                      i lluiten diàriament

Tant ens heu estimat,                                                     per tirar endavant la seva família,

Que ens doneu el vostre Fill,                                     en la il·lusió del jove per millorar el món,

Nascut de Maria,                                                       en la feblesa del vell que confia en vos,

Per alliberar-nos                                                             en la pobresa i el dolor del malalt,

I portar-nos cap a Vos.                                                   del marginat, del perseguit.

Doneu-nos un cor senzill i transparent,                         Que tota la nostra vida

Perquè sapiguem acollir Jesús.                                        Sigui un cant de lloança a vos,

Fer sempre el que ens demana                                         un cant de pau per a tothom,

Veure’l en cada germà nostre,                                         que enforteixi la fe,

Veure’l en la fragilitat                                                     desvetlli l’esperança,

De l’Infant que arriba al món,                                         i augmenti en tots l’amor.

En la mirada amorosa

dels pares que estimen els seus fills

 

+Salvador Giménez,

Obispo de Lleida

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 189 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.