«La fiesta de la solidaridad»

Card. Juan José Omella          Estamos a las puertas de celebrar la Navidad. Para los cristianos, esta celebración es la conmemoración del nacimiento del Hijo de Dios en Belén. San Pablo lo dice en la carta a los Gálatas: «Cuando llegó la plenitud del tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que estaban bajo la ley, para que recibiéramos la adopción filial» (Gál 4,4-5). Dios en Jesucristo no sólo se ha hecho solidario compartiendo nuestra condición humana, sino que, además, nos ha regalado una plenitud existencial que supera todas nuestras expectativas. Ningún obsequio, por maravilloso, espléndido o sorprendente que sea, puede igualar este regalo de Dios.

Navidad es la fiesta de la solidaridad, porque es la manifestación de un Dios solidario con el mundo. San Pablo lo expresa con unas palabras llenas de sentido en su carta a Tito: «Se ha manifestado la gracia de Dios, que trae la salvación para todos los hombres» (Tito 2,11). La Navidad incluye un misterio de fe, pero también incluye un mensaje profundamente humano.

El hecho de que en Cristo se haya manifestado la humanidad y la benignidad de Dios nos debe hacer más humanos, pero no sólo los días de Navidad, porque la vocación de la persona humana es sobre todo el amor, el amor recibido y el amor ofrecido. Sólo en esta experiencia el hombre puede encontrar el sentido más profundo de su vida.

El papa Francisco a menudo nos recuerda su predilección por una Iglesia accidentada, herida y manchada por haber salido a la calle. La prefiere a una Iglesia enferma por el cierre y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades, por el enquistamiento en visiones ideológicas o en el discurso de: «siempre se ha hecho así», y por el miedo a las nuevas iniciativas evangelizadoras. La Iglesia no se reduce a una misión religiosa arrinconada en un ámbito privado de la realidad. Salir a la calle significa también intervenir en los ámbitos seculares donde se genera el pensamiento y la cultura, significa hacerse presente allí donde la gente vive sus alegrías y sus sufrimientos.

La Iglesia en salida que entre todos hacemos posible, irrumpe en un contexto marcado por el relativismo contemporáneo. Uno de los peligros de este relativismo ideológico es la indiferencia ante el sufrimiento del prójimo. En cambio, la empatía es una característica del ser humano que nos puede ser de gran ayuda. Es esta capacidad la que nos permite desarrollar instituciones o realizar actividades verdaderamente colectivas.

La Navidad nos recuerda que Dios es amigo del hombre. Este Dios y este hombre son los que se han manifestado de manera concreta e histórica en Cristo. Esta es la luz de Navidad. Esta es la luz que brilló en la ciudad de David hace más de dos mil años: «Hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor» (Lc 2,11).

Por eso, el Adviento y la Navidad son una invitación a hacernos todos más humanos, más solidarios con los que sufren hambre y sed, con los enfermos y los pobres, con los que están solos aquí y en todo el mundo. Encarnémonos en nuestro mundo tal como lo hizo el Hijo de Dios hace unos dos mil años.

+ Cardenal Juan José Omella
Arzobispo de Barcelona

Card. Juan Jose Omella
Acerca de Card. Juan Jose Omella 352 Articles
Mons. Juan José Omella Omella nació en la localidad de Cretas, provincia de Teruel y archidiócesis de Zaragoza, el 21 de abril de 1946. Estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jersualén. El 20 de septiembre de 1970 recibía la ordenación sacerdotal. En su ministerio sacerdotal, trabajó como Coadjutor y como Párroco y entre 1990 y 1996 como Vicario Episcopal en la diócesis de Zaragoza. Durante un año fue misionero en Zaire. El 15 de julio de 1996 fue nombrado Obispo auxiliar de Zaragoza. Fue ordenado Obispo el 22 de septiembre de ese mismo año. El 27 de octubre de 1999 fue nombrado Obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, de la que tomó posesión el 12 de diciembre de 1999. Entre el 24 de agosto de 2001 y el 19 de diciembre de 2003 fue Administrador Apostólico de Huesca y entre el 19 de octubre de 2001 y el 19 de diciembre de 2003, también Administrador Apostólico de Jaca. El día 8 de abril de 2004 es nombrado Obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Es miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde febrero de 2002. Con anterioridad, desde 2000 fue Presidente en funciones de esta misma Comisión Episcopal. Es también Consiliario Nacional de Manos Unidas.