“Los nacimientos juegan un papel muy importante en la iniciación en la fe de los más pequeños”

Valladolid es tierra de nacimientos; de belenistas aficionados y de verdaderos artistas de los pesebres; de hogares que coleccionan misterios y de misterios que son obras de arte; de ‘pasitos’ o ‘sanmartines’ traídos desde países o regiones de habla hispana o de portales napolitanos y monumentales.

La publicación quincenal Iglesia en Valladolid entrevista a Félix Carmelo García como presidente de la Asociación Belenista de Valladolid.

¿Qué novedades nos depara este año el belén de la Catedral?

Está ambientado en Tierra Santa, con figuras de José Luis Mayo. Además, y por sexto año consecutivo, la Asociación Belenista de Valladolid se responsabiliza del nacimiento de la casa de José Zorrilla, un belén popular y familiar de reducidas dimensiones, para no interferir en el espacio museístico.

Además de los que organiza la asociación que preside, ¿qué pesebres son imprescindibles en Valladolid?

Está el de la Sala de las Francesas, el del Palacio de Pimentel, el de Nuestra Señora de las Angustias, cofradía con la que también colaboramos, y otros quizás menos conocidos como el de la iglesia de La Inmaculada del Paseo de Zorrilla, el pesebre parroquial de San Isidro (en la calle La Cigüeña) o el de la parroquia de San Francisco de Asís. Casi todas las parroquias ponen un nacimiento y todos ellos tienen su valor. Como lo tienen también los que cada uno de nosotros ponemos en nuestros hogares.

¿En el belenismo está todo escrito? ¿Qué elementos no pueden faltar?

Se puede y se debe innovar, sobre todo si los que incorporan novedades son los más pequeños. Los nacimientos tienen que estar abiertos a su creatividad. No debería faltar nunca el portal y el Misterio, la adoración de los pastores, los Reyes Magos y el pueblo fiel, aunque en muchas ocasiones estamos condicionados por la dimensión de las instalaciones.

Como belenista experto, ¿cuándo debe quitarse y ponerse un belén?

Debería mantenerse durante el periodo litúrgico de la Navidad, pero los espacios a veces no lo permiten. Lo más habitual es que estén expuestos desde el puente de la Inmaculada hasta el día después del día de Reyes.

¿Es la nuestra una provincia belenista, o el árbol y Papá Noel se están llevando el gato al agua?

Muy belenista. Hay muchos buenos belenes, belenes en los comercios y también mucha tradición de nacimientos en los hogares de los vallisoletanos. Son muy bonitos también los belenes vivientes de los pueblos de Valladolid, que la Diputación se encarga de mantener y de poner en valor incluso con autobuses gratuitos. Cabezón de Pisuerga, Laguna de Duero, Simancas…, todos merecen la pena.

¿Qué papel juegan los nacimientos en la iniciación cristiana de los más pequeños?

Un papel importantísimo. El belén es muchas veces el primer contacto que el pequeño tiene con la fe de sus padres. Un contacto visual, de niño a Niño Dios. Además, el que de niño es de nacimientos, de adulto sigue siéndolo. La familia juega un papel fundamental en el mantenimiento y el fomento de esta tradición a las futuras generaciones, como también lo juega en la transmisión de la fe cristiana.

La revista ‘¡Aleluya!’ ve la luz cada año gracias a su tesón, dedicación y trabajo. ¿No hay nadie capaz de decir que no a Félix Carmelo?

Reconozco que soy muy insistente y que dedico muchos meses a preparar la revista, aunque los ejemplares ven la luz por la ayuda que todo el mundo me presta (ya sean artículos o fotografías). Sin ellos sería imposible y todos lo hacen de forma altruista y gratuita.

Lleva una docena de años al frente de la asociación, ¿piensa en ceder el testigo?

Lleva mucho trabajo y también hay colaboraciones que me cuestan mucho y que no siempre consigo… Aunque el belenismo es mi pasión, hay que ir buscando un sucesor.

(Iglesia en Valladolid)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39704 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).