Estar cerca de los demás

Mons. Salvador Giménez          “Prop de vosaltres” es el lema que escogí al principio de mi llegada a la diócesis para agrupar los comentarios o glosas de cada domingo. He de confesar que me dejé ayudar por algún colaborador, que me ofreció al mismo tiempo otras posibilidades de elección. Me cautivó esta expresión porque, en cierto modo, resume el sentir de mi vida y de mi ministerio, y también el deseo de hacer realidad lo que expresa.

Más de una vez he estado tentado en explicar la elección de este lema. Y, por pudor o por temor a futuros incumplimientos, he desistido de hacerlo. Quizás también por desconocer a las personas que, en un principio, tenía alrededor y que recibían de modo cordial a un desconocido pastor de su diócesis. No quería pecar de excesiva ingenuidad ni de una pretendida maestría o ejemplaridad en el trato. Ahora mismo, después de dos años de ejercicio en esta responsabilidad eclesial y con la mirada puesta en tantos rostros, después de tantas conversaciones privadas, de homilías, intervenciones publiques, de presencia en actos de fiestas religiosas y populares, me atrevo a manifestar mis sentimientos de cercanía para con todos. Con este breve comentario, quiero exigirme humildad y sinceridad.

Todo ser humano tiene necesidad o le gusta tener cerca a personas que le cuiden, eduquen o acompañan. Ocurre, como es natural, en la infancia y en la adolescencia. También, en niveles distintos, en la madurez de la vida, porque se han perdido las fuerzas, una enfermedad ha inhabilitado parte del organismo o porque, simplemente, los años no perdonan…

No me refiero sólo a las atenciones corporales. En determinados momentos de nuestra existencia necesitamos de alguien que nos cuide. Pero, en este caso, hablo de personas adultas, en plenitud de facultades. Doy un paso más, hablo de personas con una profunda convicción de ayuda al otro. Hablo de cristianos que, por seguir el mandato de Jesucristo, hacen de la caridad su fundamental estandarte. Y el último paso, hablo de ministros, servidores del Pueblo de Dios, que desean vivir con coherencia cristiana y predicar con alegría la cercanía que ha mostrado el Señor hacia todas las personas del mundo.

Esa cercanía es la que, por mi responsabilidad pastoral, me siento obligado a poner en práctica en todos los momentos de mi vida. Quiero reproducir la actitud de Jesús hacia los demás. Tengo en los evangelios una muestra de demasiados ejemplos de su cercanía física, de su comprensión hacia el otro en sus múltiples circunstancias, de su aceptación global del próximo, de su oferta de perdón, y de su misericordia con quienes muestran más necesidad de ser escuchados y atendidos.

Deseo estar cerca de vosotros para conocer vuestras habilidades, intereses y preocupaciones diarias. También, para comprender mejor vuestras ideas y proyectos vitales, y así poder participar de vuestros mejores sentimientos de ayuda mutua. Para reconocer vuestras limitaciones y caídas, y también para advertir y erradicar los argumentos que a veces nos construimos para separar o enfrentar a personas y comunidades. Para aprender de vuestros modales, de vuestras emociones y de vuestras actitudes. En definitiva, para poder intercambiar sentimientos y ofrecer con lealtad los míos, que quisieran ser siempre los de Cristo.

Deseo estar cerca de los sacerdotes, colaboradores del ministerio episcopal, de los miembros de la Vida Consagrada, para participar de sus carismas, y también de todos los laicos, para animar su vida comprometida con la Iglesia y el mundo en el que viven.

 

+Salvador Giménez,

Obispo de Lleida

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 189 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.