Es Navidad

Mons. Àngel Saiz Meneses             Hace unos años asistí en el teatro del Casal Parroquial de la Santa Creu de Terrassa a la representación de Cuento de Navidad, una de las obras más conocidas de Charles Dickens. Es un clásico de este destacado escritor y novelista inglés que se recupera cada año. Dickens fue un maestro del género narrativo, le imprimió ciertas dosis de humor e ironía, y a la vez le sirvió para practicar una aguda crítica social. Cuenta la historia de un hombre sumamente egoísta e insolidario llamado Ebenezer Scrooge y su profunda transformación después de ser visitado por una serie de fantasmas en Nochebuena. La novela tuvo un gran éxito del público y de la crítica, y contribuyó de forma significativa a la restauración de la Navidad como una época de celebración y festividad en el Reino Unido y en los Estados Unidos tras un periodo más sobrio y sombrío.

Un gran admirador de Dickens fue Gilbert Keith Chesterton, otro gran escritor y periodista británico que llegó a afirmar que Dickens había salvado la Navidad en Inglaterra. En su libro La mujer y la familia ofrece unas reflexiones muy interesantes sobre la Navidad, que son de gran actualidad. Según él, la Navidad tuvo que ser rescatada de la tristeza en el siglo XVII, y en el siglo XX tenía que ser rescatada de la frivolidad, de la superficialidad y ligereza que significa el intentar alegrarse sin tener nada sobre lo que alegrarse. El resultado es que al final hasta la frivolidad se disipa. Según esa lógica, que se nos invite a alegrarnos el día de Navidad es razonable e inteligente, pero sólo si se entiende lo que esta fiesta significa. Alegrarse porque sí, porque toca, sin tener clara la causa y el sentido profundo de esa alegría, es algo absurdo y caduco, en definitiva, es frívolo. Por eso es preciso rescatar la Navidad de la frivolidad, de la superficialidad y del consumismo.

Un año más celebramos la Navidad y contemplamos el nacimiento del Hijo eterno de Dios, que se hace hombre para compartir nuestra vida, para salvarnos del pecado, para liberarnos de todos los males. El Señor tenía desde el principio en él la vida, y esta vida es la luz de los hombres y mujeres de ayer, de hoy y de siempre. Y su luz resplandece en la oscuridad e ilumina la noche del mundo. El don de su vida y de su luz nos ayuda a captar el valor de la vida de todo ser humano. Desde hace veinte siglos resuenan en el corazón de la Iglesia las palabras gozosas del ángel que anuncia a los pastores una gran alegría: el nacimiento del Señor. Y el nacimiento de Jesucristo llena de sentido el nacimiento de cada ser humano y fundamenta a la vez el gozo que produce la vida de cada niño que viene al mundo.

Navidad es la fiesta del amor y de la esperanza porque es la fiesta de Dios que se hace hombre para elevar a los hombres a la categoría de hijos adoptivos suyos. Es la fiesta del amor inmenso e incondicional de Dios. El sentido más profundo de nuestra vida reside en la relación con Aquel que es la Vida misma. Navidad es un misterio tan grande, tan profundo, tan inefable, que sólo me queda pedir a Dios que nos conceda celebrarla este año con la intensidad necesaria, que nos ayude a profundizar en este misterio de amor y de esperanza. Deseo a todos los diocesanos una Santa Navidad, con un agradecimiento especial a aquellas personas que hacen todo cuanto pueden para que los hombres y las mujeres de hoy se encuentren con Jesucristo y lleguen al conocimiento de la verdad. ¡Una gozosa y Santa Navidad para todos!

+ Josep Àngel Saiz Meneses
Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 376 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.